Made in Felipe

Felipe de la Riva inició su segundo ciclo como director técnico de Los Andes y dialogó en exclusiva junto al Sitio Oficial. "Vamos a cuidar hasta el último detalle para que todo esto salga bien", reconoció con vistas al nuevo torneo.

¿Cómo vivís esta segunda etapa al frente del equipo?

Principalmente estamos muy contentos con Claudio (ayudante Balsano) por haber iniciado un nuevo proceso en Los Andes. Para nosotros es importante que después de haber estado en el club te vuelvan a llamar. Creo que es un reconocimiento al trabajo, a la honestidad y en ese sentido estamos sumamente agradecidos. Con respecto al grupo, es difícil saber donde estamos parados porque es un plantel muy nuevo, no es lo ideal y tanto a nosotros como a los dirigentes nos hubiese gustado mantener cierta continuidad de la base anterior. Pero bueno, por la situación económica prácticamente fue imposible y ahora en lo inmediato lo que más me interesa es afianzar el grupo y acortar esa distancia habitual de los primeros días. Sabemos que la pretemporada es clave para acelerar la convivencia y fortalecernos en todo sentido.

A diferencia de tu ciclo anterior te toca llegar en un presente diferente…

Sí, las situaciones son completamente diferentes. La vez pasada Los Andes estaba último en los promedios en la B, y había una mezcla de enojo, nerviosismo y clima hostil hacía un equipo que hasta ese momento no estaba dando nada. Pero gracias a Dios pudimos mantener la categoría, después nos tocó armar un plantel que durante varias fechas estuvo primero, nos tuvimos que ir, vino a Fabián Nardozza y ese mismo equipo consiguió el ascenso. Así que para nosotros fue una alegría muy grande ese desenlace. Y ahora es todo lo contrario. Se nota en el ambiente como que la gente está contenta de que Los Andes mínimamente está en el lugar que le corresponde. Después es lógico que uno siempre quiere más, el anhelo es llegar a Primera, pero se ve un clima mucho más relajado y ameno. Ahora lo que nosotros pretendemos hacer, como punto inicial, es mejorar la campaña anterior como para decir Los Andes dio un paso adelante. A partir de ahí, lo que venga, si el día de mañana nos lleva a pelear por algo más, bienvenido sea.

Más allá de haber cumplido el objetivo de la salvación en tu paso anterior por Los Andes, ¿cuánto influyó en esta llegada la muy buena campaña realizada en Douglas Haig?

Creo que lo que vivimos en Pergamino fue bueno, tuvimos esa suerte que siempre es necesaria, pero yo vinculo más mi regreso con la época que estuve acá. El que estuvo adentro del club sabe cuál es mi forma de ser y cuál es mi manera de trabajar. No creo que Oscar (el presidente Ferreyra) nos haya ido a buscar por la campaña que hicimos en Douglas. Oscar nos vino a buscar porque nos conoce y sabe que por ahí Los Andes este año tiene que acomodar un poco los números, bajar el presupuesto y que nosotros como cuerpo técnico accedimos a ese tipo de cosas y vamos a terminar armando un equipo competitivo. Seguramente lo de Douglas ayudó, nos tocó dirigir la segunda rueda, sacamos 37 puntos y fue una suma muy importante. Pero bueno, ya pasó. Nosotros no queremos vivir de recuerdos y estamos mentalizados en darle lo mejor a Los Andes.

Te acompaña en el cuerpo técnico un hombre querido como es Claudio Balsano, ¿cómo surgió el acercamiento?

Cuando fui a Douglas, yo estaba dirigiendo en Primera B y pase a dirigir la B Nacional de un miércoles a un sábado. Entonces dije “me tengo que llevar alguna persona que esté trabajando en la categoría porque voy a tardar 15 o 20 días en ponerme en órbita”. Y por más que uno siempre trata de mirar todo, no es lo mismo trabajar en una Divisional diferente y por eso pensé en Claudio. Así que le ofrecí venir de ayudante, y creo que acerté. Nosotros teníamos que enfrentar a Juventud Unida de Gualeguaychú y él estaba al tanto de todo. La verdad que a partir de ahí tuvimos una muy buena convivencia y nos salieron bien las cosas. Ojalá que acá se vuelva a dar de la misma manera.

¿Corren con una ventaja en el hecho de haber incorporado refuerzos conocidos por ustedes?

Para nosotros es achicar tiempo. Generalmente los que no tuve yo los tuvo Claudio, y viceversa. Y salvo Tomasini o Scatolaro que no compartimos plantel, sabemos lo que nos pueden dar.  En sentido es bueno que nos conozcan, no se llevan sorpresas y si bien año a año uno trata de ir cambiando cosas, en líneas generales la persona es la misma. Además, yo por suerte tengo una relación muy buena con el grupo. Por ejemplo, para mí fue muy importante que cuando Los Andes ascendió hubo jugadores que desde el vestuario me mandaban mensajes agradeciéndome haberlos traído al club. Entonces es una alegría encontrarme con ellos y esperemos seguir es ese camino. Siendo amigos fuera de la cancha y respetándonos en el trabajo.

De esto último que decís se nos viene el nombre de Maxi García, ¿lamentás su ausencia en este semestre?

Exacto. Nosotros lo acercamos en aquel momento y fue uno de los jugadores que más nos costó traer porque venía de jugar en la C, la D, y muchos no le tenían fe. Pero gracias a Díos, Maxi demostró que no nos habíamos equivocado y hoy es un baluarte del equipo. Fíjate que este mismo plantel con Maxi García a disposición estaría completo, y hoy todavía seguimos buscando un central. Pero sí, lo vamos a extrañar estos 6 meses y ojalá vuelva con todo en agosto.

Es díficil de candidato pero, ¿qué análisis haces de los equipos y del mercado de pases en la previa?

Va a ser un campeonato muy parejo y no creo que haya nadie que se corte como pasó con Atlético y Patronato en su momento. Lo que sí me parece que van a sacar ventaja los clubes que conservaron la base. Ante un torneo corto, los que repiten nombre, como Ferro, por ejemplo, tienen ventaja. Y después hay equipos chicos que no me disgustan. Uno de ellos es Atlético Paraná, que además de contar con una localìa fuerte, retuvo muchos jugadores del año pasado y empezó a entrenar el 20 de diciembre. Y después vamos a ver como se amolda Chicago, que si bien tiene problemas económicos no dejar de ser un grande. O Gimnasia de Jujuy y Talleres de Córdoba, con presupuestos superiores a todos. Pero repito, no creo que haya equipos que se alejen rápido.

¿Algo más que quieras decirle al hincha de Los Andes?

Yo no estoy en condiciones de pedir ni decir nada. Yo vengo a trabajar orgulloso al club, muy contento, muy conforme y es un agradecimiento constante tanto mío como de mi familia a la posibilidad de estar acá. Después sí hay algo que le puedo decir, no por mí sino para la tranquilidad de los jugadores, que es un equipo nuevo y si se puede en algún momento, el mínimo de paciencia para que encuentre el funcionamiento. Pero no podemos pedir nada. Vamos a trabajar y trabajar. Después el tiempo dirá y la gente se manifestará como corresponda. Nosotros somos sumamente profesionales y vamos a cuidar hasta el último detalle para que todo esto salga bien.

 

 

Domingo 3 de Enero de 2016 | Fútbol Profesional

subir