A la manera del Ruso...

"Quiero un equipo equilibrado, con orden táctico y que sepa manejar los tiempos del partido", explicó el entrenador Enrique Hrabina sobre el Los Andes que desea. Ojalá que se cumpla...

Por Leandro Saltamerenda

De un día para el otro se trasformó en una de las figuras más buscadas. Para el periodismo generalizado, su nombre no estaba dentro de los posibles candidatos a reemplazar a Rodolfo Della Picca. Sin embargo, la dirigencia de Los Andes se la jugó y tuvo su recompensa. Enrique Hrabina aceptó la propuesta de los directivos y se vistió de entrenador. Ya no hay vuelta atrás; está comprometido con el proyecto, y el sueño, de todo Lomas. Levantar anímicamente al equipo y conseguir resultados a corto plazo serán sus principales tareas. Es verdad, no es nada sencillo, pero el Ruso no se achica. “Tenemos que aprovechar al máximo el tiempo disponible y pensando que de esta situación salimos todos juntos. Se perdieron 23 puntos y no hay vuelta atrás; sólo queda sumar y sumar”, expresó el técnico que consiguió el ascenso de Almagro a Primera División, en el 2004. Ahora, su presente es Milrayitas y este martes comenzó a trabajar por un futuro más prometedor; por el bien suyo y de todos…

¿Cuáles son tus sensaciones después de realizar la primera práctica con el grupo?
Muy buenas. He charlado con la mayoría de los jugadores y quedé conforme. Lástima que no pudimos hacer fútbol con los muchachos que no vienen jugando, porque las canchas no estaban tan bien, pero tener un complejo con muchas posibilidades te permite adaptarte a cualquier situación. Fue más que nada un día de conocimiento, una actividad física liviana y este miércoles sí vamos a trabajar de lleno para tratar de delinear el equipo que saldrá a la cancha este sábado. Creo que hay muchachos con buena predisposición, con ganas de cambiar la historia y mucha experiencia. Si están en esta categoría no creo que se hayan olvidado de jugar al fútbol. Por eso, mi deber será acomodar algunas cositas y buscar lo mejor de todos para salir de esta racha negativa lo antes posible.

¿Por qué elegiste venir a Lomas? ¿Qué te motivo a aceptar la propuesta?
Porque son lindos los retos, y en una situación así, todo queda por mejorar. Además, a lo largo de las fechas se notó que, a pesar de los resultados, hay material para luchar por cosas importantes. Está a la vista que Los Andes tuvo buenos partidos y en muchos de ellos no ligó. Y después es un plantel que no tiene problemas internos. Todas estas cosas hacen que uno se incline y piense que con un granito de arena y con la confianza, el trabajo, el profesionalismo y su grupo de trabajo pueda revertir este momento.

A diferencia del resto corrés en desventaja, en lo inmediato, ¿cuál es el objetivo?
Por supuesto que sacar la mayor cantidad de puntos posibles. Me contrataron con el propósito de salvar a este club del descenso, pero a mí no me gusta ponerme objetivos tan básicos. Siempre aspiro a más. Soy realista y sé que se arrancó desde atrás; hay 23 puntos que no se pueden recuperar más y no es fácil. Soy conciente que no me puedo poner una meta inalcanzable, pero sabemos que si logramos una cantidad de unidades de acá al final del año vamos a poder afrontar la segunda rueda con más aire. Ahí sí, haciendo una buena pretemporada, con posibilidades o no de traer algún jugador, va a haber una visión más alentadora.

Desde lo futbolístico, ¿cuál es la impronta que le querés dar a este Los Andes?
Me gustan los equipos que jueguen por abajo la pelota, que sean ofensivos, que piensen en el arco contrario, pero no descuiden el propio. Es decir, un equipo equilibrado, con orden táctico y que sepa manejar los tiempos de un partido. Hay que trabajar en la recuperación, en los relevos y todos esos tipos de cosas que se ganan con tiempo de trabajo. En lo inmediato, lo más importante es conseguir puntos y equivocarnos lo menos posible. En estos días vamos a probar algunas variantes y será nuestra tarea encontrar un equilibrio, que me parece que es el problema principal. 

En este último tiempo no se te vio tan cerca del fútbol, ¿pudiste seguir al Milrayitas, tuviste referencias del plantel?
Solamente lo ví en los partidos televisados. Estuve 40 días en Costa Rica dando unos cursos de capacitación para entrenadores y casi dos años sin dirigir por problemas familiares que me obligaron a desechar muchas propuestas. Esos fueron los motivos que me mantuvieron alejado de la actividad. Pero bueno, ésta es una nueva opción y uno se siente capacitado y con las ganas necesarias para afrontarla.

Siempre te caracterizaste por hacer hincapié en las divisiones inferiores, darle protagonismo a los chicos, ¿hay algún proyecto para el Selectivo, el fútbol juvenil?
Todavía no hemos hablado de eso, pero, claro, para mí es fundamental. Lo inmediato es tener la cabeza puesta en el plantel profesional y para ello vamos a trabajar. Sin embargo, a uno siempre le gusta dejar cosas en los clubes y proyectar juveniles. Encima tenemos la posibilidad de seguir al Selectivo de cerca e y lo vamos a ir conociendo de a poco. Pero hay que ir por etapas, no podemos hacer todo junto y ahora la prioridad es Atlético Tucumán y este torneo. Así que ahí van a estar todas las fichas, sin descuidar lo otro, que se puede hacer en conjunto y pensando que cuando uno se vaya del club puede dejar un plantel cotizado y con muchos chicos con chances de alternar en Primera.

Yendo al partido con el Decano, ¿cuan difícil es preparar un encuentro con tan poco de conocimiento de grupo y ante ésta urgencia de victoria?
Y sí, todas las situaciones, a veces, son complicadas. Hubiese preferido un poco más de tiempo, pero las circunstancias se dieron de esta forma. Lamentablemente hay un cuerpo técnico que acaba de salir y más cuando de por medio está un profesional con todas las letras como Fito Della Picca, que ha hecho una campaña bárbara y ha logrado un ascenso. La realidad es así, nosotros tenemos que afrontarla y debemos conseguir las cosas que este club se merece como institución.

¿Qué mensaje le querés dejar al hincha de Los Andes?
Que venga a alentar, a apoyar, a mostrarse como es. Este equipo siempre se caracterizó por tener un respaldo multitudinario de su gente y ahora lo necesitamos más que nunca. No hay nadie que quiera hacer las cosas mal apropósito, a veces se dan de determinada manera, y a partir de ahora empieza una nueva etapa, donde hay que tirar para el mismo lado. Esto es para el bien de todos y esperemos que así sea.

Martes 30 de Septiembre de 2008 | Fútbol Profesional


subir