Bien de la casa

De pura familia milrayitas, Leo Fino, a los 18, está en la pretemporada y sueña con la Primera.

Por Leandro Saltamerenda
lsaltamerenda@clublosandes.com


“Ahora parece que vas a tener que comprar menos jeans y más pares de botines”. El mensaje partió desde el entrenador Rodolfo Della Picca y llegó a oídos de Leonardo Fino. Sorprendió la elección del cuerpo técnico porque el mediocampista no se estaba entrenando con el plantel profesional. Con 18 años, este volante aguerrido y de mucha personalidad ya pasó varios momentos difíciles en su carrera futbolística. Llegó a Los Andes, el club de sus amores, en época de infantiles luego de una salida de Boca Juniors. Por ese entonces, compartía vivencias y aprendizajes junto a varios de los chicos que se destacan en la actualidad en el semillero xeneize. Sin embargo, su camino tuvo otro rumbo. Tras tramitar su libertad ce acción con Ramón Maddoni, descubridor de Carlos Tevez y  Fernando Gago, entre otros, el juvenil apareció por Lomas y comenzó a despertar elogios. Su crecimiento en el juego se manifestaba día a día, pero una rotura del peroné a principios del año pasado lo marginó de las canchas. No fue fácil la recuperación y debió remarla desde atrás. Justo cuando estaba por pegar otra vez el salto, una pubialgia lo tuvo a maltraer. No obstante, la luchó y Fito lo convocó. Así fue la entrada en escena del ahora rapado Leonardo Fino. Su pelada, causada por las manos diabólicas de Martín Avalos y Marcos Brítez Ojeda, dejó una huella que será difícil de olvidar. En esta nota nos cuenta sus sensaciones.

¿Qué significa para vos haber llegado a la Primera División y estar de pretemporada con un plantel que acaba de ascender?

Es una alegría inmensa. Yo siempre fui fanático de Los Andes y estoy con unas ganas terribles de jugar. Siempre quise llegar a la Primera y ahora me voy a tener que matar más que nunca.

Se puede decir que se cumplió el sueño del pibe…

No, sueño cumplido va a ser cuando esté en la cancha y pueda jugar. Hoy me toca participar de la pretemporada y es un paso importante. Yo sé que todavía no logré nada y por eso quiero ir por más.

¿Cuáles son tus características dentro del campo de juego?

Meter y jugar. Cuando no la tengo hay que meter, y cuando la tengo hay que jugar. Es simple, eso es lo fundamental.

¿A qué aspirás dentro de este grupo?

El tiempo lo dirá, pero yo quiero hacer una buena pretemporada, que es el trabajo para todo el del año y después me gustaría debutar en Primera División.

¿Cómo te recibieron tus compañeros?

No, la verdad que muy bien. Igual hace poco que los conozco y mucho no puedo decir. Estoy en la habitación con Maidana, Bogao y Foglia y me tratan de la mejor forma.

¿El cuerpo técnico te dio algún consejo?

Sí, conversamos bastante. Tanto Fito como el resto tienen muy buena onda. Ya me venían hablando en algunos amistosos en el Club Alemán y bueno, después me llamaron el sábado pasado y me dijeron que me iba a sumar a la pretemporada.

¿Cómo tomaste la noticia?

Es una excepción, porque ni siquiera fueron elegidos los juveniles que se estaban entrenando con Primera. Por eso me alegró un montón. Estoy feliz, si yo lo que más quiero es jugar al fútbol y con esta camiseta. Además en mi casa están todos enloquecidos. Mi viejo es socio vitalicio; yo hincha del club y bueno, se festeja el doble.

¿Tenés algún referente en tu puesto?

Me gusta mucho como juega Gago, también Mascherano, pero ahora uno tiene que pensar en uno mismo y tratar de hacer las cosas de la mejor forma.

¿Y dentro del grupo a quién admirás?

Sin lugar a dudas, el Beto Yaqué es un ejemplo. Por su edad, su experiencia, las ganas que le pone. Y el resto también. Eso es lo sorprendente. Yo antes estaba del otro lado como hincha y en este momento me toca compartir con ellos muchas cosas.  Es algo único.

Sábado 19 de Julio de 2008 | Fútbol Profesional


subir