Comunicado Oficial

Un criterio dispar que genera injusticia y no soluciona sino alimenta la violencia en el fútbol.

 

Desde el mes de octubre de 2013, al Club Atlético Los Andes y en consecuencia a sus socios y simpatizantes, se nos ha impuesto una sanción a todas luces arbitraria y, hoy más que nunca y a la luz de sanciones aplicadas a otras instituciones por hechos de mayor gravedad, totalmente infundada y desmedida. La inequidad y la parcialidad de los fallos de la APREVIDE generan, a no dudarlo, más violencia.

No es el Club Atlético Los Andes, ni ninguna Institución deportiva, quien se debe hacer cargo de las políticas de seguridad en los estadios y adyacencias. Hemos cumplido con todas las reformas edilicias, excesivas en algunos casos, que nos ha encomendado la APREVIDE. Esas obras han costado mucho dinero y la seguridad edilicia de nuestro estadio es el límite de nuestra responsabilidad como Institución.

El Club viene soportando pérdidas económicas irreparables: nos han clausurado el estadio, debiendo alquilar otros para disputar partidos en condición de local; abonamos cuantiosos operativos policiales en otras localidades con la sola finalidad de custodiar a nuestro plantel, habida cuenta que nuestra parcialidad no puede concurrir por haberse decretado que los partidos de nuestro club son a puertas cerradas; logramos, a partir de hechos lamentables que son de público conocimiento y de la movilización de nuestros hinchas, abrir nuevamente el estadio para que nuestro primer equipo de fútbol haga las veces de local en el mismo, pero con una particularidad: todas las semanas, el socio del Club Atlético Los Andes debe reempadronarse en sede policial, debiendo abonar además un bono adicional para costear el operativo policial.

Sería abundante referirse a la desventaja deportiva que todo esto genera.

Con lo expuesto, y en atención a la diferencia de criterio de los organismos de seguridad deportiva, llámense APREVIDE, comisarías local, departamental y distrital, el Club Atlético Los Andes exhorta a estos estamentos a que en forma inmediata autoricen sin más trámite el ingreso irrestricto a nuestro estadio de la totalidad de los socios y simpatizantes que no estén impedidos legalmente de hacerlo. De no resolver nuestra petición en consecuencia, concurriremos por las vías legales correspondientes, a los fines de subsanar los perjuicios que vuestro autoritario, infundado y temerario proceder nos han ocasionado.

Apelamos, asimismo, a que las autoridades municipales se involucren en defensa de nuestra Institución, aportando las soluciones a toda la problemática que les hemos transmitido. No pueden nuestros gobernantes, no advertir las notables diferencias de criterio con que las autoridades policiales resuelven las problemáticas de los clubes del Municipio de Lomas de Zamora.  De una vez por todas, los funcionarios municipales tienen que entender que están a disposición de la comunidad toda, que el Club Atlético Los Andes es parte de ella, teniendo la obligación ineludible de cumplir con sus obligaciones sin hacer valoraciones de los colores deportivos de sus preferencias. Lamentablemente hace mucho tiempo que el Club Atlético Los Andes siente el destrato de los gobernantes municipales.

Es dable recordar a la comunidad toda, que somos un club Social y Deportivo casi centenario, que nuclea más de seis mil socios activos, con una Institución Educativa modelo que alberga casi mil alumnos en los niveles inicial, primario y secundario, con veintitrés actividades deportivas; una Institución que trabaja día a día realizando una importantísima función social, conteniendo a los jóvenes e inculcándoles el deporte.

Por último, informamos que en caso de no modificarse la tremenda injusticia que hoy sufre nuestra institución, padeciendo sanciones excesivas y discriminatorias, verdaderamente insostenibles desde lo jurídico y moral, nuestra comunidad se movilizará en las calles en procura de justicia y equidad.


Comisión Directiva Club Atlético Los Andes

 

Lunes 21 de Abril de 2014 | Comunicados

subir