Dani X 2: la última victoria en Lomas

Desde la temporada 2006/07 que el Rojo no vence a Temperley de local. En aquella oportunidad, Daniel Vega se vistió de héroe y convirtió por duplicado en el triunfo por 2-1. "Fue soñado", recuerda el goleador junto al Sitio Oficial...

Por Leandro Saltamerenda

Difícil olvidar el último pingüinazo de Tridente y Friedrich en Turdera. También el latigazo del Mecha Rodríguez en tiempo de descuento. Pero, si de festejos ante Temperley se trata, el más reciente de local fue por la Temporada 2006/07, con aquel doblete goleador de Daniel Vega. Sí, en la tarde que el Milrayitas se impuso por 2-1 y dejó a su vecino fuera de toda lucha por ingresar al Reducido. Alegría por partida doble. Imposible pasarlo por alto. Entonces, qué mejor que palpitar la previa del sábado con el protagonista principal de aquella historia: el Dani, el hombre-gol que nos regaló 36 gritos en sus dos etapas en Lomas. A ver, el Sitio Oficial pregunta…


¿Qué recuerdo tenés de aquella victoria sobre Temperley?
Es algo que guardo muy adentro mío. Además coincide con el último encuentro de local que jugué en la cancha de Los Andes. Y fue soñado. Son esos tipos de partidos que todo jugador quiere estar y yo tuve la suerte de marcar dos goles. La verdad, ese día más no pude pedir. Lo valoro y lo recuerdo mucho.

¿Te animas a revivir cómo fueron los goles?
Me acuerdo que en el penal me temblaban hasta las orejas… Veníamos con una presión extra, más allá de lo que representaba el partido. Era ganar o ganar. Porque si los derrotábamos todavía teníamos chances de luchar por el ascenso y a ellos los dejabamos afuera. Entonces, cuando me acerque al punto penal es como que me estaban agarrando 20 personas juntas. Pero bueno, lo pude convertir y nos dio tranquilidad para manejar los tiempos. Y el segundo fue de contra. Colliard me dio un pase largo, corrí casi desde mitad de cancha y cuando me salió el arquero rematé fuerte, abajo. 

¿Cómo vivías las horas previas a este encuentro?
Y cada vez que se acercaban partidos como éste yo me motivaba 10 veces más. Me moría de ganas por jugarlo. Pero depende de la entereza anímica de cada uno. Son sensaciones muy difíciles de explicar. Una mezcla de alegría y ansiedad. Y afrontarlo con responsabilidad, por supuesto.

¿Cuánto influye que se juegue en Lomas? La convocatoria, la respuesta del simpatizante Milrayitas…
El aliento del hincha de Los Andes siempre fue emocionante. A nosotros nos apoyó en todo momento. Me acuerdo que en los cuatro partidos (dos triunfos, un empate y una derrota) que me tocó enfrentar a Temperley siempre armaban banderazos y para uno era importante. Y después, en el partido, con la cancha llena, uno se contagiaba mucho más. Por eso, espero que algún día nos podamos volver a encontrar.

 

Martes 27 de Septiembre de 2011 | Info Diaria


subir