Todos para uno

En esta oportunidad, el Sitio Oficial te trae la palabra de Daniel Rui, nuestro entrenador de arqueros. Su historia, la relación con Cascini y Delgado, el puesto, los desafíos y más. Un cuerpo técnico muy unido...

Por Leandro Saltamerenda

A Cascini y al Chelo Delgado no hace falta presentarlos. Del preparador físico Diego Cinello hablamos seguido. Pero faltaba la cuarta pata del cuerpo técnico: el entrenador de arqueros Daniel Rui. Lejos de su natal Morteros, un pueblo ubicado al noreste de Córdoba, Dani disfruta al máximo este presente en el Milrayitas. “Gracias al profe Altieri, coordinador de las Inferiores de Boca y mano de derecha de Bianchi, vine a trabajar a Buenos Aires y acá estoy, viviendo este lindo desafío que me da el fútbol”, dice quien de chico atajara en Huracán y después en 9 de Julio (Córdoba), 9 de Julio (Rafaela), Libertad (Suchales) y varios equipos más del Interior.  “Antes de venir a Los Andes tenía la posibilidad de irme al Pachuca con Alfredo, pero justo salió esta chance y no lo dude”, agrega.


¿Cómo vivís esta etapa en Lomas?
Me siento muy a gusto, muy cómodo. Hemos encontrado un plantel con buena gente, con mucha predisposición al trabajo. Y después en lo personal, me integré muy rápido al cuerpo técnico. Si bien a Raúl y al Chelo ya los conocía, nunca había trabajado con ellos y me dan mucha libertad y participación. En cambio, con Diego (por el preparador físico Cinello) estuvimos tres años y medios juntos en Ferro y además tenemos una amistad de Córdoba.

Ustedes llegaron con un desafío muy importante, ¿qué análisis del torneo?
Sí, nosotros llegamos con muchas expectativas, con ganas de hacer una buena campana y poner a Los Andes donde se merece estar. Creo que hoy estamos mucho mejor que antes, pero todavía tenemos más para dar. La clave va ser mantener el nivel y encontrar una regularidad en los resultados. 

Vos empezaste de abajo y ahora te das el gusto de convivir en un vestuario con dos jugadores que ganaron todo, ¿qué nos podes decir de Cascini y Delgado?
Son personas normales, simples, no tienen ningún misterio. Yo en un principio los admiraba, y hoy tengo la suerte de trabajar con ellos y compartir un montón de cosas, que van más allá de un entrenamiento o un partido de fútbol. Por ejemplo a veces vamos a cenar juntos, nos reunimos con las familias y ahí es cuando más los conoces.

¿Y los arqueros? ¿Cuál es el potencial de cada uno?
Si bien es un puesto bastante ingrato, los chicos tienen ganas de aprender y yo lo valoro muchísimo. Si bien no hay Reserva, hoy por hoy, Fede Díaz tiene la chance de mostrarse en Cuarta División y eso es bueno. Es un arquero a futuro, con cualidades enormes. A Lucho todos lo conocen. Hace muchos años que está en el club y tiene experiencia de sobra en el puesto. Después Scapparoni sabemos lo que es y Ari también ha mejorado mucho. Todos están en un nivel muy parejo y lo que yo noto es que entrenan muy seriamente.

¿Qué objetivo personal te ponés por delante?
Yo trato de apoyar desde mi lugar, y aspiro a que los arqueros, en este caso, sigan creciendo. Es verdad que uno también es técnico recibido y le gustaría trabajar en campo, pero todo a su debido tiempo. Hoy tengo una responsabilidad muy linda y trato de brindarme al máximo. He hecho clinicas junto a Saccone, me juntó mucho con colegas y mismo el profe Altieri me manda trabajos específicos de Calero. Así que el objetivo es ese. Nutrirme de nuevos conocimientos para que la calidad del trabajo sea óptima y que los chicos puedan aprovecharla.

Lunes 9 de Abril de 2012 | Fútbol Profesional


subir