Un equipo con autoridad

...que juegue de igual a igual ante cualquiera. En eso piensa Fito Della Picca, a menos de dos semanas del debut.

Leandro Saltamerenda
lsaltamerenda@clublosandes.com

Llegó como piloto de tormenta en la peor parte del torneo. Al principio algunos hinchas lo miraron de reojo y su adaptación al mundo Milrayitas no fue fácil. Pero, con el correr de los partidos, Rodolfo Della Picca supo aprovechar el buen caudal de puntos cosechado durante el ciclo de Alberto Pascutti, le dio su impronta al equipo, y encauzó el rumbo hacia un futuro soñado. Todos saben el final de la película. El conjunto de Lomas sacó boleto a la B Nacional y el ambiente, como siempre sucede ante los éxitos,  cayó rendido a los pies del entrenador. Fito traía como pasado inmediato una salida fugaz de Ferro y dos finales perdidas, una precisamente con el equipo de Caballito y otra con Estudiantes (BA). Por eso, lo festejó el doble. Ahora, cerca del debut ante Defensa y Justicia, Della Picca palpita la nueva aventura del rojo de Lomas en la segunda categoría del fútbol argentino.

Con la pretemporada en SMATA ya finalizada y a dos semanas del inicio del campeonato ¿Qué conclusiones se pueden sacar?
Hasta el momento hemos hecho la parte física y de a poco empezamos a trabajar con la pelota y en el armado del equipo. Todavía falta la llegada de algunas incorporaciones, pero creo que estamos haciendo las cosas bien.

¿Cómo fue la adaptación de los refuerzos que llegaron?
Es perfecta, lo que pasa que la clave es que el grupo es bueno. Acá hay un plantel de buena gente, que tiene la cabeza abierta y piensa siempre en positivo. Todos saben que nadie viene a sacarle el lugar a otro, sino a sumar. Así que eso también es fundamental para que cuando lleguen los nuevos haya un ambiente cordial.

Con la contratación de Juan Acosta Cabrera, que se sumó a otras llegadas ¿Ya estás conforme con el plantel que se constituyó?
Sí, sí, todavía faltan algunos jugadores más y de a poco vamos armando el grupo definitivo. Y después de conformar el plantel tenemos que encontrar la base titular. Hay que formar un equipo fuerte, que juegue de igual a igual ante cualquiera y que cuando entre a la cancha muestre mucha autoridad.

En esta etapa es difícil hacer un análisis futbolístico, pero ¿Cómo viste a Los Andes en los amistosos?
Yo digo que hay tiempos para el trabajo físico y hay tiempos para el trabajo futbolístico, que es el trato de la pelota, la técnica y las variantes del juego. En este momento estamos evaluando lo físico y los partidos que hemos jugado fueron de acuerdo al esfuerzo que hicimos en el entrenamiento. Entonces es prematuro e injusto sacar impresiones de la parte técnica del futbolista cuando venimos apuntando a otro tipo de aspectos. Por ejemplo, el día anterior a los amistosos, la práctica está durando más de una hora, cuando en realidad, antes de un encuentro normal casi no hacemos nada. Por eso, estas cosas seguro que van a ir en contra del jugador y nosotros somos conscientes de eso.

Sos un técnico que tiene experiencia en el ascenso y que conoce la divisional ¿Con qué B Nacional se va a encontrar el Milrayitas?
Es una categoría fuerte y este año como nunca se ha dado que los clubes contrataron muchos refuerzos y los equipos del interior tienen un presupuesto muy alto. Eso para nosotros y el resto de los conjuntos de Buenos Aires es una desventaja enorme y a la hora de sumar incorporaciones, ellos tienen la prioridad. Pero bueno, esa diferencia económica y de futbolistas hay que compensarla con trabajo y mucho orden. Igual esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa. Sí, este es un campeonato difícil, hay que viajar bastante, de visitante sos bien visitante y eso, a veces, cuesta.

¿Influye que durante la primera parte del torneo Los Andes tenga ocho viajes?
Puede ser, pero en algún momento hay que hacerlos, ya sea al principio, en el mitad o al final. Eso sí, la condición de visitante es muy complicada porque el público va mucho a la cancha, el árbitro tiene demasiada presión y la siente. La diferencia está y sucedió el semestre pasado cuando San Martín de Tucumán pudo ganar afuera y terminó saliendo campeón.

Y en lo personal, el torneo pasado tuviste una rápida participación en la B Nacional como entrenador de Ferro ¿Lo tomás como una revancha?
No, no creo en las revanchas. Sí me parece que tenemos una buena oportunidad para hacer un buen campeonato. Es un torneo que da gusto jugar y para nosotros que estamos en la profesión tiene mucha difusión. Y además está el gran sueño de conseguir algo importante con este club y lograr una cosa que te marqué, como puede ser llegar a Primera y jugar frente a Boca, River. El estar tan cerca de jugar en la Bombonera, por ejemplo, es una motivación enorme. Pero revancha es una palabra muy dura; esto es un deporte, un juego y hay que tomarlo de esa manera. Con la seriedad que merece, pero disfrutarlo, principalmente.

¿Es una satisfacción especial para el cuerpo técnico que muchos de los jugadores hayan recibido propuestas después de lograr el ascenso y terminen quedándose?
La satisfacción de recibir una propuesta o ser vistos por otros clubes es de ellos, porque si los han buscado quiere decir que hicieron las cosas bien. El hecho de retenerlos sí es importante, ya que conocen una parte del trabajo, el orden, y no es que nosotros tenemos que armar todo de nuevo. Sabemos que en las primeras fechas vamos a tener algunos problemas, porque no vamos a poder contar con algunos de los muchachos que terminaron jugando, pero bueno, de a poquito con los nuevos estamos trabajando para poder armar un equipo bien sólido.

¿Cuál va a ser el objetivo inmediato de este Los Andes?
Es lógico que todo entrenador quiera salir campeón. Esa es la realidad. Pero yo creo que hay que ir por partes y lo primero va a ser sumar 45 puntos. Si lo conseguimos por ahí tenemos eliminado el tema del descenso. A partir de ese momento, hay que ver cuántas fechas faltan y sumando 10 o 12 más sobre el final, tal vez aparece la chance de pelear por el ascenso. Por ejemplo, el torneo pasado, Belgrano sacó el 53% de los puntos y terminó jugando la Promoción con Racing. Después de todo no son tantos puntos y no es una locura ilusionarse. Además, al ser un torneo tan parejo, la gran mayoría de los equipos se saca puntos. Así que acá hay que empezar a jugar y ganar. Una vez logrado el primer objetivo se analiza hasta dónde se puede llegar. Tenemos que ir despacio y avanzar escalón por escalón. Si uno se pone a pensar en el futuro, te confundís y no sirve. Por eso hay que seguir de esta manera y sabiendo que las cosas las estamos haciendo bien. 

 

Domingo 27 de Julio de 2008 | Fútbol Profesional

subir