''Levantamos la autoestima de los socios''

Nota especial con el presidente Pablo Paladino. Los momentos más importantes de su gestión, el balance del fútbol y muchas novedades para este 2013 que comenzó. Exitos.

 

Por Leo Torresi y Leandro Saltamerenda

Se fue el 2012, llegó el 2013. Y en vísperas de lo que será un año cargado de novedades para la familia de Los Andes, el presidente Pablo Paladino se tomó un tiempo para charlar con el Sitio Oficial y repasar brevemente su gestión. El logro máximo de recuperar la Sede Social, el crecimiento institucional, el déficit del fútbol, el modelo Villa Albertina, el acompañamiento dirigencial y mucho más. “Este club estaba acostumbrado a formar las comisiones para ir a los partidos de visitante Hoy, alguno si puede irá, y si no, no irá. Pero están todos los días trabajando en el club”, reconoce con orgullo. Compartamos su palabra.


Si tuvieras que elegir dos o tres momentos especiales desde que estás al frente del club, ¿cuáles serían?
Bueno, el 23 de mayo no solo se recuperó la sede, sino también la autoestima, las ganas de pertenecer, de empezar a vivir este club. Los Andes es mucho más que un equipo de fútbol. Somos hinchas, fanáticos, enfermos, planificamos pensando en el fútbol... pero somos mucho más. El 23 fue un día histórico porque la lucha de los socios tuvo como consecuencia que pudiéramos vivir experiencias muy intensas, como el homenaje a los vitalicios, que volvieron muy contentos a contar sus historias en su club. Esa es una forma de recuperar la esencia. El domingo de la reinauguración de la primera pileta olímpica de la zona sur también fue muy importante. Fue un esfuerzo fenomenal y sobrehumano de un grupo de chicos. El club tiene vida a partir de gente como ellos.

¿El crecimiento institucional y el éxito deportivo son consecuencia uno de otro o deben buscarse juntos?
Cuando va bien el fútbol el ánimo es otro y hay mayores posibilidades de generar recursos y acompañamiento. Ahora, si tenemos un grupo de gente como el que tenemos ahora, eso te enorgullece y te da a pensar que más allá de los resultados futbolísticos -que estamos seguros de que van a llegar- nada nos quiebra la voluntad ni la fe. El 15 de enero también vamos a terminar el sistema lumínico del estadio, una obra que impulsó un socio, Daniel Ramaglia, con bonos, rifas... y estamos planeando un recital de rock para marzo, también a partir de una propuesta de dos socios. No me quiero olvidar la obra en los vestuarios del gimnasio de la cancha. Hay muchas disciplinas también ahí y necesitan las mejores instalaciones.

El Departamento de Damas tuvo mucho protagonismo ¿No sería lógico que las mujeres tengan una mayor representación política en la próxima Comisión?
Sí, y no solo las mujeres. Queremos que en las futuras Comisión haya más integrantes del Grupo Sede y de los socios que se constituyeron en agrupaciones pero son socios y quieren trabajar. El Departamento de Damas trabajó mucho. En la fiesta del día del niño, en las cenas de tango, en las asambleas, siempre las chicas pusieron el hombro. Yo estoy muy satisfecho. Nuestra obligación es acompañar a los socios jóvenes y construirlos y constituirlos como dirigentes. Son el futuro del club.

La cantidad de socios tuvo un aumento importante ¿cuál fue la clave?
Si la gente puede desarrollar sus actividades, si viene y tiene una pileta, o propuestas artísticas y culturales, va a volver naturalmente al club. En esta etapa levantamos la autoestima de los socios.  Las expectativas estaban subsumidas, terminadas, y hoy están altas. Y en consecuencia, te exigen. Pero lo hacemos con pasión, con alegría. No tenemos otra motivación que generar recursos para mejorar este club.

Se armó un plantel competitivo y las condiciones de trabajo son muy buenas. Pero en el último semestre los resultados del fútbol no fueron los esperados ¿Hay mucho de impredecible o hay que concentrarse en analizar los errores?
Hay de las dos cosas. Por mi función pública tengo mucho contacto con directivos de otros clubes y siempre conversamos sobre lo difícil que es armar un equipo que realmente sea un equipo. Tenés que tener los mejores jugadores, pero también los mejores en el vestuario y para el grupo. Y un cuerpo técnico obsesivo, que trabaje mucho. Yo creo que ahora tenemos un recurso humano muy apto y si el club sigue acompañando, los resultados van a llegar. El único que no se equivoca es el que no hace nada. El que hace, si se equivoca, vuelve sobre sus pasos, regenera la idea y la sostiene.

En 2013 habrá nueva CD, ¿en cuánto influye la continuidad política para garantizar el desarrollo de los procesos?
Es central. Convicción, coherencia y conducción política. La gente me pregunta ¿vas a seguir como presidente? Yo les digo que voy a seguir acompañando. Porque quiero más. Veo el salón de la Sede y quiero uno infinitamente más lindo. Cuando teníamos el nuevo frente, voy a querer tener un gimnasio de arriba mucho mejor. Hay tantas cosas para hacer... este club estaba acostumbrado a formar las comisiones para ir a los partidos de visitante. Hoy, alguno si puede irá, y si no, no irá. Pero están todos los días trabajando en el club. Esa es la enorme diferencia.

Decir que hay que apostar a la Divisiones Inferiores es casi un lugar común, pero ¿cuánto nos jugamos en Villa Albertina?
Mucho. Para cualquier club cuya actividad principal es el fútbol, las Inferiores son la materia prima. Hay que darse cuenta de que salvo en rarísimas excepciones, los procesos son largos. En el fútbol, diez años, mínimo. Normalmente los clubes tienen cada años dos o tres jugadores para promocionar a Primera. En Los Andes se hizo muy difícil que un juvenil que se calza la camiseta después se sostenga. Si sostenemos el proyecto, con los chicos que están hoy en la octava o la novena eso se va a ver a pleno.


Domingo 6 de Enero de 2013 | Institucionales


subir