LOS ANDES 2

Grito victorioso. El Milrayitas justificó el triunfo con un gran segundo tiempo. Leo Romero marcó los dos goles del partido. ¿La mala? Las lesiones de Mena y García Barros. Para ellos, una pronta recuperación...

Por Leandro Saltamerenda

No fue casualidad la levantada vista en Mataderos. Los Andes ratificó el cambio con un valor agregado ante Tristán Suárez: el triunfo. Sí, el conjunto de Lomas dejó atrás la eliminación de la Copa Argentina con una buena actuación y quedó mejor posicionado en la tabla. ¿Dónde estuvo la clave? En la solidez defensiva y en el gran segundo tiempo del equipo. Es que los ingresos de Asencio, Guille Ojeda y el Colo Acosta le dieron frescura y movilidad a la ofensiva y el goleador Leo Romero hizo lo suyo: goles. Esta vez fue doblete y ya lleva 5 en 7 encuentros. El panorama empieza a ser otro. Ese es el camino…

Allá por la cuarta fecha, después de la victoria sobre Italiano, el técnico Raúl Cascini pedía mesura. Hablaba de un plantel completamente nuevo y que el equipo recién lo iba a encontrar con el paso de los sábados. Y si bien en el trayecto se mezclaron las derrotas frente a Comunicaciones y Colegiales, el Rojo dio un vuelco ante Chicago y lo potenció con el 2-0 al Lechero. En casa, de cara a sus hinchas. Para calmar un pocos las fieras y apaciguar las aguas. Y fue justificado. No tanto por la etapa inicial, sí por lo hecho en la segunda mitad. Ahí se vio el Los Andes que todos quieren. Protagonista. Concentrado. Firme en la marca. Incisivo y punzante en los metros finales.

Tanto se habló de los pibes una vez consumada la caída por penales frente a Riestra que vale la pena poner el punto final con una última mención. Destacar a Leo Romero sería caer en lo fácil. De Pablo Nieva y Alejandro Mena (un león: herido, terminó jugando en una pierna) hablamos en los encuentros iniciales. Y a la dupla Gandarillas-Francés se la destacó ante Chicago. Entonces, qué mejor oportunidad que valorar el trabajo de los nuestros. De esos chicos que ya no son tan chicos y ante el Lechero cumplieron con la misión. Nos referimos a Emir Ham, Guillermo Ojeda y Rodrigo Acosta.

El Turco tuvo una tarde redonda: apretó los dientes para defender y se proyectó con convicción cuando debió hacerlo. Guille tampoco se quedó atrás. En su figura se representó el cambio de ritmo que necesitaba el equipo de tres cuartos de cancha en adelante. Y el Colo, el último en cuestión, fue clave. Con su velocidad y picardía sacó a relucir los errores del rival y dio la asistencia justa para la apertura del marcador. Solo le falta el gol. Ya va a llegar. Tranquilo...

Ahora bien, ¿qué se puede analizar del encuentro? Lo dicho. En los primeros 45 minutos, el Milrayitas elevó la previsibilidad a su máxima expresión y hubo poco para destacar. Tristán casi no atacó y el desarrollo del partido transitó la mediocridad.  La situación más clara de esta etapa fue una llegada del José Luis Gómez, previo taco de Maximiliano Castano, que terminó con el arquero Ezequiel Porto sacando la pelota al córner. Nada por aquí, nada por allá. Los Andes estaba equilibrado en el aspecto defensivo, aunque con cierta avaricia para atacar.

Entonces, el técnico Cascini se adelantó a los hechos y cambió el destino. Asencio ingresó por el lesionado Leonel García Barros (todas las fuerzas para él ante esta fractura de peroné) y Guille Ojeda hizo lo propio por el Pitu Gómez. Así, con una formación más ligerita, el local llevó al Lechero a su propia tela y lo acorraló con situaciones. Pasaron los cabezazos desviados de Nieva y Romero, y salvadas sobre la línea a Asencio y el 9. Pero el goleador tuvo revancha. En la tercera posibilidad que tuvo la mandó a guardar. Y fue de esos goles que muchos lo llaman golazo. Por la jugada colectiva, claro. El CALA movió el balón de izquierda a derecha, Guille Ojeda descargó en Asencio, el enganche metió un pase entre líneas, el Colo Acosta le ganó al 1, y tras puntearla, apareció el pie del ex Acassuso para poner el 1-0. Sí, se iba la mufa. Los Andes estaba arriba. Los Andes no quería bajarse de la pelea…

En los últimos minutos, la presión Milrayitas no cesó. Francés y Gandarillas siguieron apretando y tras un robo del 5, el Colo Acosta remató al palo. ¿Un mal presagio? No, nada que ver. Porque Tristán Suárez casi ni inquietó y de contra, Los Andes lo liquidó. La rapidez mental de Asencio y la rapidez de piernas de Ojeda aprovecharon las grietas del fondo visitante y Leo Romero hizo el resto. Gol, 2-0 y la luz del horizonte que empieza a brillar. Hacía allá debemos caminar. Todos juntos, por supuesto…


SINTESIS

Los Andes (2): Maximiliano Scapparoni; Germán Noce, Alejandro Mena, Pablo Nieva, Emir Ham; José Luis Gómez (ST Guillermo Ojeda), Gabriel Gandarillas, Emmanuel Francés, Leonel García Barros (PT 44` Franco Asencio); Maximiliano Castano (ST 16` Rodrigo Acosta) y Leonardo Romero. Suplentes: Luciano Díaz, Leandro Corulo, Gustavo Pinto y Gastón Lucano. DT: Raúl Cascini.

Tristán Suárez (0): Ezequiel Porto; Víctor Molina Ríos, Juan Pablo Ortiz, Martín Ortiz, Lautaro Bugatto; Carlos Ramos, Nelsón Martínez, Jorge Monzón (ST 22` Leonardo Harkes), Cristian Fernández (ST 16` Javier Pintos); Matías Sproat (ST 4` Nicolás Bauchet) y Jorge Chiquilito. Suplentes: Iván Brun, Claudio Grecco, Rodrigo Vélez y César Aquino. DT: Cristian Aldirico.


Goles: ST 20` y 45` Romero (LA).

Amonestados: PT 44` Gandarillas (LA) y 46` Romero (LA); ST 22` Molina Ríos (TS), 23` Ramos (TS) y 25` Monzón (TS).

Arbitro: Carlos Stoklas.

Asistentes: Gabriel Morandi y Martín Barrionuevo.

Cancha: Eduardo Gallardón.

Recaudación: $ 6.496

 

Sábado 17 de Septiembre de 2011 | Fútbol Profesional

subir