Los números 2013/14

Tras alejarse de la punta, el Milrayitas se quedó solo con la ilusión de ubicarse en los puestos de elite en el torneo. No pudo con sus fantasmas y estuvo a solo un paso de jugar el Reducido.

 

Por Pablo García

El sueño de obtener el torneo se vivió intensamente en las primeras jornadas del torneo. En apenas un puñado de minutos, un zurdazo del Tortu Segovia hizo vibrar las tribunas del estadio Gallardón ante Morón, que luego amplió el Pollo Soriano. En aquel debut de la casaca negra, Oswaldo Blanco se transformó en la sensación del equipo ni bien tocó la pelota y entre amagos, velocidad y potencia se ganó el cariño de la gente, con ovación incluida.

Comenzaban aparecer las tarjetas rojas, que luego abundaron durante todo el torneo, y las preocupaciones para Felipe de la Riva, ya que en dos jornadas el equipo había acumulado tres expulsiones, cosa que no sucedía hace por lo menos más de 30 años. Mientras, como su hermano Mario, Ricardo Vera debutaba en red en su primer partido con la Milrayitas en el Gallardón y, como lazo de sangre, también desde los doce pasos.

Alimentando la ilusión, Maxi Gagliardo, junto con toda su defensa, alcanzaba los 524 minutos sin que le conviertan goles, siendo la primera vez en su historia que Los Andes, en un inicio de torneo, superó cuatro partidos con el arco invicto. En medio, el partido contra Platense se suspendió por lluvia (se hizo costumbre en el segundo semestre de 2013), algo que no sucedía en el Gallardón desde el 2000.

Tras salvar el invicto a poco del final ante Platense, Chacarita y Temperley y alcanzar 12 partidos sin derrotas, Nueva Chicago frenó el tren de cosechar puntos desde el inicio del torneo (no alcanzaba esta racha desde 1965) al derrotarlo en Lomas. Sin embargo, en su buena seguidilla se habían impuesto los empates, un total de ocho, y el equipo no lograba despegar. Así comenzaron las dudas, junto a la pérdida de la localía en Lomas y la ausencia obligada de su público por los organismos de seguridad. Con un acento bohemio hizo sus veces de local en Merlo, Morón, Quilmes y Sarandí…

El trago dulce llegó en la Copa Argentina, cuando el Rojo pisó fuerte en el Oeste ante Merlo y clasificó por primera vez en su historia a la siguiente fase, luego de 4 intentos fallidos, con los goles de Soriano, Blanco y Noriega. En el torneo, finalizó la primera rueda a siete puntos del líder, que hasta ese entonces era Atlanta.

Luego de la victoria en Morón, Los Andes cayó ante el Dragón y fue vapuleado por Flandria, que estaba cómodo en el último puesto, con un contundente 4-0 en el inicio de las revanchas. Estos resultados y la irregularidad del equipo hicieron que la renuncia de Felipe De La Riva sea indeclinable. El sucesor, Fabián Nardozza, llegó un par de días después comenzando con el pie derecho: nuevo pasaje de ronda en la Copa y halago ante Acassuso, primera vez en la temporada que el CALA conseguía dos triunfos de manera consecutiva, mostrando su irregular recorrido.

Sin embargo, en el regreso a Lomas y ante su gente, perdió su posibilidad de seguir avanzando en la Copa al caer ante Italiano por penales, karma de Los Andes que, desde su afiliación a la Asociación Argentina de Fútbol, ganó únicamente una definición por esta vía hace casi 20 años ante Tigre.

A pesar de la sorpresiva derrota en Mataderos, el equipo comenzó a sumar una buena cantidad de puntos y goles (5-1 a Chacarita y 4-2 a Merlo) que lo ubicaban en el sendero para llegar al Reducido, cerrada ya la posibilidad del campeonato. Quizás el punto cúlmine haya sido la victoria a Temperley, con aquel resonado gol de Noriega y el caño del Mágico Ortiz a Brandan, que quedó grabado en nuestras retinas.

Pero no pudo sostener el estado de euforia y perdió muchos puntos contra los equipos más vulnerables como Colegiales, Tristán Suárez y Estudiantes. Sobre el final y ante la dependencia de muchos resultados, no le alcanzó la victoria ante la UAI Urquiza y, a pesar de todo, quedó en las puertas de disputar el Reducido. La revancha se abrirá en el próximo semestre… 


 

 

TECNICOS DE LA TEMPORADA 2013/14 y COPA ARGENTINA

Técnicos

Ptos.

J

G

E

P

GF

CC

Prom.

DE LA RIVA, Felipe

34

24

8

10

6

21

17

47,2%

NARDOZZA, Fabián

31

19

9

4

6

25

18

54,3%

TOTAL

65

43

17

14

12

46

35

50,3%

 

CIFRAS Y DATOS

- Fuerte en Lomas: Si bien jugó en varios escenarios, tanto en el Oeste (Merlo y Morón) como en el sur del Gran Buenos Aires (Quilmes y Arsenal) con un total de cinco partidos y más de cien días (118) sin actuar oficialmente en su cancha, Los Andes obtuvo una gran cantidad de puntos en condición de local: 11 triunfos, 5 empates (falta computar contra Italiano por la Copa) y cuatro derrotas. Así quedó a tan solo una unidad de Nueva Chicago en la tabla de locales del torneo con un 66,33% de efectividad en el Gallardón. La cifra obtenida solo es superada últimamente por el plantel Milrayitas del 2008 que obtuvo el ascenso, por una victoria más, sumando el Reducido y la Promoción. Inclusive pudo festejar sus dos únicas victorias consecutivas en el torneo de la B cuando jugó en su casa dos veces seguidas: Chacarita (5-1) y Comunicaciones (1-0). Previamente lo había hecho por primera vez en la temporada al vencer a Atlanta por la copa (2-1 en Morón, haciendo las veces de local) y Acassuso (2-0), en su vuelta a Lomas.

- Suma goles: Tras una pésima cosecha de goles en 2012/13 con 31 en su haber, el equipo alcanzó los 46 goles en 43 partidos (coeficiente de 1,069) en la temporada, incluida la Copa Argentina. La victoria más estruendosa llegó en el reprogramado duelo ante Chacarita por 5-1 (Zeballos, Franco, Noriega y dos de Fernando Lorefice), tirando por tierra siete años de la vez más cercana que alcanzó esa cifra (5-3 a Sarmiento también en Lomas -Beto Yaqué [2], Colo Tridente, Gordo Avalos y Martín Castagnino-). Merlo fue el equipo que peor llevó a mal traer en su propia cancha, al ganarle y convertirle 7 tantos: 4-2 (torneo) y 3-0 (Copa Argentina).

- Desde los 12 pasos: Comenzó y finalizó el torneo con un tiro desde los doce pasos y el encargado fue el mismo: el Chipi Vera, quien comenzó el torneo festejando su gol con la Milrayitas y finalizó un poco amargado, ya que Ignacio Pietrobono le desvió su disparo, sin embargo Martín Rose aprovechó para debutar con el arquero de la UAI Urquiza ya desvalido. Además de desperdiciar este último penal, el Chipi convirtió un total de tres (Flandria, Fénix y Atlanta) y el restante lo hizo Noriega a su ex equipo, el Canario de Jáuregui. Maxi Gagliardo se transformó en la figura al desviarle un penal a Iván Agudiak de Comunicaciones, inclusive tapándole el rebote, aunque no pudo con los de Christian Gómez, de Nueva Chicago, y Marcos Godoy, de Atlanta. También quedó fuera de la Copa en el Galladón ante Italiano desde el punto del penal: Bravo y Noriega sumaron para la ilusión, pero Segovia y Martínez no pudieron con sus compromisos; mientras los jugadores de Italiano no fallaron.

- Gran conservación del invicto: Tras el empate ante Temperley, Los Andes había alcanzado el mejor inicio de torneo con un invicto de 12 partidos, estadística que data del Torneo 1965, con 7 triunfos y 5 pardas (luego cayó 1-5 ante Colón en Lomas). Además superó sus otras dos grandes rachas sin derrotas en un comienzo de temporada: 1996/97 (Nacional B) y 1990/91 (Primera B), en donde alcanzó a sumar puntos hasta la 11° fecha; en 1996 había alcanzado 5 victorias y 6 en tablas (cayó 1-3 visitando a Morón) y en 1990 fueron 4 halagos y 7 empates (cayó ante Almagro 1-2 en Lomas). El verdugo de esta racha fue el equipo que se consagraría campeón: Nueva Chicago...

- Marca record en valla propia: Evitar los goles de los rivales también tiene su mérito y Maxi Gagliardo festejó un gran logro junto con toda la defensa Milrayitas, que cumplió a la perfección una tarea más que importante.  Desde el inicio del torneo, Los Andes estuvo sin recibir goles durante 494 minutos, que rompió Carlos Arce cuando logró el empate definitivo de Barracas. Así pasaron Morón, Defensores, Flandria, Acassuso y algunos minutos ante Platense (previo a la suspensión por lluvia) y el Barraqueño, antes que convierta el tanto. El equipo de Lomas llegó por primera vez en su historia en un inicio de torneo a superar un cuarto partido con el arco invicto. La vez más cercana fue en el torneo 1996/97, cuando el equipo dirigido por el Chavo Anzarda llegó a la tercera jornada sin goles en contra (justamente con los mismo resultados que había comenzado en el actual torneo 2-0/0-0/3-0), pero luego empató en dos con Chacarita.

- Eterna lluvia: El primer semestre del año, Los Andes jugó en su estadio en medio de aguaceros comenzando por Flandria. La jornada siguiente en Lomas, el juez Barraza suspendió a los 15 minutos del complemento el encuentro ante Platense, luego de una interminable tormenta que abnegó el campo de juego, cosa que no ocurría en el Eduardo Gallardón desde el 2000 (cuartos de final del Reducido por el Segundo Ascenso ante Almagro). Así se transformó en algo habitual para el hincha Milrayitas vestirse con piloto o llevar paraguas al Gallardón porque también ocurrió lo mismo con Nueva Chicago (suspendido por la caída de un fuerte chaparrón pero también llovió en su reprogramación) y Merlo.

- Agua, siempre agua: Y si no es el clima, puede haber otro motivo para que los jugadores se mojen: en pleno partido con Fénix se prendió el sistema de riego y el árbitro Paulo Vigliano debió parar el encuentro durante varios minutos. Algunos jugadores cuasi Los Tres Chiflados trataban de esquivar el chorro de agua y otros, por ejemplo el Pelado Ortiz, aprovechó para refrescarse. Entre tanto, el ex entrenador Felipe de la Riva había mandado rápido a los utileros a buscar los botines altos para terreno mojado.

- Dos nuevos rivales: esta temporada el equipo abrió dos nuevos historiales, Fénix y UAI Urquiza, con los que quedó en ambos casos a mano: un triunfo y derrota con cada uno.

 

 

TEMPORADA 2012/13 y COPA ARGENTINA

LOS ANDES

Ptos.

J

G

E

P

GF

CC

Prom.

LOCAL

42

22

12

6

4

30

13

63,6%

VISITANTE

23

21

5

8

8

16

22

36,5%

TOTAL

65

43

17

14

12

46

35

50,3%

 

LOS FUTBOLISTAS MILRAYITAS

Sin quitarles méritos a los estrategas, los futbolistas son los protagonistas indiscutidos del juego y, por este motivo, son quienes en conjunto llevan las riendas del equipo en el torneo…

- El artillero: Alejandro Noriega se transformó en el goleador del equipo con 10 tantos (ocho en el torneo y 2 en la copa), que genera un promedio 0,30 por partido. El primer grito de gol con la Milrayitas fue ante su ex equipo Flandria de penal. El delantero se destapó con un hattrick contra Merlo, cosa que no le ocurría a un jugador de Los Andes desde hacía dos años cuando Leo Romero le convirtió tres tantos a Defensores en Lomas. Sin embargo, Noriega se metió en los corazones de los hinchas Milrayitas a fuerza de sus goles a Temperley; tras sellar la igualdad en Lomas, Noriega expresó: “El recibimiento fue increíble. La verdad que fue impresionante, por eso queda ese gusto agridulce de no poder brindarle a la gente lo que nos brindó a nosotros”. En la revancha se hizo cargo y empujó la pelota en la boca del arco defendido por De Bortoli, que desató el delirio de todo Lomas.

- Lazos de sangre: Con el gol de cabeza en el último partido ante la UAI Urquiza, Ricardo Vera igualó la línea de goles de su hermano Mario con la casaca de Los Andes. Un total de 8 goles cada uno, con la aclaración que aquel llamado ‘Burrito Ortega de la B’ convirtió cinco de penal, mientras el Chipi apenas tres (uno de ellos en la Copa Argentina ante Atlanta). Para encontrar otra coincidencia, recién en el último partido el Chipi también lo igualó de forma negativa: ambos desperdiciaron una oportunidad desde los doce pasos. Sin embargo, vale aclarar algunos otros números: el hermano mayor disputó 44 partidos entre 1997 y 2000 (ascendió a primera con Los Andes) contra 39 del Chipi, quien se gana un punto a su favor por mejor coeficiente, entre partidos y goles.

- Los otros goles: El colombiano Oswaldo Blanco concretó siete en su cuenta personal (5 en el torneo y dos en la Copa), con la particularidad que por ‘cábala’ solo festejó su primero ante Almagro. Le siguió Fernando Lorefice, quien se desató en el último semestre a puro remate de larga distancia y con algunos de alta factura y luego llegó el Pollo Soriano con 4 gritos, dos de los cuales son emblemáticos: en los minutos finales estableció la igualdad ante Chacarita y la victoria ante Comunicaciones, que le devolvía la ilusión de lucha al equipo. El Tortu Segovia alcanzó la cifra de tres, siendo el primero en convertir a tan solo 6 minutos del comienzo del torneo y el tercero un golazo al ángulo para sellar la igualdad ante Platense. Con dos tantos se encuentran Lucho Zeballos y Lucas Vicente, que metió una fantasía con el gol de taco a su ex equipo Colegiales. Con apenas un grito están Cristian Ortiz y Mauro Pajón (ambos fueron de tiro libre); Daniel Franco, Lucho Bevacqua y Martín Rose, quien en la última fecha aprovechó su picardía y velocidad para convertir el primer gol con la camiseta que tanto ama, cuando Pietrabono estaba aún recuperándose del rebote, tras el fallido penal del Chipi Vera. La Ratita había anticipado su blanco en la fecha anterior ante Estudiantes, cuando un disparo suyo dio en la base del palo.

- Presencias: Incluyendo Copa Argentina, tres futbolistas acumularon 40 partidos jugados, aunque Maxi Gagliardo alcanzó los 3598 minutos de juego, de las cuales faltó a tres convocatoria por las dos expulsiones que recibió durante el torneo y dejándole paso a Ariel Barros (270'). También con la máxima cantidad de presencias están Emma Martínez con 3543’, de gran rendimiento en la última línea del Milrayitas, y Daniel Franco llegó a 3540’, siendo uno de los baluartes en la defensa. A estos le sigue con 39 encuentros Juan Pablo Segovia (3437'), quien comenzó sorprendiendo por sus goles cuando el Rojo jugaba con línea de tres pero finalizó siendo un aguerrido lateral, y el Chipi Vera (2809'). El paradójico ‘Negro’ Blanco quedó rezagado de la tabla de presencias con 37 partidos (2283'), siendo siempre una alternativa en ataque. La lista sigue con 36 partidos el Rana Barale (1823 minutos) y con uno menos aparecen los dos volantes centrales Luis Zeballos (2971') y Fernando Lorefice (2824’), en que también ocupó un par de minutos el arco Milrayitas, tras la expulsión de Gagliardo ante Atlanta, y salió invicto. Los delanteros Andrés Soriano (2032') y Alejandro Noriega (2014') llegaron a 34; Luis Bevacqua con 30 (1533') y debajo de esa línea están Lucas Vicente (1977’), Juan Bravo (1885’), Mauro Pajón (1344’), Cristian Ortiz (1156’), Jonathan Belforte (977’), Martín Rose (912’), Maxi García (495’), Gustavo Mbombaj (211’), Digo Romero (204’), Matías Roldán (167’), Guille Ojeda (147’), Mariano Caporale (92’) y Ricardo Villalba (90’). 

- Los debutantes: Dos delanteros canteranos tuvieron su bautismo con la camiseta Milrayitas. Ambos fueron promovidos de las inferiores por Fabián Nardozza pero los dos jugadores acumularon un puñadito de minutos que no alcanzan las dos cifras: Julián Vivas (3' disputados), de 18 años,  lo hizo sobre el final de partido ante Acassuso; mientras Marcos Oroño (5' en total), de 19 años, lo hizo con el resultado sellado en la goleada ante Chacarita. Ambos debuts fueron ante su público en el mismísimo Gallardón. Fueron 20 futbolistas que debutaron con nuestra casaca en esta temporada, pero Vivas y Oroño fueron los primeros en ser un debut pura y exclusivamente de juveniles nacidos en Villa Albertina.

- Lejos del fair-play: En toda la temporada, el plantel de Los Andes padeció muchas expulsiones con un total de 19, sumando la copa, y se subió al podio del torneo de Primera B Metro al acumular 18 tarjetas rojas. Antes de finalizar la primera etapa, Daniel Franco encontró la primera roja del equipo en el debut del equipo y así comenzaron a salir como epidemia durante el resto de la temporada. Cosecharon dos los futbolistas Oswaldo Blanco, Alejandro Noriega, Luis Zeballos, Emmanuel Martínez, Juan Segovia y Maximiliano Gagliardo, quien le tuvo que dejar el lugar y los guantes a Fernando Lorefice. Otro caso particular fue el de Mauro Pajón quien fue expulsado dos veces seguidas, en el período de una semana y un día: contra Italiano por la copa y ante Platense por el torneo. Al igual que Franco, también se fueron a las duchas antes de la finalización del partido por única vez Maxi García, Fernando Lorefice, Diego Romero y Cristian Ortiz. Entre los dos campeonatos, los rivales de turno tuvieron un total de 16 futbolistas expulsados.

- Un equipo con aroma a café: Juan Bravo y Oswaldo Blanco se transformaron en los dos primeros colombianos que juegan juntos en el Milrayitas. Quizás la vez más cercana que hubo en el Gallardón más colombianos (una delegación completa) fue en el amistoso ante Independiente Santa Fe en 2008, en que el equipo de Lomas se impuso por 3 a 2. Los últimos colombianos que se calzaron la Milrayitas fueron el zurdo Alexis Mendoza y, anteriormente, Carlos Asprilla, el mayor del clan Asprilla (hermano de Luis y Jimmy Asprilla) y además primo del famoso Faustino.

- Toco y me voy: Matías Roldán se fue masticando bronca en su debut. Ingresó en el complemento contra el Dragón y estuvo solo 11 minutos en el campo. Es que tras la expulsión Martínez y cuando había tocado un par de pelotas, Felipe de la Riva decidió reemplazarlo por la Ratita Rose…


PRIMEROS PASOS EN LA COPA

Finalmente tras disputar cuatro veces este torneo, Los Andes pudo dar una vuelta de página a su historia al romper su racha negra en la quinta edición y pasar por primera vez la fase inicial de la Copa Argentina con la goleada a Deportivo Merlo en el Oeste con tantos del Pollo Soriano, Oswaldo Blanco y Alejandro Noriega.

Luego, en la siguiente etapa, eliminó a Atlanta al ganarle con goles de Noriega y el Chipi Vera de penal, sobre el final del partido, mientras abría el marcador desde los doce pasos Matías Castro para la visita, que jugó poco más de 45 minutos con un futbolista menos, ya que vio la roja Gastón Pinto.

La eliminación quedó en manos de Sp. Italiano en Lomas, tras igualar en uno con la apertura del marcador de Elías Di Biassi y estableció las pardas el negro Oswaldo Blanco. Ya superado el karma de la Copa, llegó el otro karma: los penales. En 92 años de afiliación a la Asociación Argentina de Fútbol, Los Andes solo ganó desde los doce pasos el 18 de junio de 1994 en Victoria ante Tigre por la semifinal del hexagonal por el 2do ascenso a la B Nacional, que lo clasificó para jugar la final con el Deportivo Armenio para luego obtener el ascenso de categoría. Antes y después de aquella ocasión, la definición por penales nos fue esquiva quedando eliminado en cuatro oportunidades: Newell’s Old Boys (1970), Ituzaingó (1992), Deportiva Riestra (2011) y la reciente con Italiano.

En su historia en la Copa, Los Andes había caído en la primera instancia en la edición anterior del certamen ante el humilde LN Alem, con tanto de Moreira -siendo el primer encuentro entre ambos conjuntos- y en la primera edición del remozado torneo ante Riestra, tras perder en la definición desde el punto del penal por 4-2 en Lomas.

Estas decepciones y pasos en falso se suman a las ediciones de 1969 y 1970, donde quedó eliminado en primera ronda por Sarmiento de Santiago del Estero, tras perder por 2-0 y en la revancha no le alcanzó ganar por la mínima diferencia.  En tanto, en la segunda edición (1970), consiguió dos igualdades en cero contra Newell’s pero el equipo rosarino venció por penales 4-2, donde el Bambino Veira convirtió todos los penales para la Lepra.

 

Martes 3 de Junio de 2014 | Datos y Estadísticas

subir