LOS ANDES 1

Sin merecerlo, el Milrayitas cayó en el Eduardo Gallardón y cortó la racha de dos triunfos al hilo. Con esta derrota, el conjunto de Lomas sigue comprometido con los descensos. Hay que levantar...

Por Leandro Saltamerenda

Los Andes pagó caro los errores. Porque fue superior a su rival y mereció la victoria. Sin embargo dos desatenciones le costaron el partido y lo dejaron con las manos vacías. Es verdad, Talleres se llevó un premio muy grande a Córdoba. Sin jugar un gran encuentro, el conjunto de Humberto Grondona aprovechó los espacios, hizo valer el peso de sus individualidades y se quedó con un impensado 2-1. En el final, fiel a su estilo, el equipo de Lomas se la jugó con muchos jugadores en el ataque, pero la falta de claridad y las buenas respuestas del arquero Valentín Brasca sentenciaron la sufrida victoria cordobesa. De esta forma y después de los dos triunfos seguidos ante Ferro y Aldosivi, el Milrayitas sufrió su novena derrota en el torneo y sigue en la última posición de la tabla de los promedios. Ojo, todavía falta un largo camino por recorrer y los de Enrique Hrabina ya demostraron, cuando muchos no lo creían, que hay herramientas y sobran ganas, por no decir otra cosa, para sacar adelante esta difícil situación…
El gran nivel mostrado en el último encuentro en Mar del Plata hizo que Quique se la jugara con el mismo esquema. Como sucedió frente al Tiburón, el CALA, en el arranque, sacó provecho del desequilibrio por las bandas y capitalizó las jugadas más claras. Tanto Elvio Fredrich como Juan Martín tuvieron su chance con sendos cabezazos, pero Brasca se interpuso en el camino. La solidez de la dupla Brítez Ojeda-Arce en el medio y la libertad de Gonzalo Bustamente se convirtieron en un constante. ¿Y Talleres? Se dedicaba a aguantar y sólo respondía con tiros libres o algún remate desde afuera del área bien interceptados por Walter Cáceres. En ese contexto creció la figura de Maximiliano Acosta, quien se encargó de abrir el marcador. Tras un centro desde la izquierda de Fredrich, el volante le ganó la posición a su marcador y de arremetida anotó el 1-0. Se lo merecía Maxi y se lo merecía Lomas...
El local ganaba y justificaba la victoria sin sufrir demasiados sobresaltos. Era el mejor momento de Los Andes en el partido. Bustamente y Acosta siguieron siendo una pesadilla y se encargaron de mostrar las flaquezas en la zona izquierda de la T. Pero el Milrayitas no lo definió y comenzó a sufrir con los contragolpes de su rival. En una de esas salidas, Luís Salmerón hizo de pivote, habilitó a Sebastián Cobelli, y el rosarino la mandó red. Otra vez lo mismo. Al igual que Instituto, Ferro, entre otros, Talleres aprovechó los espacios, encontró mal parada a la defensa de Los Andes y dejó mudo al Eduardo Gallardón. Era obvio, con el empate, los Tallarines volvieron a retroceder en el campo y obligaron al conjunto de Lomas a aumentar su vocación ofensiva. Y, nuevamente Maxi Acosta, a base de ímpetu y buen fútbol, generó la situación más peligrosa para el Rojo. ¿Qué pasó? Brasca volvió a cruzarse en el destino del local y le ahogó el grito con una estupenda salvada. Así terminó el primer tiempo, con un Los Andes ambicioso y más decidido a quedarse con la victoria…
A la vuelta del descanso, Talleres niveló el encuentro, aunque sin generar situaciones de gol. En cambio, los de Hrabina fueron pacientes y se encontraron con una ocasión inmejorable para volver a ponerse en ventaja. Martín dejó a Bustamente mano a mano con el arquero, pero otra vez el 1 se quedó con las ilusiones del local. ¿Cómo dice el dicho? Los goles que no se hacen en un arco se sufren en el propio… Y así fue. Minutos más tardes, Los Andes perdió una pelota increíble en el medio, Lucas Wílchez, de muy buen partido, hizo una gran maniobra individual y marcó el 2-1. De no creer. El Milrayitas estaba abajo y no encontraba la vuelta. El Ruso Hrabina mandó toda la artillería a la cancha, y esta vez, sus cambios no pudieron revertir la historia. Solo un remate de afuera del ingresado Jaime Molfeso hizo tambalear el triunfo de la T. Con el 3-2-2-3 del final hubo poca claridad y, centros y más centros. El Rojo se quedó con las ganas y un sabor amargo invadió a Lomas. El aplauso del público reflejó el merecimiento de Los Andes a lo largo de los 90 minutos y un aliento para lo que vendrá.
Ah, sí hubo agravios hacia el árbitro del partido. ¿Por qué habrá sido?  Tal vez por algunas jugadas divididas sancionadas a favor de la visita y otros fallos cuestionables. A veces, tampoco es fácil jugar de local…


Sintesís

Los Andes (1): Walter Cáceres; Cristian Vega, Julio César Caldiero (ST 24` Jaime Molfeso), Mariano Sardi, Matías Maidana; Maximiliano Acosta (ST 29` Enzo Pelosi), Gustavo Arce, Marcos Brítez Ojeda, Elvio Fredrich (ST 18` Daniel Fernández); Gonzalo Bustamante; Juan Martín. Suplentes: Luciano Díaz, Nicolás Foglia, Diego Ludueña y Darío Ruiz. DT: Enrique Hrabina.

Talleres (2): Valentín Brasca; Guillermo Báez, Federico Lussenhoff, Celso Esquivel; Julio Buffarini (ST 24` Juan galárraga), Cristian Basualdo (ST 15` Juan José Serrizuela), Sergio Zermattén, Matías Quiroga; Lucas Wílchez (ST 35` Emanuel Céliz); Luís Salmerón y Sebastián Cobelli. DT: Humberto Grondona. Suplentes: Martín Bernacchia, Gonzalo Taborda, Pablo Azcurra y Brian Robert.


Goles: PT 15` Maxi Acosta (LA) y 35` Sebastián Cobelli (T); ST 15` Lucas Wílchez (T).


Amonestados: PT 1` Vega (LA) y 16` Basualdo (T); ST 18` Caldiero (LA), 24` Brasca y 46` Zermattén (T).

Arbitro: Néstor Pitana.


Asistentes: Sergio Illuminati y Daniel Iturregui.


Estadio: Eduardo Gallardón (bueno).

Viernes 31 de Octubre de 2008 | Fútbol Profesional

subir