LOS ANDES 1

Ganó una final. Con gol de Aldo Visconti en la agonía del partido, el Milrayitas volvió a festejar tras 9 fechas y sumó tres puntos clave en la lucha de abajo. Desahogo interminable.

 

Por la situación que estamos viviendo. Por los últimos partidos. Por el estado físico del equipo. Por el arco en 0 otra vez.  Por la actualidad de Bevacqua. Por el partidazo de Zeballos. Por los huevos de Barale. Por el salto goleador de Aldo Visconti. Por el apagón previo. Por la mala vibra. Por la racha de lesionados. Por la gente. Por Los Andes...

Tranquilamente podemos estar todo el día dando motivos para explicar por qué merecimos ganar. Pero no vale la pena seguir. Lo más importante está en esa palabra de ocho letras que se escuchó por los rincones del Gallardón: desahogo. Sí, fue un desahogo. Desde el cabezazo solitario del chaqueño Visconti hasta el pitazo  de Meineri, Lomas vivió un mundo de sensaciones. Alegría, nervios, bronca, ansiedad, sufrimiento, emoción, todo junto. El corazón latió como nunca y el 1-0 también se festejó como nunca. ¿Te parece poco?

El conjunto de Felipe de la Riva estaba obligado a sacar los tres puntos y lo consiguió. Con dientes apretados, trabando con la cabeza, a los ponchazos, apostando al golpe por golpe. El triunfo fue trabajoso y ante un rival durísimo, de esos que molestan enfrentar. Pero la actitud pudo más. El Rojo se tomó venganza del tiki tiki de la ronda pasada y suspiró aliviado.

La primera etapa pareció una pelea de boxeo. Los Andes y Villa Dálmine se midieron tanto que la pelota pasó desapercibida. Al minuto se lo perdió Pablo Nieva y cerca de los 25 hubo otro intento fallido. Esas fueron las únicas dos jugadas de peligro durante la mitad. Después hubo mucha pierna fuerte (como siempre todas las patadas las recibió el bueno de Bevacqua) y el temple de Luis Zeballos para llevar agua a su molino.

El reto ottariano que se escuchó desde el vestuario visitante durante el entretiempo no fue casual. El Violeta (esta vez más azulado) no se sentía cómodo en cancha y Felipe de la Riva terminó de aplicarle el golpe de gracia. Mandó al campo a Ignacio Ruano (efectivo ingreso), cambió de carril al Pitu Gómez y con Barale como bandera, su equipo tomó mayor protagonismo. Los Andes empezó a pasar más rápido la línea del medio y de arranque, casi la mete Visconti. Pero tranquilos, la revancha iba a llegar…

El partido prosiguió y entre situaciones aisladas, Dálmine casi se saca la grande. “Al fin ligamos”, agradeció un plateíta tras el zapatazo en el palo de Damián Salvatierra y la posterior salvada sobre la línea de Leo Corulo. El resto fue todo Milrayitas. Desde la vergüenza por quedarse con los tres puntos hasta la proyección anímica y física del equipo.

Afuera se vivía a mil; adentro el Rojo lo iba a buscar. Brian Nieva ya estaba de punta, Bevacqua recibía las últimas patadas (le pegan porque la pide y no se achica) y… Sí, ese bendito centro de  Barale. El mejor/peor de los últimos tiempos. El Rana cerró los ojos y el destino se acordó de Lomas. Visconti saltó bien alto, el arquero Gómez dudó y el resto fue catarsis. Gol, corrida alocada hacia la zona de plateas y una montaña humana que se llevó los flashes de la noche.

Ahí estaban, todos juntos, unidos, como había arengado Visconti antes de salir a cancha. El resto es historia. No queremos volver a sufrir. Los Andes ganó. Los Andes se desahogó. Y sí que era necesario… 

 

SINTESIS

Los Andes (1): Luciano Díaz; Mariano Barale, Leandro Corulo, Pablo Nieva (ST 22` Gustavo Pinto), Mariano Caporale; José Luis Gómez (ST 26` Brian Nieva), Guillermo Ojeda, Leonardo Aguirre (ST Ignacio Ruano); Luis Bevacqua y Aldo Visconti. Suplentes: Ariel Barros, Jorge Vega, Ariel Martínez y Gino Clara. DT: Felipe de la Riva.

Villa Dálmine (0): Agustín Gómez; Juan Ferreira, Ezequiel Fernández, Nelsón González, Federico Gásperi; Renso Pérez (PT 11` Maximiliano Badell), Gastón Sánchez, Horacio Falcón, Raúl Pérez (ST 23` Cristian Taborda); Esteban González (ST 35` Diego Grecco) y Damián Salvatierra.  Suplentes: Emmanuel Coesta, Juan Celaya, Santiago Prim y Héctor Arrigo. DT: Walter Otta.

 

Gol: ST 40` Visconti (LA).

Amonestados: Bevacqua (LA); Gómez, Ferreira, Gásperi, Falcón y Grecco (VD).

Expulsado: ST 42` Ezequiel Fernández (VD).

Arbitro: Gastón Meineri.

Asistentes: Gustavo Apaza y Gustavo Mariescurrena.

Estadio: Eduardo Gallardón

Recaudación: $ 19.330

 

Viernes 22 de Febrero de 2013 | Fútbol Profesional

subir