TEMPERLEY 0

La historia se repite otra vez... El Milrayitas ganó un partido chivo en el Beranger y se reposicionó en puestos de Reducido. Festeje Lomas, festeje...

 

Fotos: Máximo Palamara


Jugaron como hermanos; festejaron como hinchas. Ellos lo hicieron: los guerreros de Nardozza  Como alguna vez inició este camino de triunfos sobre los vecinos de Turdera Manuel Da Graca, en 1939. El Milrayitas ganó el partido que debía ganar y el sueño de Reducido se agiganta día a día. Alejandro Noriega, el mismo que vulneró a Federico Crivelli en la ida, ahora silenció el Beranger. Como de costumbre. Historia repetida. Un clásico…

Nada de tribuneadas, nada de vender espejitos de colores. El Rojo habló en el campo. El entrenador Fabián Nardozza dio un mensaje en la semana y se cumplió al pie de la letra. Así se ganan las finales: dejando la piel. Como dejaba entrever el video motivacional que le fue mostrado al plantel a minutos de afrontar la batalla. Su batalla.

Los Andes le puso el pecho. En el primer tiempo no mostró tanto virtuosismo, pero nunca resignó voluntades. Después de un arranque desfavorable (el Celeste lastimó por izquierda), Lomas tomó cartas en el asunto y la mano cambió. Fernando Lorefice empezó a manejar la pelota con criterio y la idea era clara: aprovechar la verticalidad de Bevacqua y Vera ante la pesadez defensiva del local. Y salvo algunos intentos aislados (los arqueros no pasaron sobresaltos), la etapa inicial se despedía con pocas novedades.

Sin variantes en los equipos, la segunda mitad presentó otro escenario. Temperley cayó en la imprecisión y Lomas empezó imaginarse el partido que siempre quiso jugar. El de la defensa firme (liderados por Maxi Garcia, de gran labor), los doble cinco “libres” y los toques de distinción de Cristian Ortíz. Y con pelota al piso y buena circulación, Lomas ganaba en confianza.

El cronometro marcaba el cuarto de hora y de un córner local llegó el delirio albirrojo. Maxi Gagliardo descolgó arriba, salió rápido, la tocaron Bevacqua y Lorefice, éste abrió a Martínez, centro y Ale Noriega, por detrás, decretaba el 1-0. A gritarlo, dale. Todos juntos…

Y todos juntos subsistieron. Después del gol fueron casi 38 minutos de resistencia. Ojo, Temperley tampoco hizo demasiado, pero Lomas afiló los dientes, movió el balón con inteligencia (más que nunca prevaleció la clase del Pelado Ortíz) y entró en el descuento con viento a favor.

“¿5? ¿Cómo puede adicionar?”, pensaban en voz alta en el banco visitante. Pero ya estaba todo dicho. Maxi Gagliardo bajó la persiana con una volada magnífica y la imagen del final llegó por decantación.  Ronda ganadora. Festejos en el vestuario visitante. Regreso alocado al Gallardón. Humo Rojo por todos lados. Y que siga la fiesta. La historia se repite otra vez…

 

SINTESIS

Temperley (0): Leandro De Bórtoli; Carlos Ramos, Gastón Aguirre, Brian Cucco, Nicolás Demaldé; Fernando Brandán (ST 45` Ariel Rojas), Darío Salina, Leonardo Di Lorenzo (ST 10` Carlos Herrera), Martín Minadevino (ST 37` Fabián Nardozza); Matías Jara y Luis López. Suplentes: Rodrigo García, Cristian Paz, Patricio Romero y Leonel Unyicio. DT: Ricardo Rezza

Los Andes (1): Maximiliano Gagliardo; Emmanuel Martínez, Maximiliano García, Daniel Franco, Juan Pablo Segovia; Luis Bevacqua (ST 47` Mariano Barale), Luis Zeballos, Fernando Lorefice; Cristian Ortíz (ST 37` Lucas Vicente); Ricardo Vera (ST 41` Andrés Soriano) y Alejandro Noriega. Suplentes: Ariel Barros, Jonatan Belforte, Martìn Rose y Oswaldo Blanco. DT: Fabián Nardozza

 

Gol: ST 16` Noriega (LA).

Amonestados: Luis López, Salina y Cucco (T); Franco (LA), Segovia, Noriega y Lorefice (LA)

Arbitro: Ignacio Lupani

Asistentes: Gerardo Carretero y Nicolás Bravo.

Cuarto Arbitro: Carlos Stoklas

Estadio: Alfredo Beranger
 

 

Más fotos en nuestra Galería del Face Oficial: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.630840873621138.1073741888.126299324075298&type=1

 

 

Viernes 18 de Abril de 2014 | Fútbol Profesional

subir