Amor por duplicado

Ellas son las gemelas de Lomas. Te presentamos la historia de Milagros y Micaela Marín, alumnas de nuestro Colegio Ejército de Los Andes y fanáticas del Milrayitas. Una pasión con el mismo ADN…

 

Para esta fecha, año tras año, el Colegio Ejército de Los Andes nos tiene preparado un capítulo más para contar. Alguna vez reconocimos a nuestra ex egresada Agustina Beraldi por adjudicarse una beca para participar del Instituto Balseiro. O durante el 2012, que distinguimos a los mejores promedios de los tres años más grandes del Secundario. Bueno, en esta oportunidad, las protagonistas son las “gemelas Marín”, como así se las conoce por los pasillos de la escuela. Milagros (es más grande por dos minutos) y Micaela. Micaela y Milagros. Ambas egresan en el 2014 y comparten el ADN Milrayitas. Las dos socias, las dos fanáticas de Lomas. Sí, un amor por duplicado. Vamos a conocer un poco más su historia…


¿Cómo nace este romance por Los Andes?
Micaela:
Desde que tenemos 4 años, papá y mamá que nos traen a la cancha. Al principio era algo aislado, pero antes de cumplir los 15 empezamos a venir siempre. Desde el 2-2 con Temperley no faltamos nunca.

Es una herencia familiar…
Micaela: Exacto. Mi papá venía mucho a la cancha, mi tío también, mi mamá lo mismo durante el ascenso a Primera. Somos todos de Los Andes, menos mí abuelo que es hincha de Temperley…

Se equivocó…
Milagros (risas):
Sí, dijo que las nenas le salieron mal.

¿Tienen algún partido que recuerden más que otro?
Milagros:
Y, el último de Chacarita. Ganamos, pero fue un descontrol barbaro. Corría gente por todos lados, nosotras estábamos en el medio, no sabíamos donde ir. Mucha adrenalina.

Vemos que son chicas de la Tribuna Palacios…
Milagros:
La verdad, nos gusta ir a la popular, pero si podemos vamos del lado de socios. Es más tranquilo y a veces también tratamos de evitar pelearnos con algunos hinchas que dicen cualquier cosa.

¿Y cómo es el día a día en el colegio? ¿Hay hinchas fanáticos cómo ustedes?
Milagros:
Sí, hay algunos chicos que van a la cancha y otros ni les interesa el fútbol, pero hacen actividades en el club.

¿Y ustedes? ¿Practican algún deporte acá?
Micaela:
Queremos empezar ahora Futsal Femenino, pero mamá no nos deja. Y antes hicimos Handball, pero no tuvo mucho éxito.

¿Cómo definirán su pasión por Los Andes?
Milagros:
Una locura inexplicable. La verdad no se entiende cómo una mujer puede estar completamente enamorada de un club. Y a este nivel. Las dos tenemos nuestros momentos femeninos, pero cuando nos sale el hombre de adentro en la cancha es imposible de manejarlo.

¿Y cómo es ir al colegio de tu equipo? Porque no hay muchos clubes que se den este lujo…
Micaela:
Es re loco. Es estar todo el día cerca de la ventana viendo el entrenamiento, pedirle al preceptor que te abra la reja, hablar todo el tiempo del fútbol, recibir retos por eso... Es muy loco, muy lindo.
Milagros: Siempre que podemos, tratamos de mirar las prácticas, pero el solo de hecho de ver el Gallardón vacío es hermoso.

¿Se prenden con los varones en una charla futbolera?
Milagros:
Sí, más que nada con un compañero hincha de Temperley. Lo teníamos de hijo, pobre.
Micaela: Pero mal. Discutimos mucho con los chicos.
Milagros: Es más, hay compañeros que vienen y te preguntan: “¿quién va de titular?”, “¿hay lesionados?”. Nosotras estamos pendientes de todo. Entramos mucho a la página, a los faces, al twitter. 

¿Tienen ídolos?
Micaela:
Nosotras nos acordamos mucho de Tridente. Cuando veníamos a la cancha era “el Colo, el Colo, el Colo”, y la admiración era grande.
Milagros: (interrumpe) Igual a mí, últimamente un poco me decepcionó, así que voy a sacarlo de la lista de ídolos. Si bien éramos chiquitas, me quedo con Pieters que nos llevó a la gloria.

Volvamos al tema del colegio, ¿son buenas alumnas?
Milagros:
Este año fue la primera vez que me lleve una materia, pero ni siquiera tuve que rendir. Así que re bien. Terminé con un promedio de 8,56.
Micaela: Yo lo mismo, sin problemas. Mi promedio es 8, 45, más o menos.

¿Y en el futuro qué van a hacer? Porque ya entran en el último año del Secundario…
Micaela:
Yo voy a estudiar Económicas en la Universidad de Lomas. Durante el 2011 fui la única de mi curso que participó de las Olímpiadas Contables y este año se sumaron ella (señala a su hermana) y un compañero más.

¿Futura contadora o administrativa?
Milagros:
Contadora.

¿En tu caso, Micaela? ¿Lo tenés decidido?
Micaela
: Sí, voy a hacer el Profesorado de Matemáticas.

¿Alguna anécdota más para contar? ¿Qué pasó con el book del Cumpleaños de 15?
Micaela:
Sí, habíamos planeado que todas las fotos iban a ser en el Gallardón. Entonces, vinimos al partido con Barracas Central, nos dieron el permiso para entrar al campo y viene Barraza (por el árbitro), que tanto lo queremos los hinchas de Lomas, y nos dice: “No chicas, no pueden pasar. Son menores de edad”. Nosotras, toda la bronca, nos fuimos, sacamos el adicional y terminamos en la Tribuna. Y por si fuera poco perdimos 2-0. Nuestro humor, terrible…

No fue un buen comienzo de cumpleaños…
Micaela:
Sinceramente espantosos. Pero después compensamos con la fiesta. Fue soñada. Toda de Los Andes. Las invitaciones que hicimos eran entradas de cancha con fotos de La Descontrolada de fondo, escudos de Los Andes, los vestidos, el de Mili todo rojo y el mío Rojo y Blanco, y los centros de mesAs tenían calas con los mismos colores.
Milagros: Y la mantelería igual. Era un sueño ese salón.

Estamos en vísperas de las Fiestas, ¿Qué deseos tienen para el 2014?
Milagros:
Más que nada lograr un buen equipo y que nos lleve al ascenso. Yo sería feliz con eso. Otra cosa no puedo pedir.
Micaela: Sí, que Los Andes salga campeón y nosotras terminemos el secundario sin ninguna complicación. Sería redondo.


 

 

Martes 24 de Diciembre de 2013 | Area Educativa


subir