Volver a empezar

Los Andes recupera un pilar fundamental para la defensa. El córdobes Alejandro Mena déjó atrás una lesión en la rodilla derecha y de a poco, se mete de lleno en el equipo. "A partir de ahora arranca otro campeonato para mí", sostuvo.

Su cabeza parece un imán. Salta una, dos, tres veces. Sus compañeros lo alientan. Alejandro Mena se destaca en el trabajo de pelota parada en defensa. “Buena animal”, se escucha al pasar. Y a él se lo ve feliz. Esa lesión traicionera que sufrió en la rodilla derecha allá por la octava fecha ante Tristán Suárez, como repite constantemente, “ya fue”. “Estoy muy contento, muy ilusionado por volver a sentirme parte del grupo y de alguna forma, útil. Hice una buena pretemporada y ahora estoy a las órdenes del técnico esperando mi momento”. Así se presenta ante los micrófonos. Así comienza la charla con el central córdobes. El “borrón y cuenta nueva” que tanto estaba esperando…


Fue una recuperación complicada y te llevó más de lo que se preveía ¿Cómo la pudiste superar?
Sinceramente con mucho trabajo y esfuerzo. Asumo yo la responsabilidad porque la ansiedad me traicionó. Por querer volver rápido hice cosas que no debía y eso produjo que no se recuperara la rodilla. Así que después del partido con Lamadrid traté de calmarme, de hacer bien la rehabilitación y por suerte, ya estoy bien y quedó todo atrás. Ahora solo pienso en jugar y ayudar al equipo desde mi lugar.

¿Cómo estás en lo físico?
Bien, pero más allá de eso, el primer paso fue volver a estar. Yo no me conformaba con hacer los trabajos a la par de mis compañeros. Decidí ir de a poco y cada vez que me sentía mejor fui intensificando más la recuperación y hoy sí puedo decir que no tengo ningún dolor y físicamente estoy pleno. Soy uno más y solo falta ponerme a punto con la pelotita, que creo que es lo más fácil.

Después de un parate tan largo siempre se valoran de otra forma un montón de cosas que tal vez en el día a día pasan inadvertidas, ¿te pasó?
Sí, ni hablar. Volver a entrenar, volver a tener la alegría de compartir un entrenamiento, el vestuario, hacer un loco con los compañeros. Eso es lo más lindo y te da pila para seguir avanzando.

¿Te olvidaste por completo de un 2011 que no terminó como vos querías?
Más allá de que el año no fue bueno por la lesión, yo a todo le saco algo positivo. Creo que a pesar de no haber jugado mucho, cuando tuve la oportunidad lo pude aprovechar y en mi cabeza quedo esa imagen. Así que quiero volver a repetir lo mismo y como dije antes, la lesión quedó atrás. No quiero pensar, es borrón y cuenta nueva y a partir de ahora arranca otro campeonato para mí.

¿Tuviste tiempo de hacer algún análisis grupal de lo que fue la primera rueda?
Mirá, sacando los últimos dos partidos, fue muy bueno. Por el hecho de haber sumado la cantidad de puntos que sumamos, por haber tenido un orden de juego, saber a que se jugaba. Me parece que en las fechas finales, los resultados nos bajonearon un poco, pero eso no puede opacar todo lo bueno que se hizo en el torneo. Y gracias a esa campaña hoy estamos en la pelea. Sabemos que los de arriba se van a caer porque no van a poder mantener el ritmo que traían y nosotros estamos agazapados esperando una oportunidad.

Parecen fundamentales los tres partidos que van a tener en estos siete días que se vienen…
Seguro. Estos tres partidos van a marcar mucho y estamos muy bien preparados para afrontarlos. En los amistosos de pretemporada dejamos una buena imagen y ojalá que podamos plasmarlo adentro de la cancha.

¿Por qué se tienen que preocupar los demás rivales de este Los Andes?
Porque crecimos mucho en este último tiempo. Además, el plantel está completo y tenemos muchas variantes. Esta vez le vamos a crear un lindo problema al técnico. Creo que hay jugadores que están muy bien y cualquiera que entre va a funcionar. Y el resto de los equipos saben a lo que jugamos, saben que tenemos buen pie y bueno, van a tener que cuidarse de eso. 

 

Martes 24 de Enero de 2012 | Fútbol Profesional


subir