Deporte en ascenso

El Karate llegó a su segundo mes en la Sede y junto al coordinador Fabián Romero hacemos un repaso de la actividad. "Sería genial que el barrio, que todos los vecinos de Lomas puedan venir a Los Andes", nos invita.

 

El crecimiento es tal. Lo vemos el lunes. Lo vemos el miércoles. Lo vemos viernes. Pero siempre es mejor hablar con los protagonistas. Y uno de los protagonistas de esta historia es Fabián Romero, quien coordina el Karate de Los Andes en la Sede Social. La actividad comenzó en marzo de este año y con casi dos meses en su haber ya sumó cerca de 20 alumnos. “El cinturón es lo que me une a los chicos y a través de él puedo enseñar y también seguir aprendiendo”, dice en pleno reportaje junto al Sitio Oficial. 


¿Cuáles son las principales conclusiones que sacás en este primer acercamiento del Karate a Los Andes?
Que el recibimiento de la familia de Los Andes fue espectacular. Tanto desde el presidente del club como cualquier hincha o socio que nos podemos cruzar en los pasillos de la Sede. La verdad no nos podemos quejar. Hubo muchos chicos que se sumaron desde nuestro inicio y otros que vinieron dos o tres clases y tuvieron que dejar por problema personales. Pero así y todo, la concurrencia es genial y estoy muy conforme y con las perspectivas lógicas de crecer deportivamente para representar al club. Los chicos que están entrenando hoy con nosotros no tienen casi nada de experiencia y de a poquito queremos ir metiéndolos en el circuito.

¿El puntual central fue empezar de 0?
Exactamente. Si bien había algunos chicos que venían de entrenar en otro lado, decidimos hacer base y arrancar con el aprendizaje básico que nos puede dar un deporte. El camino del Karate es desde 0 y vamos creciendo. Por suerte el nivel técnico es bueno, los alumnos están comprendiendo rápido el mensaje y de acá a cinco meses cuando tengamos el primer torneo, todo va a ser muy diferente. Además vamos a llegar con un examen sobre el lomo y eso también cuenta.

Llegaste al club en un momento de crecimiento social muy importante, ¿se percibe estando adentro?
Sí, se nota una barbaridad. A mi me tocó conocer la Sede en el 2002 para dar un seminario y lamentablemente estaba muy venida a menos. Ahora el club es otra cosa. Todo el tiempo hay gente y de distintas actividades. Entonces, a uno que recién se suma lo incentiva a venir y a ir creciendo de a poco, sin saltear etapas. Desde repartir volantes, recorrer escuelas, dar clases gratuitas… De eso se trata un club. Vos podés venir al Karate un día, dos y si no te gusta, qué mejor que tener la posibilidad de probar con otro deporte, ya sea Taekwondo, Voley, pileta, Básquet. Si Los Andes crece, crecemos todos. Es así.

Vayamos puntualmente al Karate. Se habla en demasía de “formar personas”. ¿Cómo se separa del tema deportivo?
Es que puntualmente primero se apuesta a eso. Al camino de la formación de la persona. Después está lo otro, es decir lo competitivo, el Karate Tradicional. La mayoría de las personas empieza a hacer la actividad porque quiere aprender defensa personal. Ahora, cuando está adentro, se da cuenta que es otra cosa. Acá nadie viene a pelear, a provocar o a lastimar al otro. Está muy lejos de lo que es el Karate. El Karate es un camino que todos los chicos transitan y muchas veces los puede ayudar a relajarse con todas las responsabilidades que pueden tener, ya sea colegio, facultad, trabajo. 

Vos toda tu vida fuiste competidor y conseguiste logros muy importantes, ¿cómo te sentís desde este lado? ¿Aprendiste a ser Maestro?
Me siento pleno. Me llena ver como los chicos van creciendo y disfrutan el deporte. Es genial porque uno los considera sus hijos y cuando ellos sufren vos sufrís, y cuando ellos aprenden vos aprendes. Esto es constante, es mutuo. Y siempre digo lo mismo: el cinturón de Karate es como el cordón umbilical de la madre con el hijo. No se corta jamás salvo que lo haga un médico. Y el Karate, salvando las distancias y para que entiendan la comparación, lo tomo de esa forma. El cinturón es lo que me une a los chicos y a través de él puedo enseñar y también seguir aprendiendo. 

¿Cuál es el mensaje que le queres dar a la familia de Los Andes?
Que se acerque al club, que venga, que disfrute las actividades. Yo hablo de Karate porque soy el coordinador de Karate y de los demás deportes toco de oído. Pero en nuestro caso, es un arte marcial que se puede realizar a cualquier edad. O sea padres, madres, abuelos, tíos, hermanos, todos juntos. Sería genial que el barrio, que todos los vecinos de Lomas puedan venir a Los Andes a hacer deportes y compartamos momentos juntos. 

 

A TENER EN CUENTA: Los entrenamientos se realizan los días lunes, miércoles y viernes de 18 a 19 para Infantiles (de 5 a 12 años) y de 19 a 20:30 en el caso de Juveniles y Adultos (13 en adelante). Recordá que para la práctica es condición fundamental ser socio del club.

 

FOTO: Los chicos del grupo de Infantiles junto al Instructor Fabián Romero, IV Dan

 

Miércoles 5 de Junio de 2013 | Karate

subir