Y una noche vibramos con el básquet...

Emoción, tensión , disfrute deportivo y desahogo. Esta vez no fue fútbol. La camiseta, la misma.

Por Leo Torresi

Es como un símbolo sin plan. Por si no alcanzara con una, los chicos tienen puesta dos veces la camiseta de Los Andes. Abajo, la roja sin mangas. Arriba –uno- la oficial de fútbol, la del ascenso. Y el otro, la remera de los 90 años. Ni Franco ni Juan entraron durante todo el partido. Pero jugaron desde el banco, con la misma intensidad que sus compañeros de adentro. Y todos ganaron.
Muchos socios e hinchas de Los Andes -me incluyo- pensábamos que era imposible vivir una noche de emoción, tensión, disfrute deportivo y desahogo –en el matiz que cada uno prefiera adjudicarle a cada estado- comparable con una jornada fútbol. Nos acercamos al gimnasio con la módica ilusión del pasatiempo y las intención de acompañar a los  muchachos en una noche crucial donde se jugaban la permanencia en la categoría. Los mismos chicos que vemos en la cancha, los que nos cruzamos en el colectivo o en la lista de internet. Esos que juegan -y eso sí que es pecado- a otra cosa que no es fútbol: un deporte  "en musculosa y con la mano", como acostumbramos a señalarles con nuestro mejor humor (y el de ellos).  
Bien: nos equivocamos. El que no estuvo el miércoles a la noche en el gimnasio se lo perdió. No habremos visto volcadas como en la NBA o la Liga Nacional, pero fuimos testigos e insospechadamente partícipes -desde al palco allá arriba con la bandera y el bombo, desde los asientos al borde de la cancha, desde la gradas del lado de Sante Fe- de un emocionante partido de básquet donde dos equipos dieron todo. El nuestro, y los visitantes de Villa España. Con errores, alguna torpeza técnica, pero siempre al máximo y animándose a alguna sutileza más allá del momento del marcador.
Uno de los equipos ganó, y terminó a los abrazos, y  con lágrimas en los ojos, y a los gritos. Un equipo con una camiseta roja y un escudo grande y triangular en el pecho ¿Les suena? 

 

 

Viernes 12 de Diciembre de 2008 | Básquet Masculino


subir