Apostillas

Ale Noriega sigue en ritmo goleador, pero el equipo perdió otra oportunidad para acercarse al Reducido. En estas líneas te comentamos como se vivió el Día de la Mmadre en Caballito, el estreno de nuevas camisetas y las pifias de las voz del estadio...

 

Por Pablo García

EL TANQUE SIGUE EN RITMO: De arremetida, Ale Noriega le ganó el lugar a Mazur, tras un centro bajo del Tortu Segovia,  y pudo conseguir la igualdad. Festejo con furia su séptimo gol en los últimos ocho partidos que jugó. Así alcanzó una cifra de 14 tantos en el torneo, alcanzando el quinto puesto entre los goleadores, y sumó 36 en su haber con la casaca Mil Rayitas.

GOLES RAROS: Si bien a la suerte hay que ayudarla, Los Andes padece una racha negra contra el Verde, no solo en resultados y perder puntos en los últimos minutos sino por las particularidades de sus goles: en el afán por despejar la pelota del área, el remate de Segovia rebota en el cuerpo de Bazán y se mete. “Esto demuestra que nosotros no ligamos y ellos sí”, afirmó el Tortu una vez finalizado el partido. Comenzaban aparecer aquellos fantasmas de la tarde de Sarandí, con aquel lateral y un nucazo de Salmerón que tuvo como destino la red o el gol sobre la hora de Frontini.  Ni hablar de los últimos minutos, cuando otra vez agarró la pelota Mazur y la metió con sus manos nuevamente en plena área. Esta vez la suerte jugó para Lomas y nada raro ocurrió: el Rojo le puso fin a perder puntos en los últimos minutos contra Ferro, quien con el empate cortó su racha de seis victorias consecutivas en su casa.

NO SOLO LOS FUTBOLISTAS LE PIFIAN: Cabral y Frontini tuvieron un par de despejes con ciertas dudas, inclusive Britez Ojeda pisó la pelota y se fue al demonio: quizás no era Marquitos sino “Pérez Ojeda” como lo nombró la voz del estadio, previo a la salida de los jugadores. Es que de los altos parlantes se escucharon varias perlitas, con el viejo etilo de nombrar a los jugadores y hacer pausa para que los hinchas reconozcan a sus ídolos, siendo el Pupi Salmerón el más aplaudido. No solo la ligó Marcos quien ya era “Pérez Ojeda” sino Maxi Barreiro era “Barrero”. Y mientras se informaban los resultados del fin de semana, rebautizaron a Santamarina como “Santa-María”.

DÍA DE LA MADRE: Los jugadores de Oeste salieron con camisetas que tenían la inscripción “Feliz día mamis”, en reconocimiento a ellas, mientras desde los altoparlantes se pedía aplausos para todas las madres en su día, con una respuesta inmediata de la tribuna. Sin embargo, y a pesar de haberle anulado un gol lícito en los primeros minutos al Mil Rayitas, la madre más recordada por los simpatizantes locales fue la de Saúl Laverni, quien hasta tuvo coro y reconocimientos durante varios pasajes el partido…

NUEVAS CASACAS, DISTINTOS MOTIVOS: Ferro estrenó oficialmente su nueva camiseta  de la marca KDY, con dos tonalidades de verde y vivos blancos, que había sido presentada en la semana junto a otras dos alternativas. Por su parte, Los Andes lució en la casaca un lazo distintivo que representa a la campaña impulsada por la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), en el marco del Día Internacional sobre el Cáncer de Mama.

DIFÍCIL DE REDUCTO: Los Andes no tiene buenos resultados en Caballito no solo con el local a quien no le gana desde 1963 con el único tanto de Gianella sino con otros equipos que hicieron de local en ese estadio: últimamente fueron Almagro, Argetinos Juniors, Chacarita y Comunicaciones, entre otros. La últimas alegrías para el Milrayitas en ese escenario fueron ante Atlanta en 2006 por 2-0 (Killy Vega y Jorge Balanda) y 2007 con el único tanto de Lázaro Bazán en 2007. Diez años antes había triunfado ante el Bicho por 2 a 1, con goles de Marcelo Blanco y Adrián Dezotti, mientras el hondureño Bennet conseguía el empate transitorio desde los doce pasos para los de Paternal.

 

Domingo 18 de Octubre de 2015 | Fútbol Profesional


subir