La palabra de Enrique Hrabina

"El triunfo te da confianza y te demuestra que estás en el camino correcto", explicó el entrenador tras el triunfo. El Ruso se tiene fe para cambiar la historia.

Por Pablo García

Otra vez resultó fundamental a la hora de cambiar el rumbo del partido. Porque metió mano en el equipo y las variantes le dieron la razón. Con Atlético Tucumán ya había mostrado su faceta. Se la jugó con los cambios, dejó en cancha un equipo ofensivo y Los Andes llegó al empate sobre la hora. Ahora, ante Ferro se obsesionó con la victoria y volvió a ratificarlo. Por eso son merecidos los aplausos del final y la buena respuesta del hincha del Milrayitas a su persona. Enrique Hrabina arribó a Lomas en un momento complicado y de a poco va mostrando sus cualidades para sacar a Lomas de este difícil momento. Bien por Quique, a seguir así…

¿Fue clave la actitud del equipo?
Siempre la actitud es clave. La B Nacional es un campeonato muy duro y parejo y los equipos no tienen grandes diferencias. La actitud es la clave siempre. En principio, uno le pide a los jugadores eso: poner y dejar todo, pero tratando de jugar bien al fútbol. Porque a veces cuando no se puede jugar bien la actitud toma importancia, sea como fuera la circunstancia. Hoy perdiendo 2-0, los muchachos fueron a buscarlo y jugando bien al fútbol sin darse por vencidos.

¿Cambió el equipo para obtener el primer triunfo?
El equipo venía jugando bien, pero nos pasaba lo que ocurrió hoy en el primer tiempo: creábamos las situaciones pero no convertíamos. Mientras que el rival tiene una situación y la concreta. En el complemento lo pudimos dar vuelta con fútbol, porque pusimos gente por afuera, tres delanteros, dos enganches, sacamos defensores. Ganamos con fútbol y garra, como hay que ganar todos los partidos y nunca darse por vencido.

¿Hay que jugársela para conseguir los resultados?
Siempre. Creo que este equipo tenía muy buena actitud, nunca le esquivó al trabajo y también a correr dentro de la cancha. No estaba ligando y lo pagaba caro. Merecimos el triunfo, porque fuimos a buscar desde el primer minuto y perdimos dos o tres que podían haber sido goles. Por eso hubo injusticia en el resultado cuando Ferro estaba arriba en el marcador. Eso hace que empiecen las dudas y que los jugadores no crean en sus posibilidades. Pero entramos en el entretiempo dimos un mensaje que se podía, ya que habíamos hecho las cosas bien, a pesar que después llegó otro cachetazo más: 2-0. Pagas caro los errores o las virtudes del rival. Habíamos hecho todo para ganar el partido.

¿Lo que más le duele al equipo son los contragolpes?
Si, porque Los Andes sale atacando. Pero en todas las jugadas que nos convierten se da una cosa muy peculiar y lo pagamos muy caro. Cada error nuestro es un gol en contra.

¿Por qué finalizó jugando con línea de tres en defensa?
Son partidos límite y dentro de la cancha teníamos tres jugadores con problemas musculares. A Arce hubo que sacarlo porque estaba lesionado. Pasó lo mismo con Brítez Ojeda, que aguantó todo el partido, y Caldiero, que estaba con problemas. Elegimos a Julio (Caldiero) porque era el momento apropiado, justo cuando Los Andes volvió a agarrar la pelota y creamos situaciones de gol, fue el momento del cambio. Eso hizo que el equipo fuera para adelante.

Con la línea de tres ¿Hubo un pedido a Brítez Ojeda que se retrasara y colaborara en recuperación?
Lo hicimos porque nosotros habíamos sacado a todos los volantes que teníamos y pusimos a un enganche (Molfeso) y un volante por afuera (Acosta). Teníamos tres en defensa, dos marcadores laterales y Marcos, que estaba fusilado y con problemas musculares. Igualmente llegó un par de veces al área contraria haciendo dos remates de media distancia. Así que Marcos (Brítez Ojeda) estuvo un poco más adelantado de la línea de tres y Bustamante, también con problemas, parado delante de él.

¿Al equipo le faltaba el golpe anímico del triunfo para comenzar a creer?
Seguro, porque esto te da confianza y dice que estás en el camino correcto. Eso lo que tiene este grupo, que no se caía porque sabían que jugaban bien y creaban las situaciones de gol. Pero los pagaban caro por esas cosas que tiene el fútbol. Queda dicho que en este deporte hay que dejar todo en pos del triunfo.

¿Cómo hay que enfrentar al puntero Aldosivi?
Es difícil, viene de perder, juega de local y quiere mantener su posición. Nosotros en levantada y con muchos jugadores averiados. Hemos hecho un cambio de trabajo importante y quizá lo están sintiendo. Pero están dejando todo en cada entrenamiento como para salir de este momento. Vamos a tener un trabajo complicado porque hay algunos muchachos con problemas y jugarán los que estén mejor. En la semana veremos cómo podemos armar este rompecabezas.

¿Cómo se hace para no pensar que se está último en el promedio?
Siempre hay que pensar en positivo. Uno como ve la actitud de estos muchachos cree que se puede levantar. Nosotros no teníamos ninguna duda que teníamos que conseguir un resultado. Pero seguimos pagando caro algún error y empezamos perdiendo los partidos. Por suerte hoy los pudimos levantar.
 


Domingo 19 de Octubre de 2008 | Fútbol Profesional

subir