Apostillas en Barracas

El Rojo festejó los primeros goles de visitante en la era De La Riva, además de cosechar el segundo triunfo consecutivo. Vuelve la ilusión de escaparse de la zona roja del promedio...

 

Por Pablo García

FIN DE LA SEQUÍA: Por primera vez, Los Andes gritó un gol fuera de casa en la era Felipe De La Riva, ya que en los cinco partidos anteriores no había podido salir del cero. Tras un excelente pase en profundidad del Chino Scamporrino, Aldo Visconti fue quien cortó la mala racha cruzando la pelota para abrir el marcador y así sumó nueve tantos en su cuenta personal con la Milrayitas. Y su grito no fue en vano porque luego lo consolidó con la victoria…

DEBUT EN LA RED: Si se trata de goles, hay que destacar el bautismo de Leo Aguirre quien convirtió su primer festejo oficial con la Milrayitas. Con Barracas todo jugado al ataque, los de Lomas aprovecharon los espacios para la contra. Sobre el final, Mariano Barale alejó la pelota del arco de Lucho Díaz; Brian Nieva la trasladó hasta la mitad de la cancha donde, ante la salida desesperada del arquero Elías Gómez, la tocó al costado para el zurdo. Sin jugadores contrarios a su alrededor y con el arco vacío, Aguirre encaró para la red y desahogó el grito soñado…

ESTIRADA MONUMENTAL: Lucho Díaz ya le había ahogado el grito a Puig y José Moreno, ambos cabezazos, y se alzaba como la figura. Luego llegan las protestas de los jugadores de Barracas ¿Entró o no entró? Tras el corner, otro cabezazo al primer palo y el uno lomense sacó la pelota con un manotazo derecho imposible para quitarles toda esperanza a los hinchas Barraqueños. La mala visibilidad por el frente nuboso que estaba instalado jugó un papel importante para distinguir si había entrado tanto para el árbitro como el asistente.

¡DAME LUZ!: Y se encendieron algunos focos, ante la oscuridad que generaban las nubes. La falta de luminosidad afectó hasta la propia voz del estadio que nombró mal a varios jugadores Milrayitas: Carulo (por Leandro Corulo) y Scorrimano (por Germán Scamporrino)…

MALTRATO: Si bien no hubo asperezas ni agresiones entre futbolistas, la redonda por momentos sufrió del maltrato de los protagonistas. Comenzó Fabián Santana elevándola hasta meterla dentro del club. Luego un intento de despeje la defensa, la pelota rebotó en Barale y quedó colgada del alambrado. Ya parecía que la pelota se quería escapar: Puig entró con pelota dominada al área defendida por Lucho Díaz y le pegó con más fuerza que dirección, dejando la redonda en las puertas de la fábrica lidera. Encontró nuevamente una salida cuando, un remate que rebotó en la cabeza de Corulo, tomó mucha altura y quedó dando miles de saltos en la calle Luna. El Pelado Nieva no quiso quedarse atrás y mando un despeje por sobre la tribuna local.

PELOTA INVASORA: Mientras algunos se encargaban de sacarla de la cancha, otra pelota, ajena a la utilería de Barracas, se metía en pleno campo de juego. Discriminada, en ningún momento el árbitro detuvo el encuentro porque había dos balones dentro de la cancha. Los chicos que jugaban con la redonda al costado de la tribuna pedían por favor a los jugadores que se las devolvieran. Hasta que un alcanza pelotas se apiadó y se las devolvió a los pibes, quienes siguieron con su picadito mientras el partido continuaba…

TÉCNICO SUSTITUTO: El ayudante de campo de Felipe De La Riva (suspendido), Oscar Ledesma, se hizo cargo del equipo desde el banco de suplentes aunque bajo la atenta mirada del técnico, quién estaba detrás del arco junto a dirigentes. Ledesma indicó y ordenó una y otra vez al equipo. Por un momento, se acercó al enrejado perimetral para recibir alguna indicación de De La Riva, quien no paraba de gritar a sus dirigidos. Recordemos que Ledesma ya había estado en esta misma situación ante Atlanta, justamente en el debut de la era De La Riva, quien también lo vio desde los alrededores.

EL FÚTBOL UNE: Como siempre pasa en todas las canchas muchos conocidos vuelven a reencontrarse. Previo al partido, Cubito Cáceres, que estuvo en el banco Barraqueño, se juntó a charlar con el Pitu Gómez (suspendido por cinco amonestaciones) y Ale Friedrich (evolucionando de una lesión). Pero el ex arquero de Los Andes también se saludó con dirigentes y ex compañeros del CALA. Tras que el Pitu Gómez le pidiera un par de imágenes, el fotógrafo en pleno campo le tomó una foto individual al Chino Scamporrino, quien le reclamó entre risas que después le exige que se la compre. Una legión de entrenadores eligió ayer el estadio Chiqui Tapia para ver el partido: junto a su hijo Marcelo, estuvo el Beto Pascutti; el Carancho Agüero observó a sus rivales: Barracas para la próxima fecha (hoy juega San Telmo con Chacarita) y Los Andes por la tabla del promedio. También estuvo el Loco Enrique, quien se saludó con Felipe De La Riva. 

EL TIEMPO NO PARA: El domingo los jugadores tendrán libre y retomarán nuevamente las prácticas el lunes en las horas de la mañana en el predio de Villa Albertina, pensando en el sábado en cuando el Milrayitas reciba a Brown.

 

Domingo 10 de Marzo de 2013 | Fútbol Profesional


subir