Color local

Un día lleno de algrías, no solo por el triunfo sino por el regreso de los hinchas al Gallardón y la placa con los más de 150 partidos de Marcos Brítez Ojeda en Los Andes. Inlusive, momentáneamente, probar el sabor de ser uno de los líderes del torneo...

Por Pablo García

SUPERÓ LOS 150 PARTIDOS: El canterano Marcos Britez Ojeda alcanzó y pasó esa cifra de encuentros oficiales con la camiseta de Los Andes (suma hasta hoy 155 partidos), además de ser fundamental ayer para armar la jugada que terminó con el único gol del partido, con un exquisito pase a Quique Seccafien que abrió la jugada. Todo comenzó en el inicio de la temporada 2004/05 cuando el Nene Díaz, a sabiendas de sus aptitudes y técnica (lo había dirigido en las Inferiores), mandó a un joven Marquitos a debutar con la Mil Rayitas. “¿Quién es el flaco alto que juega con la 9?”, se preguntaban en las tribunas. Aquel pibe con la número nueve (9) en la espalda rara vez pisaba el área pero cubría y jugaba por el sector derecho. Tras tres temporadas y un paso breve por Tristán Suárez, Britez Ojeda explotó en aquel ascenso en 2008, donde volvió a encontrar su lugar en el mundo, ser el patrón del mediocampo, quizás casi de manera accidental porque el Toro Ruiz Díaz se había a buscar fortuna en el Emelec y Maxi Natalicchio se retrasó hasta ser marcador central. Desde ese entonces mostró sus valores y, tras una gran temporada en la B Nacional en que convirtió 9 goles (un total de 22 con la Mil Rayitas), encontró destino en Primera. Con un puñado de partidos del año anterior y esta temporada, Marcos se ganó la placa con la camiseta y los hinchas reconocieron con un gran cariño a este baluarte por su esfuerzo y juego, para festejar sus más de 150 partidos…

VUELTA A CASA: Tras dos partidos de suspensión,  no hay nada mejor que abran las puertas del Gallardón para ver a Los Andes. Los pocos socios que estuvieron en las gradas pudieron disfrutar del triunfo y alentar a los colores de sus amores, en un clima familiar. Muchos aplausos para el equipo que no ganaba hace seis fechas en condición de local y 20 partidos sin conseguir dos triunfos consecutivos (en junio del pasado año lo había hecho con Chacarita y Guaraní A. Franco). Además, al sumar los tres puntos, el equipo se sumó momentáneamente al lote de líderes del torneo. La alegría del regreso a casa fue completa, incluso con estreno de nueva camiseta…

CORONÓ SU TARDE CON EL GOL: Marcelo Scatolaro tuvo su consagración que culminó con el gol. El trasandino no solo tiró caños, amagos de un lado al otro, pases e hizo funcionar con futbol al equipo sino que además tuvo sacrificio para recuperar la pelota. “Me gusta participar en la tenencia del balón. Además, el equipo intenta mantener un orden y que todos colaboren, tanto en la fase defensiva como ofensiva”, dijo el volante tras el partido. Pero la figura también reconoció algunos momentos de zozobra: “No podemos mantener siempre la misma intensidad en el juego. Hay que esperar los momentos y colaborar en las diferentes facetas”, explicó. De todos modos, el público le hizo un reconocimiento al finalizar el partido hasta sonar el “chileno, chileno”, que no contuvo ni a los alcanza pelotas: no lo dejaron tranquilo hasta sacarse una fotografía antes de regresar a los vestuarios. “Sorprendido por el cariño de la gente, que para mí es muy grato. Esto lo extrañaba cuando me fui de Argentina. Es una inmensa  alegría el reconocimiento de la gente por lo que uno realiza en cancha”, concluyó Scatolaro.

REGRESO DE ALE NORIEGA: El goleador Mil Rayitas de las últimas tres temporadas, con ascenso incluido, volvió a pisar Lomas y no paró de saludarse con todos, como un auténtico Roberto Carlos de Lomas: “un millón de amigos”. No le llegaron muchas pelotas pero en el complemento asustó a amigo Maxi Gagliardo al sacudir un fuerte remate que se fue sobre el travesaño. “Fue una sensación rara porque regresé a un lugar en que tantas alegrías viví con otra camiseta, inclusive hasta estar en el vestuario visitante”, manifestó  el Tanque. En cuanto al partido comentó que su equipo fue bien superado y tuvieron “un partido flojo por méritos del rival”. “Los Andes tiene un gran y que cuando agarre ritmo será candidato", dijo. En cuanto a los hinchas dijo que “el reconocimiento de la gente de Los Andes es hermoso” y disfrutó mucho el partido aunque se lleva “un sabor agridulce porque quería ganar pero contento y feliz de haber jugado nuevamente en esta cancha”, finalizó.

ROMPE CAMISETAS: El lateral Leonardo Ferreyro tuvo que cambiarse la camiseta que estaba tan rota, que parecía un viejo modelo de camisa con las que se jugaban a principios del siglo XX. Inclusive jugó unos minutos así hasta que le consiguieron una nueva. Parece que el intercambio de casacas quiso ser forzado durante el juego…

 

 

Sábado 20 de Febrero de 2016 | Fútbol Profesional


subir