En el corazón de Lomas

Maxi Gagliardo fue reconocido por sus 100 partidos con la camiseta Mil Rayitas, y el público lo ovacionó hasta dejarlo al borde de las lágrimas. “Solo tengo palabras de agradecimiento”, expresó el 1 tras el encuentro.

 

No lo disimula. Le gusta sentirse así. Le gusta sacarse fotos con esa camiseta enmarcada y todos los hinchas que se acercan. "Más allá del empate es un día muy importante para mí. La verdad que me hicieron vivir algo muy lindo", dice Maxi Gagliardo con la voz entrecortada.

Ya pasaron algunas horas y todavía se te nota emocionado…

Sí, no puedo disimular la emoción y la alegría que tengo. Es una fecha especial, 100 partidos no se logran todos los días, así que estoy muy contento y trato de disfrutarlo lo más que se pueda.

Cuando te tocó firmar el contrato con Los Andes, ¿pensabas en algún momento que te podías meter en la historia grande del club?

Y uno siempre lo sueña. Cuando llegue tenía esa ilusión, y por eso el esfuerzo tratando de lograr ese objetivo que era llegar al Nacional. Hoy por hoy estamos peleando cosas más lindas e intentó demostrarlo adentro de la cancha, que es donde le das alegrías a la gente.

¿Qué significó el ascenso en tu carrera?

Para toda mi familia y para mí que veníamos sufriendo fue la alegría máxima. Un desahogo. Por algo se hizo esperar tanto, por era acá. Y bueno, disfrutando eso, de sentirme que estoy en mi casa. Ojalá pueda seguir haciendo historia.

La palabra “casa” la repetís seguida…

Es que es así. Pasó algo mágico con la gente. Enseguida me demostró mucho cariño, mucho afecto y mucho reconocimiento, que a veces es muy difícil lograrlo. Y eso a uno lo reconforta y lo hace sentir que tiene que dejar todo. Hoy siento que Los Andes es mi lugar en el mundo y lo vivo así.

Debe ser difícil elegir un partido entre tantos que jugaste, pero ¿cuál es el primero que se te viene a la cabeza?

Me queda la imagen del primer encuentro jugado con Temperley. Por el recibimiento de nuestra gente, por cómo se dio todo, por lo que tocó hacer en ese día… Si bien fue un empate, creo que fue uno de mis mejores partidos.

¿Qué otro encuentro recordas en el top de tu rendimiento?

Por ahí un partido en cancha de Armenio puede resultar intrascendente, pero se había puesto bravo y pude estar para dar una mano. Esa tarde nos sirvió para despegar en la B Metropolitana y nos dimos cuenta que estábamos para algo grande.

¿Cuál es el mensaje para ese hincha de Los Andes que tiene tu póster en su pieza?

Gracias, gracias. El agradecimiento es eterno. La verdad que en este fútbol no es fácil reconocer y que te den tanto cariño. Y yo siento que le tengo que agradecer por siempre.

¿El cuadro para quién va?

Para mí, para mi casa. Este se queda en mi casa. No lo negociamos. La verdad que soñé mucho con esto y ojalá podamos tener más cuadros.

 

Sábado 10 de Octubre de 2015 | Fútbol Profesional

subir