El regreso del eterno goleador

El Beto Yaqué vuelve tras varios partidos y justo lo hace frente a su querido Almagro. Una entrevista imperdible, a horas del encuentro más importante de Los Andes.

Por Leandro Saltamerenda

¿Cómo vivís la previa de un partido tan especial? Enfrente está tu querido Almagro, regresás después de muchos partidos, todavía no pudiste convertir en el torneo, se juntan muchas cosas…
Y sí, es verdad, pero estoy muy tranquilo. Me toca estar otra vez presente, porque un compañero llegó justo a la quinta amarilla y esto es así. Con respecto a Almagro, todos saben que yo soy hincha de este club, me crié ahí, tengo un cariño muy grande por la gente, al igual que ellos por mí, aunque hoy defiendo la camiseta de Los Andes y voy a dejar todo por estos colores. Estoy en un equipo, que me ha cobijado también de ese hace un año y me ha tratado como si estuviera acá desde toda la vida. Por eso les debo respeto a ambas hinchadas y quizás lo único que no haría sería gritar un gol si me toca anotar.

En este torneo, los delanteros no estuvieron en racha. Recién pudieron convertir en lo últimos partidos, ¿por qué les cuesta tanto marcar?
Creo que nos faltaba ensamblarnos entre nosotros. Recién ahora cuando agarró la dirección técnica Hrabina pudimos ordenarnos un poquito más con una forma de trabajar diferente y también esa racha maldita para todos. Personalmente pienso que tuve seis meses muy malos. He tenido lesiones tontas que me marginaron del equipo, y cuando estuve en la cancha no rendí como esperaba ni tampoco pude marcar. Pero como siempre decimos, el fútbol tiene revancha y acá estamos. El campeonato pasado, en las primeras ocho fechas no había convertido y después terminé con 15 goles, siendo el goleador del equipo. Ojalá que lo pueda revertir. Yo siempre trabajo pensando en mejorar.

En las últimas prácticas se te vio bien físicamente e inclusive hiciste algunos goles, ¿estás en un buen momento?
Sí, ahora me siento bien, contento. Todo lo que hago es con alegría, con ganas. Más allá de que a veces cuando no te toca jugar te sentís diferente, yo hago lo posible para estar y pelear el puesto de la mejor manera. Es verdad, somos todos compañeros, pero esto es así. Uno trata de hacer lo mejor para jugar.

¿A qué le atribuís esta levantada de Los Andes?
Me parece que en el convencimiento, en el trabajo, en lo físico. Hemos mejorado bastante todos estos aspectos y el equipo es conciente de ellos. Entonces, todos sabemos en el lugar que estamos y el futuro que nos jugamos. A partir de eso sabemos la situación cómo es y sabemos que hay que estar cada vez mejor. Tenemos que pensar que nos tenemos que jugar la vida, porque enfrente hay algo especial y por lo que luchamos tanto tiempo.

¿Creés que el Milrayitas se ganó un lugar en la categoría? ¿Hay un mayor respeto de los demás equipos hacia ustedes?
Sí, seguro. A partir de los resultados obtenidos, en algunos partidos nos mandan a marcar los jugadores clave nuestros y eso quiere decir que estamos en crecimiento. Tuvimos la sabiduría de saber explotar y manejar los tiempos. Los Andes es un equipo grande en la categoría, que tiene un montón de gente y nos tenemos que hacer respetar. Nosotros sabemos que sacando un par de puntos más estamos ahí arriba y podemos conseguir el objetivo de salvarnos del descenso. Tenemos partidos difíciles en estas últimas fechas, pero hay fe que se puede lograr.


En esta etapa pudieron regresar algunos jugadores importantes, ¿cuánto suma el hecho de que no haya grandes lesionados?
Es fundamental, es lo necesario para mantener una regularidad en todo sentido. Cuando tenés recambio todo es posible. Entra uno, sale el otro, y no se siente. Para el técnico debe ser lindo poder contar con todos y más si hubo una gran lista de futbolistas lastimados. Por suerte se solucionó y se nota.

Conoces mucho a Almagro, ¿dónde pensás que puede estar la clave del encuentro?
Y, creo que va a estar en la tranquilidad. Con la paciencia como principal arma se pueden sacar resultados. Ellos vienen de una levantada importante, porque no es fácil dar vuelta un 0-2 y están entonados. Como se dice es un partido de seis puntos y lo tenemos que afrontar con total serenidad.

Con 20 años jugando en primera, ¿cuál es la motivación para Alberto Yaqué?
Verdaderamente, parece mentira, pero es mucho tiempo. Se me ha pasado volando y he disfrutado cada momento al máximo. He tenido la suerte de haber jugado en la Primera B, de arrancar en la B Nacional, de estar en Primera, de participar en el exterior, pero lo más importante para mí fueron las amistades. Me parece que soy un tipo muy querido, y es lo que más me motiva y reconforma. Después, uno no sabe cuándo puede terminar. Soy realista de que me queda poco, pero todo lo que tenga para jugar lo voy a entregar como hice hasta ahora.

¿Tu deseo para este 2008 que se termina?
Principalmente, en lo deportivo hacer las cosas bien y que el equipo pueda mantener una regularidad. Sumar unidades y salvarnos del descenso es la prioridad número 1. Y, en lo personal, me gustaría poder convertir, no tener lesiones y tratar de estar lo mejor posible para pelear por un puesto. Creo que estando así, las cosas se pueden simplificar. La verdad no puedo pedir más nada. Yo decía que al finalizar una carrera lograr un ascenso no cualquiera lo consigue. Hay jugadores que han jugado toda una vida y no pudieron disfrutar de un ascenso o un campeonato. A mí me tocó por tercera vez y estoy muy feliz, porque fue acá en Los Andes. Siempre me sentí como en mí casa, me trataron como un ídolo. Nada más lo podés entender cuando salís a la cancha y te ovacionan de manera inexplicable. A veces se dan cuenta de tu entrega y es algo hermoso. Por eso les voy a estar siempre agradecidos. Esto no hay plata que lo pueda pagar.

Sábado 29 de Noviembre de 2008 | Fútbol Profesional

subir