En crecimiento

El Rugby de Los Andes tuvo un 2014 con grandes resultados y va por más. “El potencial que tienen estos chicos es increíble”, destacó el coach Hugo Acuña. Te invitamos a compartir un mano a mano a fondo.

 

¿Cómo fue el 2014 para el Rugby de Los Andes?
Fue un año muy positivo. A pesar de la caída que sufrimos a principio de año, supimos levantarnos, ponernos de pie y seguir empujando. Ahí se logró una unión fuerte, se incorporó gente nueva que sumó mucho, luego me dieron el lugar de entrenador, que en lo personal, fue difícil para mí, pero los muchachos me respetaron, me bancaron y juntos tiramos en la misma dirección. Supimos ser un equipo, una familia, y después de mucho trabajo comenzamos con los amistosos; y se fue trabajando y haciendo hincapié en los errores cometidos.  Formamos la Subcomisión para dar un orden mayor y empezar a trabajar de una forma más seria. Y ahora incorporamos a Sullivan, en lo personal ya un amigo, como entrenador, quien sumó la estocada final, ya que cuenta con muchos años de experiencia y me ha dado una mano muy importante.

¿Se armó ese grupo que tanto anhelaban el año pasado?
La verdad que si. Se logró una mayor unión, más compañerismo, más amistad, aunque falta mucho todavía porque se lo que pueden dar. La bendición en un equipo de rugby son los valores, pero de a poco los van adoptando más y más. No quiero que esto suene mal, al contrario, lo que quiero expresar, es que están creciendo mucho, pero vamos a lograr esa identidad que se esta desarrollando, y te puedo decir, que vamos a dar qué hablar.

¿Tener un plantel más amplio te dio variantes desde el juego?
Obvio que teniendo mas variedad vas a tener más amplitud, pero lo explicaría por otro lado. Se les fueron dando herramientas para que al que le tocara estar pudiera manejar el juego, siempre hablando en lo grupal. Acá no se trata de uno, sino de todos. Cada uno puede tener una característica física o atlética que los diferencia de los demás, pero de qué sirve si no se utilizan en equipo. De nada. En rugby se juega en equipo, sino no sirve y lo estamos logrando.

¿Cuál fue el partido que decís "éste fue el clic"?
Bisagra bisagra fue sin dudas con Lanús Rugby Club, el primero. Como dije antes, veníamos de una etapa dura, unos meses en los que se trabajó nuevamente como si fuera una pretemporada, donde los muchachos juntaron hambre, ganas, corazón, entre otras cosas y necesitábamos un partido así. Estamos hablando de un club que tiene trascendencia, tiene nombre, tiene jugadores, y lo más importante buena gente. El encuentro fue muy apretado, se les jugó de igual a igual, ganamos aunque el tanteador dijo lo contrario. La experiencia y el trabajo duro lo es todo, pero ganamos igual, ¿por qué? Porque dejaron todo, se apoyaron mutuamente, nunca jugaron solos, y cuando salieron a la cancha no hacia falta que se dijeran nada, simplemente se miraron, cansados, golpeados, se reían, y se abrazaban, Ganamos y a mi, sinceramente se me cayeron las lagrimas con el primer try. Y al final, cuando terminó, fue mi primer partido como entrenador de Los Halcones. El primero que viví desde afuera de la cancha.

¿Qué podes decirnos del Seven disputado en el Gallardón? ¿Se imaginaban vivir una experiencia así?
Fue una alegría, experiencia, aprendizaje, trabajo en conjunto… A veces pocas palabras transmiten más que muchas. Fue muy lindo. Los chicos contentos, la gente que vino a disfrutar y apoyar a Los Halcones, entrenadores de otros clubes que se acercaron y nos felicitaron, equipos que nos pidieron que cada vez que organicemos algo que no dudemos en invitarlos. Y Carlos Sierra, el gran hacedor y padre de todo esto nos acompañó durante todo el día.

Y desde los resultados, consiguieron triunfos importantes...
Si, se lograron victorias muy esperadas. A todos nos encanta ganar, pero el resultado es el producto de la suma de muchas cosas, y seguimos apostando a mejorar, a seguir creciendo, a ser una familia, a ser un todo.

¿Qué objetivos se plantean para el año que viene?
Se va a arrancar la pretemporada el 12 de enero y apuntamos a formar un plantel superior con todas las letras. Se va a trabajar mucho y muy duro. Se viene un año hermoso. Ojalá se de todo lo que tenemos planeado y que nos den la oportunidad de ingresar en el Empresarial de la URBA. Tengo toda la Fe puesta en que todo va a salir bien, y el equipo nos va a dejar con la boca abierta a todos. Yo no tengo palabras para explicar todo lo que se siente, pero si te puedo decir que el potencial que tienen estos chicos es increíble. Solamente hay que seguir explotándolo. Mi alegría y mi orgullo por este equipo no tienen nombre.

 

Miércoles 17 de Diciembre de 2014 | Rugby

subir