Color local

Más color que nunca. El festejo interminable por un nuevo ascenso, los goles de Noriega, el debut de Soria en la red, la vuelta olímpica de los chicos del Baby, entre más alegría.

 

Por Pablo García

CRÓNICA DE UNA ETERNA FIESTA: La única lluvia que acechó al estadio Eduardo Gallardón fue la tormenta de papelitos y serpentina en un marco espectacular, a pesar que muchos no pudieron estar presentes por la disposición que evitaba vender populares a los no socios. El colorido de la tribuna se cerró con las bengalas que llenaron de humo la cancha. Sin embargo, la nubes parecieron amenazar nuevamente con la apertura del marcador por parte del 10 del Tricolor, combinado que no quería ser apenas un invitado a la fiesta. “Es que cuando viene bien el equipo se llena de mufas”, tiró uno en la tribuna, en medio de la platea plagada de ex jugadores, entrenadores, dirigentes y muchísimos hinchas. “Tu abuela”, le contestaron inmediatamente con la igualdad del goleador Noriega. Ni hablar cuando Mastrángelo apuntó su dedo hacia el punto del penal por falta de Peranic al Chipi Vera. “Para ser campeón, hoy hay que ganar”, se oía. Otra vez el 9 de Los Andes desató el delirio de las tribunas. “Porque los jugadores, me van a demostrar, que salen a ganar, quieren salir campeón…” coreaba la tribuna, mientras gritaban un fallido gol de Barracas que nunca existió.

Tic, tac; tic, tac. Las agujas del reloj parece que marcaban la hora para algunos pocos espectadores “¿Cuánto falta para qué termine, cuántos minutos van?”, se repetía la pregunta una y otra vez, mientras los gritos de aliento en la popular no cesaban. En el mismo momento se mezclaron los aplausos por el reemplazo de Galeano con los gritos de gol llegados de Barracas. Abel Soriano se había transformado en el goleador del torneo, mientras el pibe Soria (sin “no”) nos devolvió el alma al cuerpo y selló la adjudicación del campeonato en la zona B. Así se desencadenó el delirio en las gradas con abrazos y lágrimas, mientras dentro del campo los jugadores del plantel comenzaron a lanzar espuma, saltar, gritar y no parar su alegría, cuando aún sus compañeros estaban jugando a tan solo cruzar la línea.

El pitazo final nos dejó como saldo una enorme alegría, una de las más grandes e históricas del club porque el equipo fue líder en el torneo de punta a punta, con superioridad ante el resto ¿Cuándo viviste un torneo así sin tanto sufrimiento? Un semestre perfecto y para disfrutarlo, con campeonato, ascenso y jugadores con buena técnica pero además comprometidos. El momento cumbre de la fiesta fue la vuelta olímpica, que no se la perdió ni el sol, gracias a que el tiempo se apiadó de los festejos tras una mañana gris y lluviosa. Los gritos y abrazos se extendieron hasta altas horas de la noche. El último escalón fue toda alegría de Lomas, para alcanzar su medalla de oro y ser nacional. ¡Salud campeón!


EL GOLEADOR: “El fútbol siempre da revancha”, no es una frase hecha. Ale Noriega es testigo, luego de haber desperdiciado el penal ante Italiano del que no se pudo reponer en toda la semana previa ante Almagro. El ‘capo canioneri’ lomense tuvo su desquite al estabilizar, primero, el marcador de cabeza y luego desde los doce pasos, que desató un grito de furia y le brindó los tres puntos con que el Mil Rayitas obtendría el ansiado título. Noriega alcanzó los 11 goles en el torneo, uno por debajo del goleador Abel Soriano (Barracas Central), y en su haber suma 21 gritos con la casaca Milrayitas, en 54 partidos.


OTRO DEBUT EN LA RED: Cristian Soria apareció en la segunda etapa y, en los primeros minutos, no lograba encajar en el esquema del local. Encima casi se mata cuando pisó piso la pelota a la altura de la media cancha. Sin embargo, no bajó los brazos y luego de ganar una pelota en el mediocampo se fue como una locomotora hasta el área para darle la tranquilidad al equipo que se consagraría campeón. En un fundido abrazo con sus compañeros comenzaron las lágrimas y la alegría; el título ya era Mil rayitas.


TAMBIÉN LOS CHICOS DIERON SU VUELTA OLÍMPICA: Como frutilla del postre, los nenes de baby futbol tuvieron su momento soñado al dar la vuelta olímpica, junto a sus entrenadores y delegados, tras consagrarse “campeón institucional” por primera vez en la historia de FAFI Capital en la Tabla General de Letra “E”. Además, la categoría 2005 logró el campeonato símil a la campaña de primera división: primero de punta a punta desde abril a noviembre. Ahora la tira completa jugará en la “D”. Luego del agasajo, los chicos volvieron a sus posiciones a un costado de la platea donde no pararon de alentar a Los Andes. ¡Felicidades campeones!
    


 

 

Viernes 21 de Noviembre de 2014 | Fútbol Profesional

subir