''Escribir otra historia''

Eso pide Pablo Nieva de cara al partido ante Susso. Los Andes hace su estreno con un objetivo claro: recuperar el terreno perdido. "Estamos listos y con las mejores expectativas", afirma.


Se acabó la pretemporada, se acabaron las palabras. ¿Es el momento que más estaban esperando?
Sí, lamentablemente se hace larga la espera porque justo nos toca cerrar la fecha y estamos un poco ansiosos y con ganas de volcar todo el trabajo que hicimos en este tiempo adentro de la cancha. Soy un convencido de que nos tiene que ir bien. Entrenamos mucho y ojalá podamos sacar los tres puntos contra Acassuso porque después quedamos libres y nos viene otra final con San Telmo. Así que estamos listos y con las mejores expectativas.

Después de una preparación siempre hay cosas buenas por destacar, ¿qué resaltás?
Y, se trabajó mucho y fuerte. Nosotros arrancamos el 3 de enero en el predio de El Delfín, haciendo doble turno por la mañana hasta que después nos encerramos en el Centro de Calderón y todo fue palo y palo. Nos levantábamos a las 6 de la mañana, entrenábamos con el profe y los dos otros turnos eran todo táctico y con pelota. Entonces, es obvio que la espera te pone impaciente porque uno estuvo todo el tiempo machacando errores, mejorando cosas y quiere ver si entendimos el mensaje. Pero estamos tranquilos porque se han hecho las cosas bien y solo resta demostrarlo en la cancha.

¿Es un plus lo que hicieron en el Centro Gabriel Calderón?
Seguro. La parte física más fuerte la hicimos en el Delfín y en Calderón, si bien en el turno de la mañana entrenamos en lo físico, el técnico aprovechó muy bien el tiempo para trabajar pelota parada, ver movimientos tanto en defensa como en ataque, definición, fútbol… Creo que fue una pretemporada rara, ya que no es común encerrarse para eso, pero ojalá que nos sirva. Este es un plantel corto, que se ha reducido y al a ser chico, todos tienen posibilidades de jugar. Sinceramente, a los muchachos los veo bien y esperemos que el arranque sea con una victoria.

Los amistosos son pruebas y sirven para sacar conclusiones, ¿con cuál de todos te quedás?
Yo me quedaría con el primer tiempo de Ferro. Más allá de estábamos en plena etapa de preparación física creo que habíamos arrancado muy bien y eso te da la pauta que sin trabajo táctico el equipo había cambiado. Después, por esas cosas del fútbol, en la segunda mitad cometimos algunos errores y terminamos perdiendo, pero me quedó con ese partido.

Sorprende tu respuesta…
Es que fue así. Obviamente que con Almirante me gustó el equipo, pero ante Ferro, en el primer partido de pretemporada, vi cosas positivas muy importantes. Jugamos contra un rival de una categoría superior y la diferencia no se notó. Y después, los dos partidos con San Miguel fueron parecidos. El que jugamos en Calderón fuimos absolutos dominadores del juego, tuvimos varias oportunidades para concretar y ellos con un golazo de 35 metros nos terminaron ganando. En cambio, a la vuelta, la supremacía la pudimos demostrar en el marcador. Hicimos un buen partido y ganamos con tranquilad.

Debe ser importante para ustedes saber que tienen algunas individualidades que pueden hacer la diferencia, ¿son consientes de ello o piensan a nivel grupo?
No, en el grupo siempre pensamos. Pasa que adentro de la cancha tenes jugadores que salen de lo táctico, de lo que te pide el técnico y con una jugada de potrero podes ganar un partido. El caso más importante es el Chino (por Germán Scamporrino). Es un jugador que en cualquier momento puede dejar dos rivales en el camino y te rompe un esquema. Y para nosotros es clave tenerlo dentro de los titulares. Considero que fue uno de los grandes refuerzos de esta pretemporada porque el año pasado no lo pudimos disfrutar mucho porque tuvo mala suerte y hoy está muy bien. Rindió en los amistosos y sabemos que con un pase entrelíneas te puede dar la victoria. O mismo el Pitu (por José Luis Gómez), que en este momento le toca apoyar desde el banco, pero es un diferente y hay que valorarlo como tal.

Durante el fin de semana hubo resultados buenos y malos para Los Andes. El tema del descenso es algo real e inevitablemente está latente. ¿Cómo juega en la cabeza de ustedes?
Y uno entra en la cancha pensando en ganar. Lo que pasa que cuando vos jugas con los resultados puestos vas viendo. En lo personal yo trato de mirar para arriba. Sabemos que si le ganamos a Acassuso quedamos a tres puntos de Temperley y no que nos alejamos de San Telmo o Tristán Suárez. Entonces hay que apuntarles a esos equipos. A Flandria, que tampoco está tan lejos. Pero sí, lamentablemente me gustaría hablar de pelear la punta, pero hoy por hoy está es la lucha que nos compete y hay que aceptarlo. Nosotros hicimos un semestre muy malo y nos encuentra peleando por no descender. Ojalá que estas cuatro, cinco fechas que se vienen podamos sacar buenos resultados como para olvidarnos de ese tema y empecemos a acercarnos al pelotón de la otra tabla. Sabemos que es difícil, pero no imposible.

Los ojos de los hinchas están encima de ustedes…
Sí, a los hinchas solo se les puede decir muchas gracias por el apoyo que nos dieron en todo momento. A pesar de que la campaña fue mala, ellos siempre nos acompañaron y uno no se olvida. Yo reconozco y me hago cargo del enojo porque este equipo se armó para otra cosa. Nosotros somos los que manejamos el humor de la gente y ojalá que podamos cambiarlo. Los Andes tiene que mostrar la otra cara. La cara de un equipo que quiere pelear, que quiere progresar, que quiere sentirse importante para la categoría. Uno en su momento le pidió disculpas por haber quedado afuera de la Copa con Alem, pero hoy tengo que decir que eso ya pasó y esperemos que en este semestre podamos comenzar a escribir otra historia.

 

 

Martes 29 de Enero de 2013 | Fútbol Profesional


subir