El deseo de todos

"Quiero que el club siga creciendo", anheló el refuerzo Rodrigo Salinas en su presentación. Los inicios como doble cinco, la figura de Fabián Nardozza, el paso por el fútbol méjicano, el regreso a la B Nacional y más. Habla el delantero.

 

Es recíproco. Nuevo club para Rodrigo Salinas, nuevo jugador para Fabián Nardozza. Los Andes sumó un refuerzo importante para la segunda parte del año. Se trata del delantero surgido en Villa San Carlos, quien además jugó en Godoy Cruz, Rosario Central, Unión de Santa Fe, y la Segunda División del Fútbol Méjicano, de donde arriba. "Vengo para sumar mi granito de arena, y espero y mi deseo es hacer una buena cantidad de goles, o en su defecto ayudar a hacerlos. Quiero que el club siga creciendo y ojalá podamos lograrlo", expresó el flamante refuerzo en sus primeras palabras como un Mil Rayitas más.

¿Cómo vivís tu llegada a Lomas?
Con mucha alegría. Es una linda experencia, y espero afrontar la posibilidad de la mejor manera. Me interiorice un poco de lo que era el grupo y vengo con las mayores expectativas para sumar y terminar de darle a los muchachos esa ayuda que necesitan para seguir peleando ahí arriba. Creo lo están haciendo muy bien y los números hablan por sí solo.

¿Por qué elegiste Los Andes?
Porque se preocupó en mí, los dirigentes mostraron interés enseguida, fue todo muy serio y qué mejor para el jugador cuando le transmiten importancia. Así que lo único que quiero es jugar y sentirme un futbolista importante para el club. Esta historia empezó con el pie derecho. Me buscaron, no dudé y decidí rápido ponerme la camiseta de Los Andes.

Venís de una linda experiencia en el exterior, ¿cómo fue tu paso por Méjico?
Sí, hice algunos goles, es un torneo lindo para jugar, donde se prioriza el juego y quizás se diferencia bastante del fútbol argentino. Pero la B Nacional la conozco bien, la jugué tanto con Rosario Central como Unión y hoy me toca vivirla con Los Andes en un momento lindo, donde hay expectativa de crecer, de pelear por algo importante y a eso vengo.

Nunca pudiste enfrentar a Los Andes...
Claro, yo me despedí en San Carlos en Primera C y no tuve la posibilidad de cruzarme. Pero obviamente Los Andes es un club con historia dentro del fútbol argentino, que tiene muchísimos seguidores y trataremos de darle muchas alegrías.

Sos delantero, pero también jugaste de doble cinco. ¿Cómo se explica esa polifuncionalidad?
En mis inicios empece de doble cinco y fue ahí donde lo conocí a Fabián Nardozza porque él dirigía El Porvenir y me quería llevar allá. Pero yo jugaba en Primera C y era únicamente por necesidad del técnico. Después decidí jugar adelante, los entrenadores confiaron en mí, me fue bien, pegue el salto a Godoy Cruz y toda la carrera posterior la hice como atacante.

¿Dónde te sentís más cómodo?¿Adentro del área o moviendote por todo el frente de ataque?
Más allá de ser alto y grandote, me gusta jugar de 9 y segunda punta. No se si tanto por afuera, pero sí un poco más retrasado. Es lindo tener el arco de frente para rematar o jugar de espalda y de pivote como suelo hacerlo.

¿Cómo llegás desde lo físico?
Bien, sin problemas. El primer torneo llegue a Méjico faltando 4 fechas y después el otro lo arranqué con una lesión en el talón que no se pasaba, tuve que parar un poco, pero después pude desembolver de la mejor manera. Hice algunos goles, y así todo no alcanzó para que el equipo clasifique para pelear por un ascenso que era lo que ese club requería.   

Antes nombraste a Nardozza, ¿tenes un buen recuerdo de él?
Sí, conozco la manera que Fabián se maneja con sus jugadores, tanto en lo personal como en el juego, y por eso también me decidí a venir. Se que es un hombre de bien, tiene las cosas claras y conociendolo, el grupo me lo imagino así. Humilde, trabajador y con ganas de ganar cosas.

 

Martes 7 de Julio de 2015 | Fútbol Profesional

subir