Los Andes en la B Nacional-Parte III

La última etapa de Los Andes en la B Nacional dejó más sinsabores que alegrías. Ni con la vuelta de los héroes del ascenso se pudo revertir la caída. Un ídolo –Romero– le dejó la posta a otro: Gustavo Ruiz Díaz.

Por Pablo García

Luego de una breve experiencia en Primera, Los Andes volvió a disputar el torneo de la B Nacional en el 2001/02. Arrancó  de la mano de Jorge Burruchaga –que en la misma temporada tomó Arsenal y ascendió- y después ocupó el cargo el Lobo Zerrillo. La irregularidad conspiró contra el objetivo: volver rápidamente a la máxima categoría.

Burru duró poco... 

A los sobrevivientes Orlando Romero, Juan Arce, Mauricio Levato, Germán Denis, Marcelo Moya, Sebastián Domínguez, y Gastón Losa -que tuvo la oportunidad de atajar como titular después de cuatro temporadas en el club-, se sumaron varios refuerzos: Ricardo Silva, Cristian Saboredo, Diego Graieb, Juan Avendaño, Gustavo Lema, Alfredo Grelak, Fernando Sánchez,  Diego De La Vega, David Díaz, Hernán Ocampos, Maximiliano Gómez, Leonardo Mansilla, Walter Ledesma, Mariano Martínez y Fabián Testa, entre otros.

En el Apertura Los Andes terminó lejos del campeón. Emigró Denis (había hecho 14 goles) al Cesena (Italia). También se fueron Lema (a Tristán Suárez) y Grelak, Graieb y Sánchez (a Platense). Zerrillo promovió y alternó juveniles que debutaron en primera: Gustavo Ruiz Díaz, Fernando Fayart, Juan Rios, Marcos Cardozo, Javier Patalano, Marcelo Bariffo y Lázaro Bazán. En el Clausura, disputando la Zona A, quedó lejos para la clasificación por el segundo ascenso.

El grito de Gerli 

En el torneo 2002/03 comenzó comprometido con el descenso y,de la mano de Zerrillo, formó un equipo que pretendía estar en los puestos de vanguardia. Seguían Saboredo, Domínguez, Gómez y Losa, y entre los juveniles comenzaron a destacarse en los habituales titulares Gustavo Ruiz Díaz y Juan Ríos. Se acoplaron Daniel Islas, Juan Brown, Paolo Frangipane, Fernando Gatti, Gustavo Dueña, Maximiliano Flotta, Guillermo Leiva, Gastón Díaz y Alexis Olivera. Volvieron al club Matías Marchesini y Carlos Javier Netto, que habían participado en la campaña en Primera División.

El equipo no arrancó bien y  en la novena fecha renunció Zerrillo. Tomó el mando José María Bianco, que apenas obtuvo dos puntos más que su antecesor, jugando un partido más. Lo positivo fue que finalizó el Apertura ganándole 3 a 1 de local a El Porvenir, con el que peleba por no descender. Almagro, que también había arrancado abajo, ya había tomado distancia. Español, mientras, estaba practicamente condenado.

A mitad de temporada llegaron Lucas Sparapani y Alejandro Baigorria, que rescindió el contrato antes de finalizar la temporada. Los malos resultados y la colocación del equipo en la zona de de promoción le costaron el cargo al DT. En la a fecha 12 del Clausura dirigió la dupla Micozzi y Díaz. Pero el que finalmente tomó el mando de la nave fue Jorge Vendakis, que le cambió la cara al equipo. Con volumen de juego y  12 puntos en 7 partidos, Los Andes se puso a salvo. En el último encuentro zafó de disputar la promoción al ganarle a El Porvenir de visitante por 1 a 0, con gol de Juan Ríos.


Ni con ellos…

La última temporada del Milrayitas en el Nacional fue en la temporada 2003/04. Jorge Ginarte volvió a la dirección técnica y, con él, regresaron Orlando Romero, Alejandro Migliardi, Fabio Pieters, Andrés Bressán, Luis Darío Pérez y Martín Gianfelice, por lo que todo rememoraba a aquel ascenso a Primera. La situación era parecida, ya que el equipo iba  a luchar por no descender. Los Andes comenzó el torneo con el peor promedio de la zona metropolitana descartando los recién ascendidos y descendidos -Ferro, Huracán y Unión-.

Para encarar la nueva temporada solo habían quedado Gastón Díaz, Gustavo Ruiz Díaz, Paulo Díaz y Lázaro Bazán. Además de los héroes del ascenso de 2000, se sumaron Angel Puertas, Alberto Godoy, Omar Zarif, Ricardo González, Gustavo Paruolo, Hernán Maisterra, Héctor Ledesma, Guillermo Franco, Jorge Stingo, Fabián Miño, Maximiliano Peruscina, Cristian Naranjo y Rafael Naqui Rodríguez (de regreso).

Los Andes tenía la cabeza puesta en el promedio, pero al cosechar muchos empates -sumados a una serie de derrotas- no pudo acortarle distancia a Almagro y El Porvenir. Sin embargo, las esperazas estaban intactas porque Unión, que había descendido de Primera, estaba último en el promedio de descenso.

A fin del Apertura renunció Ginarte y, con él, se alejaron Godoy, Maisterra, Pérez y Naranjo. Tomó la batuta Jorge Ribolzi y fueron contratados Hernán Cabrera y Pablo Caballero. Comenzó el Clausura de la mejor manera: le ganó a Unión con gol del debutante Cabrera y, en la tercera jornada, por uno a cero a Argentinos Juniors, siendo el primer equipo que obtuvo los tres puntos en el nuevo estadio Diego A. Maradona. Pero tres derrotas -una de ellas frente a Almagro- y cuatro empates -el último contra El Porvenir de local- pusieron en jaque a Ribolzi, que dejó el cargo.

Chau, Negro... 

Asumió Juan Carlos Díaz, el ídolo de toda la vida, que dirigía las inferiores. El Nene le dio confianza y continuidad a juveniles, que ya habían debutado con Ribolzi, como Jonathan Maidana, Jonatan Tridente, Matías Coto, Agustín Picciolo y Fernando Carca, entre otros. Hasta jugar contra Belgrano, obtuvo cuatro triunfos, un empate y tres derrotas. Pero en Córdoba quedó el sueño de evitar el descenso en la última fecha frente a Belgrano. Con una victoria, el equipo se salvaba del descenso directo y para ir a pelear a la promoción.  Como una pesadilla cayeron los cuatro gritos del Pirata cordobés y, más aún, las noticias de la victoria de Unión, que empatando perdía la categoría.

La última formación fue con Migliardi; González, Maidana, Franco; Zarif, Gastón Díaz, Pieters, Paruolo; Cabrera; Caballero y Tridente. A los 20 del segundo tiempo entró Orlando Romero, que jugó su último partido oficial y con la camiseta en la que había debutado, en la misma categoría, en 1986. Se apagó su fútbol y fue el fin de una etapa para comenzar una nueva. El Milrayitas siguió escribiendo su historia futbolera y, luego de cuatro años, ya está de vuelta en la categoría que vio nacer.

FOTO: Banderazo para apoyar al equipo, antes del partido con San Martín de Mendoza. Peleábamos para zafar...  (imagen Lomaslocura)

Jueves 7 de Agosto de 2008 | Info Diaria

subir