FLANDRIA 0

Segundo empate consecutivo. El Milrayitas fue superior a su rival, pero no pudo traducirlo en el marcador. La mejor versión se vio la etapa final. El ingreso de Martín Rose fue importante para la levantada del equipo...

Por Leandro Saltamerenda

No pudo en Lomas, tampoco en Jáuregui. Otra vez el 0-0 fue el resultado. ¿Sumó un punto o restó dos? La gran pregunta que nos hacemos. A ver, por lo que representa jugar en territorio Canario, el empate no es malo. A excepción del triunfo en la temporada pasada, la historia dice que a Los Andes nunca le fue bien en el Carlos V. Sin embargo, si hacemos un análisis más futbolístico, la igualdad dejó un sabor agridulce. Porque si bien fue un partido con pocas emociones, el conjunto de Raúl Cascini tuvo las situaciones más claras y mereció volverse a Lomas con algo más. Principalmente por la actitud y la imagen que mostró en la segunda parte. Pero bueno, el fútbol no sabe de merecimientos…

Lo había dejado entrever en la conferencia de prensa post Acassuso. El técnico Cascini había terminado conforme con el 4-3-1-2 que puso en el debut y volvió a repetir la fórmula. Mismo equipo, mismo sistema. Y de arranque nomás fue Flandria quien tomó las riendas. Con un mediocampo superpoblado, el local aprovechó para lastimar a las espaldas de los volantes Milrayitas y tuvo en su refuerzo Sebastián Bueno las dos primeras situaciones de gol del encuentro. Un anticipo que se fue desviado y un cabezazo que salió cerca del palo derecho de Lucho Díaz. ¿Y el Rojo? Intentaba con individuales, pero poco podía hacer. Damián Luna no desnivelaba, Maxi Castano chocaba y a Leo Romero no le llegaba juego.

No obstante, después de los 20, la mano cambió. Los Andes se adelantó en el campo y por izquierda comenzó a encontrar soluciones. Jonatan Tridente, de buena tarea a la hora de retroceder en defensa, tuvo algunos chispazos interesantes, pero le faltó compañía en los últimos metros. ¿Cuándo se empezaron a resolver los problemas? En la segunda mitad, con el ingreso de Martín Rose. Es que el juvenil entró enchufado y un par de movimientos le bastaron para sacudir el poste izquierdo de Gagliardo.

Por guapeza y movilidad, el 18 se convirtió en el hombre más desequilibrante de la cancha y las ilusiones empezaron a crecer. Con Pinto-Nieva controlando la situación (el Canario atacaba casi sin delanteros), el Rojo soltó los laterales y antes de la media hora tuvo otra oportunidad neta de gol: Leo Corulo, nuevamente una de las figuras lomenses, metió un cambio de frente a las espaldas de Walter Díaz, el Colo Tridente dio un pase profundo y Claudio Leguizamón, recién ingresado, remató a las manos del 1. Los Andes mordía en el medio, Flandria se paraba de contra…

En los últimos minutos, los dos coquetearon con la victoria. Bueno casi rompe el 0 con un testazo que se fue alto y el CALA respondió con dos desbordes que si no terminaron en gol fue por la rápidez de piernas de Gagliardo. Como siempre, con los merecimientos no alcanza...

 

SINTESIS

Flandria (0): Maximiliano Gagliardo; Walter Díaz, Lucas Montero, Mario Mussón, Walter Alcaraz; Mariano Barbieri (ST 21´ Nahuel Díaz), Hernán Parentini (ST 5´ Hugo Abal), Jesús Díaz, Marcelo Pappano (ST Abel Sandoval); Lucas Ferreiro y Sebastián Bueno. Suplentes: Martín Cabrera, Matías Pineda, Alejandro González y Diego Herrera. DT: Sergio Rondina.

Los Andes (0): Luciano Díaz; Leandro Corulo, Gustavo Pinto, Pablo Nieva, Emir Ham; José Luis Gómez, Eduardo Vilce (ST 25´ Claudio Leguizamón), Jonatan Tridente; Damián Luna (ST Emmanuel Francés); Maximiliano Castano (ST Martín Rose) y Leonardo Romero. Suplentes: Maximiliano Scapparoni, Angel Alonso, Alejandro Mena y Franco Asencio. DT: Raúl Cascini.


Goles: No hubo.

Amonestados: PT 16´ Tridente (LA), 31´ Castano (LA) y 36´ Pinto (LA); ST 19´ Jesús Díaz (F) y 40´ Rose (LA) y Alcaraz (F).

Arbitro: Nicolás Lamolina.

Asistentes: Juan Barrionuevo y Mariano Ruas.

Cancha: Flandria.

 

Martes 31 de Enero de 2012 | Fútbol Profesional


subir