Vale como un refuerzo

“Necesitaba una revancha deportiva”, dice el defensor Walter García, quien renovó su vínculo con el club y hoy aporta jerarquía a la última línea Mil Rayitas. De central o lateral, la Tota sigue…

2015: coincidencias. En el mejor momento de Los Andes, uno de los puntos más altos del equipo fue Walter García. Y hoy quiere volver a ser el que fue. Con las mismas ganas, pero con ese “sentimiento de revancha” que él mismo reconoce. La Tota arregló su continuidad y ya está mentalizado en lo que viene.

¿Tenías ganas de seguir en Los Andes?

Sí, si bien en principio me había desvinculado del club, después me volvieron a llamar y en lo personal necesitaba una revancha deportiva. Y no hay nada más lindo que llegue rápido. Me gusto el desafío y quiero revertir la imagen que quedó en los últimos seis meses.

Durante el primer semestre tu rendimiento coincidió con el mejor momento del equipo, ¿apuntás a eso?

Seguro. Había arrancado muy bien, después en la segunda parte del año, el técnico empezó a confiar un poco más en otros jugadores y no me dio tanto lugar como para tener un mínimo margen de error y eso uno lo va sintiendo adentro de la cancha y en el día a día. Pero eso ya pasó, ahora hay otro entrenador, recuperé la confianza y estoy con mucha expectativa.

¿Cómo ves el grupo que se armó?

Muy metido, muy ilusionado. Hemos quedado pocos chicos del plantel anterior, pero rápidamente logramos incorporar a los nuevos y ya ellos saben de qué se trata el club y las obligaciones que tenemos por delante.

Durante la preparación también jugaste como lateral, ¿cómo te sentís ahí?

Sí, es una posición que la puedo cumplir sin problema. A veces por el tema de la carga física cuesta un poquito más, pero tengo muchas ganas de jugar y darle variantes al técnico siempre es importante.

¿Qué te pareció el fixture que le tocó a Los Andes por delante?

Creo que es un lindo fixture porque la idea es tratar de tener pocos viajes. A nosotros nos tocaron 5 partidos afuera de Buenos Aires de las 22 fechas, y 2 son San Luis que la distancia no llega a los 700 km. Y el que conoce la categoría sabe que en este campeonato corto, ganar tiempo con el descanso puede ser una ventaja.

¿Te gusta  el club más allá de lo deportivo? ¿Te sentís cómodo en Lomas?

Sí, sí es un club muy grande. Cuando me tocó hablar con Oscar (por el presidente Ferreyra) y era el momento de liberarme, le dije que le agradecía por todo el año que habíamos tenido. Yo venía de un ciclo difícil en Mendoza y venir a una institución ordenada como Los Andes me dio esa tranquilidad de poder pensar solamente en lo futbolístico. Por eso a nivel institucional siempre voy a estar agradecido.

 

Jueves 21 de Enero de 2016 | Fútbol Profesional


subir