Toque de distinción

El Baby Fútbol de Los Andes y el privilegio de tener un profe de preparación física trabajando junto a los chicos. Se llama Jonathan Gaya y lo disfrutamos en Federado y Escuelita. Profesionalismo 100%.


El Fútbol Federado a tan solo cinco escalones de lograr un nuevo ascenso. La Escuelita con grandes resultados que se repiten semana a semana. La cantidad de consultas y todos los chicos que se suman en cada entrenamiento... Ahí lo ven señores. El Baby Fútbol vive un presente soñado.  Y otro punto para resaltar: ¿cuántos clubes pueden darse el lujo de tener un profe de preparación física trabajando diariamente con los chicos? Muy pocos. Hoy, ese rol en Los Andes, lo cumple Jonathan Gaya. Lo conocemos en esta nota. Profesionalismo 100%...


No es común que de tan chico se trabaje en Baby Fútbol con un preparador físico, ¿qué es lo buscás en cada entrenamiento?
Sí, es raro encontrar casos similares, pero está bueno empezar a esta edad a incentivarlos a entrenar y que realicen ejercicios de coordinación. La idea es darles un gran abanico de posibilidades, que vayan más allá del fútbol, porque uno no sabe si el día de mañana va seguir vinculado a este deporte. 

Y más en edad temprana que es cuando el cerebro incorpora conocimientos…
Exacto. Entre los 8 y 9 años, el cerebro funciona como esponja y ahí es cuando vos lo llenás y lo cargás de información.

¿Cuesta la incorporación de nuevos ejercicios? ¿Es un trabajo evolutivo?
Si bien hay que respetar la etapa madurativa de cada chico, tenemos un desorden motriz de lo que es la primera categoría a los 6 años, pero después empieza a mejorar hasta llegar a la 01`, donde el desarrollo es muy importante.

Antes te referiste a los ejercicios coordinación. Es la piedra fundamental de los trabajos…
Claro. Siempre se trabaja sobre la coordinación y al final le sumas un poquito de fuerza, que no es la fuerza de gimnasio, sino que mezclas resistencia con trote, alargues, velocidad, aflojar…

¿Y cómo haces para que se prendan las categorías más chicas? ¿Muchos juegos?
Yo trato de empezar el entrenamiento jugando manchas. Aunque parezca mentira, sirve mucho. Vos a veces ves que los chicos corren todos juntos, a lo loco, y entonces ponemos algunas consignas para darle valor al trabajo. Y así los chicos se van enganchando.

Siempre se mira el Baby como trampolín a cancha de 11, ¿hoy nuestros chicos corren con ventaja al haber adquirido este tipo de entrenamiento físico?
Yo creo que sí. Como dije antes, el cuerpo va asimilando un montón de movimientos y el día de mañana solamente vas a tener que enriquecerlo. Por ejemplo, si al chico lo mandan a hacer una escalerita, lo va a poder hacer sin problemas porque el cerebro ya lo tiene incorporado. En cambio, para el nene que nunca hizo nada va a ser más difícil. Y ahí corrés con un plus.

En lo personal es tu primer año como profe de Los Andes, ¿cómo recibió la familia Milrayitas?
Muy bien. Desde un primer momento me recibieron como uno más de la casa. Yo trabajé en Rugby, en escuelas, pero nunca lo había hecho en fútbol y me siento muy a gusto. Tener estas instalaciones, con todo el predio a disposición para trabajar, que te den libertad para plasmar lo que vos quieras… La verdad estoy muy contento de estar trabajando con los chicos.

 

 

Jueves 23 de Octubre de 2014 | Baby Fútbol


subir