''Un gran desafío''

Así define el Nene Díaz este nuevo ciclo en Los Andes. Con cuatro prácticas en el lomo sale a la cancha. El Rojo enfrenta a Chaca con la obligación de traerse un buen resultado. "Ojalá pueda cumplir las expectativas", deseó.

 

Por Leandro Saltamerenda

Desde que arrancó esta nueva etapa en Los Andes, los cuatro días de entrenamientos terminaron con la misma postal: abrazos y más abrazos. Su amigo inseparable Pato Aimetta, el Negro Vañasco, ex dirigentes, amigos, periodistas. Todos tenían una misión en común: bendecir al Nene que volvió a casa para hacer grande el sueño de toda una familia. El Nene es Juan Carlos Díaz, la casa es Lomas y la familia es Milrayitas. Ya era algo difícil disociarlos. Tenían que estar juntos. Y volvieron a reencontrarse otra vez. Sí, otra vez. Como en su época de jugador o cuando dirigía en Inferiores y después le puso el pecho al primer equipo. Pero ahora es diferente. Es otro momento, es otro Los Andes. Y el Nene, con ese ADN lomense que lo caracteriza, asumió el desafío sin dudarlo. ¿Cuándo sale a la cancha? Ya. Ahora. Con Chacarita. De visitante. No tenemos nada más que decir. Saludarlo, desearle éxitos y compartir esta pequeña charla post asunción.


¿Con qué grupo te encontraste?
Hay muchos jugadores que los conozco de haberlos visto como espectador, pero no como entrenador. La óptima es completamente distinta. Pero estos días tratamos de aprovecharlos al máximo. Hay un grupo que entremezcla bien la juventud con la experiencia y vamos a tratar de que los resultados se puedan plasmar en el campo a partir del trabajo.

Sos un técnico con un estilo de juego que le gusta al hincha de Los Andes. ¿Tenés los jugadores para llevarlo a la práctica?
Sí, yo creo que hay. El tema es saber ubicarlos y darle funcionamiento al equipo. A ver, a mí me gusta que el equipo sea ofensivo, conozco lo que siente la gente de Los Andes y es muy parecido a lo yo pretendo. Que sea una formación que juegue mucho tiempo en campo contrario, que haya llegada de volantes por fuera, todo lo que a uno le gusta. Pero la búsqueda definitiva del entrenador es el equilibrio. Si no tenemos ese equilibrio, a veces no puede pensar solamente hacia delante. Así que de a poquito vamos a ir viendo, de a poquito vamos ir descubriendo jugadores.

Te reencontraste con muchos chicos que tuviste en Inferiores. Javier Arias, Leo Fino…
(interrumpe) Sí, Luchito, a Guillermo Ojeda, a todos los conozco. Estaban en Inferiores y me da mucha alegría saber que crecieron a partir de aquel trabajo inicial.

Damián Timpani también es un hombre de la casa. ¿La idea es trabajar codo a codo y sin descuidar el Fútbol Amateur?
Sí Damián es una gran persona y tiene la experiencia de haberse preparado en Europa. Es algo que debemos aprovechar. Yo le decía, quisiera estar cerca de él y que él este cerca mío. Que trabajemos en conjunto. Esto es un solo Los Andes y hay que pensar en lo mejor para la institución y en lo mejor para nuestro chicos.

A veces no es bueno mirar para atrás, pero ¿en lo inmediato que vas a tratar de corregir?
De a poco voy a ir descubriendo las falencias, las cosas que se tienen que cambiar. No tengo un diagnostico preciso. Cada vez que lo miraba a Los Andes era como hincha, como aficionado, entonces no hacía un análisis profundo. Es como cuando uno está enfermo. O sea los diagnósticos son todos muy similares, pero hay médicos que aciertan y otros que no. Ojalá que nosotros tengamos la visión clara y podamos acertar en ese examen final.

La negociación para volver a Los Andes fue muy rápida…
Yo creo que me demostraron que había un interés de ambas partes. El mío fue fácil porque no pasaba tanto por lo económico, sino la necesidad de volver a estar en el ruedo, en el círculo deportivo. Tengo esa suerte y le agradezco a Los Andes que me vuelve a dar otra posibilidad. Me la dio como jugador, me la dio como entrenador y ahora otra vez acá estoy.

Trabajaste en Venezuela e hiciste una gran campaña con Cúcuta en el fútbol colombiano, ¿cuánto te aportó como profesional?
Mucho. Me dio la experiencia de haber trabajado en un nivel superior, un nivel de Primera División, con jugadores en muchos casos de Selección y eso da cierto plus en el manejo de situaciones. Esperemos que lo pueda trasladar en nuestro equipo.

Hoy el hincha de Los Andes quiere escuchar de boca tuya un mensaje, ¿Qué querés decirle?
Que es una doble responsabilidad. No solo voy a dirigir a un equipo de fútbol, sino un club en el cual yo tengo sentimientos y mucha gente de mi entorno también. Conozco a todo el mundo, me dieron este gran desafío que es manejar el plantel profesional y ojalá pueda cumplir las expectativas. 

 

FOTO: Tres para triunfar. El profe Vilela, el Nene Díaz y Damián Castellanos. Bien de Lomas...


Sábado 15 de Septiembre de 2012 | Fútbol Profesional

subir