Nos dejaron helado

Cubito llegó a Villa Albertina... Sí, refuerzo de lujo para nuestras Inferiores. Walter Cáceres es el nuevo entrenador de arqueros de los chicos. "Me alegra el corazón volver a formar parte de Los Andes", expresó.

Por Leandro Saltamerenda

Villa Albertina nos sigue sorprendiendo. La tropa encabezada por Jorge Chizzini sumó este lunes un nuevo soldado. ¿Faltaba un entrenador de arquero? Bueno, todo solucionado. Un par de llamados bastaron para hacer realidad el sueño. Walter Cáceres ya forma parte del staff de trabajo de nuestras Inferiores. Sí, Cubito, el mismo que viste y calza. Ahora desdoblará funciones entre Barracas Central y Los Andes, ese amor que conoció en los últimos años de su carrera y otra vez vuelve a tenerlo cerca. Fue una sorpresa. Un lujo que se da el predio. Y como dijo el coordinador Damián Timpani: “Vamos por más”…


¿Cómo tomaste este nuevo desafío?
La verdad que cuando me llamó Jorge (por Chizzini) primero me sentí con una sensación rara porque parecía que me quería retirar, ja. Y por otro lado me viene muy bien, ya que tengo pensado seguir atajando dos años más y empezar a hacer algo paralelo es importante para que cuando deje de jugar el golpe no sea tan duro. Además estoy cerca del predio, a la tarde no hago nada y me encontré con gente conocida. Uno estuvo tres años acá, con el hincha quedó un cariño mutuo y sinceramente me alegra el corazón volver a formar parte de Los Andes.

¿Es una casualidad que te inicies en la profesión en un club como Los Andes o lo valorás de una manera especial?
No, no es ninguna casualidad. Ellos me llamaron porque me conocen más que nada como persona y eso para mí es importante. Generalmente cuando te buscan de un club para trabajar es porque ahí tenés la sensación de que las cosas dentro de todo las hiciste bien y sos confiable. Cuando nos sentamos a hablar más que nada fue ponernos de acuerdo en el horario y punto. Uno como jugador puede haber hecho las cosas bien o mal, pero como persona no pueden decir nada.

¿Con qué te encontraste en este primer día?
Villa Albertina lo conocía de haber venido a entrenar, Jorge era el presidente cuando llegue al club y con Damián (por Timpani) compartimos medio año juntos. Y en cuanto a las Inferiores ví que está todo más organizado y por lo que me contaron los muchachos hay muchas cosas por hacer y si sale bien, a la larga va a dar resultados. Pero la idea es esa. Que los jugadores de Inferiores en un futuro puedan ayudar al club.

¿Cómo te sienta trabajar con chicos?
Es algo nuevo para mí y que siempre quise hacer. Yo con lo chicos tengo una afinidad muy buena y no se si será porque tengo hijos, pero me encanta estar con ellos, lo disfruto y últimamente estaba pensando en armar alguna escuelita. Por eso,  cuando surgió lo de Los Andes no lo dudé. Es muy grato este trabajo. No se si les voy a dar consejos, pero si me preguntan cosas, uno va a tratar de transmitirle todos sus conocimientos y las experiencias que pude haber vivido a lo largo de mi carrera.

¿Tenías algún referente en el puesto cuando recién te iniciabas en el fútbol?
Quizás en esa época no era común tener un modelo a seguir. Creo que a medida que fueron pasando los años se empezó a implementar y hoy en la mayoría de los clubes hay arqueros y ex arqueros que entrenan a las Inferiores y es importante. Sí he tenido grandes entrenadores como el Pato Fillol, que cuando llegue a Primera me ha enseñado y marcado mucho.

Sabés que vas a generar una motivación extra estando presente en el predio…
Sí, hoy me saludaron de una manera muy afectiva y a mi la verdad que esas cosas me ponen re bien. Pero la idea es venir y ser uno más. Cuando uno ve que es todo a pulmón te llega de otra forma porque yo se lo que cuesta mantener un predio, conseguir recursos y esas cosas. Tal vez cuando estás del otro lado no te das cuenta como es todo, pero una vez que lo vivís en carne propia te dan ganas de entrenar y trabajar solamente por los chicos. 

 

Lunes 9 de Abril de 2012 | Fútbol Amateur

subir