La meta del 10

"Mi objetivo es ser campeón", reconoció Claudio Leguizamón en diálogo con el Sitio Oficial. El volante disfruta de sus vacaciones y espera las fiestas para pasarlas "en familia, con la gente que me rodea". La esencia no la pierde...

Por Leandro Saltamerenda

Ni bien llegó, Raúl Cascini puso sus ojos en el grupo más joven del plantel. Tal es así que le dio la titularidad a Luis Bevacqua en los ensayos de preparación y Claudio Leguizamón perfilaba como otra alternativa viable. Sin embargo, una lesión dejó afuera a Legui del último tramo de la pretemporada y todo se hizo cuesta arriba. Pasaron días y semanas hasta tener otra vez una chance. Jugó en la Copa Argentina ante Riestra y la continuidad le llegó recién en la segunda parte de la primera rueda. Hoy, la estadística general dice que el volante dio el presente en 7 partidos, los últimos 4 consecutivos. “En lo personal termino el año muy contento. Pude jugar, agarrar ritmo y eso siempre es importante”, resume mientras disfruta el receso con los suyos.

Nunca pierde la esencia. Visita Villa Albertina con frecuencia y hasta se da el lujo acompañar a un “vecino” a una prueba de jugadores. Legui ingresa al predio, saluda con un abrazo fraternal a la Viejita Pizarro y extiende cortesías al resto de los entrenadores. Y la charla con el Sitio Oficial es inevitable. La acepta, también la disfruta. “Estoy de vacaciones y tratando de no pensar qué va a pasar y qué no va. Quiero disfrutar una nueva fiesta en familia, con la gente que me rodea”, expresa con amabilidad. 

Habla del objetivo del cumplido, de las bajas que sufrió el equipo durante el campeonato y repara en una pregunta puntual. “Tener a este cuerpo técnico en el banco es algo que nunca imaginé. Cada indicación que te dan, te obligan a responder a un 100 %. Ellos no hace mucho que se retiraron y vienen de ganar todo”, responde con naturalidad.  “Obviamente que siempre está en vos lo que hacés en la cancha, pero lo que te pueden decir tiene un plus. Ven el fútbol con otros ojos”, agrega. 

Y de la admiración que puede ser propia de un niño pasa a los desafíos que se pone por delante un adulto. “Mi objetivo es ser campeón. Uno juega en este club desde chico y quiere hacerlo realidad”, se ilusiona. “Con Brown y Estudiantes nos tocó perder y ojalá el año que viene podamos pasar la barrera de los 70 puntos”, imagina. ¿Tranquilidad con el tema del descenso, Legui? “Tranquilidad, hasta un punto. Sabemos que sacamos muchas unidades, pero nosotros no podemos relajarnos ni un minuto. Sino los de abajo nos comen”, contesta con los pies sobre la tierra. 

Para el final, el 10 se toma un minuto y repasa cómo fue el 2011. “Para nosotros fue un año duro. Lo de la primera parte no nos hizo nada bien; va a ser difícil olvidarlo. Cuando tenés que ganar y no podés, todo se hace cuesta arriba. Igual valoró mucho haber dado vuelta la página y empezar de 0. En ese sentido, lo de este semestre fue bueno. Porque vino un grupo completamente nuevo y sumamos bastante”, concluyó.

 

Domingo 18 de Diciembre de 2011 | Fútbol Profesional

subir