Color local

Los Andes liquidó el partido casi desde el vestuario y se quedó con los tres puntos ante Guaraní. En estas líneas te contamos la recuperación de Galeano y el debut de Salinas, entre otros datos...

Por Pablo García

LIQUIDÓ EL PARTIDO CASI DESDE EL VESTUARIO: De poco le sirvió el cambio de botines al arquero Medina, Juan Olivares nos hizo gritar el primer gol en forma prematura ¿28 segundos? Ni acomodarnos nos dejó. Aunque en 2014 fue más rápido el Chipi Vera ante Chicago, que lo hizo en solo 15 segundos de comenzado el partido. Por su parte, Maravilla con ese exquisito frentazo cantó su cuarto tanto en Los Andes. Y quince minutos después, Ale Noriega evitó a Medina y sentenció el resultado, tras un gran taco de Córdoba, un picante centro de Olivares y, sobre todo, dos pifias de los defensores de la Franja. El goleador llegó a siete tantos en 2015 (sumado el de la Copa Argentina). Luego, Los Andes cerró las cortinas, para festejar por segunda vez en el actual torneo dos triunfos consecutivos, y la visita pareció hasta conformarse con el resultado, ya que nunca mostró ambiciones por buscar el descuento y transformó a Gagliardo en un espectador de lujo.

UN CUASI-DEBUT: A pesar de haber estado en cancha más de 15 minutos, Rodrigo Salinas apenas pudo tocar la pelota. Previo a comenzar el partido estuvo saludando al cuerpo técnico visitante, que lo conocían en su pasaje por Villa San Carlos. Tras el ingreso al campo de juego, pasaron casi diez para que el delantero recién tuviera su primera intervención: una infracción en la media cancha. Luego tocó la pelota con la mamo. Casi nada del delantero, aunque el partido tampoco lo ayudaba…

TARDE NEGRA: Guaraní tuvo un partido para el olvido, en especial su defensa que recibió su primer golpe en pocos segundos. Los inconvenientes al salir jugando desde abajo comenzaban a acumularse como los nervios. Ni hablar que el centro que finalizó en el gol de Noriega hubo dos groseras pifias, Mosquera y Vester, en segundo turno. Luego comenzó el desconcierto en la visita y acecharon los golpes a los de Lomas: Noriega recibió un puñetazo en su cabeza y Jossimar Mosquera vió la roja. Para colmo la familia Zuccarelli tuvo que retirarse por las constantes protestas al árbitro Pablo Díaz. Pero quizás lo peor estaba por llegar en el complemento: el equipo misionero resignó sus ambiciones para descontar y solo rearmó su defensa, bastante endeble, quizás para evitar la goleada. Esto quizás demuestra su cantidad de goles de visitante: apenas tres, que coinciden con sus dos únicas victorias en esa condición. La única noticia buena es el regreso de Enzo Bruno tras más de seis meses afuera de las canchas.

RECUPERACIÓN CON MEDICINA AVANZADA: Diego Galeano continúa con su recuperación del desgarro en el aductor medio de la pierna derecha. Para acelerar su evolución, el cuerpo técnico de Los Andes, encabezado por Damián Palamara y Antonio Mozzone, utilizaron una técnica novedosa denominada células madres o plasma rico en plaquetas, las cuales tienen una función regenerativa de células. “A Galeano le realizamos una infiltración con células, plasma rico en plaquetas, como se le realizó a Angel Di María en el mundial. Este procedimiento lo realizamos en conjunto con los médicos de la selección argentina, los doctores Rolón y Couto”, dijo Damián Palamara. Al reducirse el dolor y los signos de lesión muscular, el futbolista comenzará con trabajos de elongación muscular y kinesiología, de la mano de Mauricio Di Benedetto. La idea de los médicos de Los Andes es recuperar al jugador en forma más pronta y de una mejor manera. Anteriormente, Emmanuel Martínez recibió un tratamiento similar, por un desgarro en la fascia plantar, que generó grandes resultados.

REMERA ESPECIAL: Los árbitros salieron con camisetas solidarizándose con su colega y asistente Pachu Peña, que está luchando y padeciendo una enfermedad. Desde aquí le enviamos toda la fuerza…

 

Domingo 19 de Julio de 2015 | Fútbol Profesional


subir