NUEVA CHICAGO 2

Se le escapó en el final. El Milrayitas ganaba 2-0 por los goles del Pitu Gómez y Romero, de penal, pero el Torito lo fue a buscar y en tiempo de descuento empató. Los errores individuales volvieron a costar caro...

Por Paul Bordis

En los papeles un empate en Mataderos parecía ser más que aceptable debido a las actuaciones que tuvo en las dos últimas fechas el conjunto dirigido por Cascini, pero esta igualdad no es justa por como se dieron las circunstancias. En el siempre complicado campo de juego de Nueva Chicago, el local recibía a Los Andes con el antecedente de tres fechas sin alegrías, producto de dos derrotas y de un empate, y había comenzado a ser cuestionada la gestión de Finarolli al mando del Verdinegro. Así, ambos cargaban con los murmullos de la tribuna y el partido iba a ser ideal para decidir quién iba a salvarse y quién iba a hundir al otro.

Para eso, el Milrayitas presentó tres cambios en la alineación con respecto a la última del encuentro ante Colegiales. En el fondo entró Emir Ham por el uruguayo Franco, en el medio Emmanuel Francés reemplazó a Gustavo Pinto y Leonel García Barros lo hizo por Gastón Lucano. Se mentalizó de la mejor manera para este compromiso y surtió efecto, hasta que lo increíble, lo fantástico y lo insoportable otra vez se cruzó en el camino del equipo de Lomas. Sobre el final fue 2-2, tras ir ganando 2-0. Otro golpe más y van…

Cuando apenas había comenzado el partido, precisamente a los cinco minutos, Los Andes tuvo el gol en los pies del Pitu Gómez, quien había recuperado una pelota importantísima ante un mal pase del defensor Arias en la salida de Chicago y definió incómodo ante el achique de Gómez. En esta oportunidad, el arquero iba a ganar pero el ex Comu iba a tener revancha tres minutos más tarde. García Barros tomó la pelota luego de que Romero se la bajara de cabeza y lo iba a asistir de gran manera que el Pitu ahora definiría con un efectivo derechazo cruzado y alto para marcar el primer gol. Los Andes se ponía en ventaja cuando todos se estaban acomodando. Y para no quedarse atrás, Chicago quiso el empate al minuto siguiente, pero la defensa Milrayitas no se lo iba a permitir. Con muchos problemas atrás y desaciertos en los pases, el fondo del Torito invitaba al CALA para que aprovechase los errores y pudiera estirar la ventaja. Una presión que asfixiaba la salida del local le permitía al de Lomas recuperar varias pelotas gracias a los quites de Francés y Gandarillas y al mando del Pitu Gómez, quien transportaba el balón y lo cedía de gran manera para tratar de vulnerar nuevamente la valla del dueño de casa.

En el primer tiro de esquina a favor iba a llegar el penal para Los Andes. Centro desde la derecha de García Barros, el defensor Testa peinó para atrás y cuando iba a tomar el rebote Leandro Corulo, Ariel Coronel le cometió infracción tomándolo de la camiseta y volteándolo sin dejarlo rematar. Clara infracción, sin lugar a dudas. Primero, Leo Romero definiría al medio y gol, pero sería anulado por invasión. Segundo, Leo Romero definiría al medio y gol, esta vez sí iba a ser convalidado y el Milrayitas se ponía 2-0 al final de la primera etapa. El planteo del conjunto de Cascini era eficaz y aprovechaba cada espacio y cada desinteligencia rival para jugar con criterio y peligro. Chicago intentó reponerse y crear situaciones de riesgo, pero el fondo Milrayitas estaba pasando una brillante tarde y no permitió que el local llegara con peligro al arco custodiado por Scapparoni. Lo tuvo Romero al final de la primera etapa, luego de un robo a los defensores (uno de las tantos) de Castano, pero no se decidió y en vez de rematar desde una buena posición, prefirió un pase largo sin éxito para García Barros. Así se iban los primeros 45 minutos: Los Andes obtenía una justa victoria y si era capaz de trabajar de la misma manera en el segundo tiempo, era muy posible que se quedase con las tres unidades.

Sin embargo, la etapa final trajo un factor que no estaba en la mente de ningún espectador: el viento. Más adelante va a ser un elemento que “influyó” a favor del local, pero al comienzo del complemento Chicago era quien intentaba más y tenía la posesión de la pelota. Los ingresados por parte del equipo de Finarolli comenzaron a inquietar y a despertar el juego en los compañeros, principalmente Jonatan Enriquez cuando a los 9 remató apenas desviado luego de un rebote en el área. En el mismo minuto, Los Andes iba a contestar a través de un flojo remate de Romero, tras una gran proyección  y mejor centro de Castano por la banda izquierda. Como contrapartida tuvo el descuento el Torito cuando jugaron rápido un tiro libre y Enriquez perdió el mano a mano frente a Scapparoni. Enseguida iba a inquietar nuevamente con un gran remate de media distancia de Julio Serrano que provocó la volada del 1 Milrayitas para sacarla al corner. Chicago estaba impreciso, pero era más en cuanto a voluntad y a ocasiones. Así, poco a poco, iba cercando al visitante hasta que llegó el minuto 25. Pablo Nieva rechazó la pelota en un avance rival y curiosamente el viento mandó al corner un pelotazo que tranquilamente debía ir a alguno de los bancos de suplentes. Y aquí llegó el primer error fatal: centro pasado de Banegas al segundo palo, una salida en falso y a destiempo de Maxi Scapparoni y Eduardo Berón no vaciló en mandar la pelota al fondo de la red con un cabezazo después de superar a Nieva en la marca.

Un descuento merecido por parte del local y para Los Andes la sensación de preocupación por haber desaprovechado tantas contras que debieron ser bien resueltas. Con el gol obtenido, el empuje de Chicago no se hizo esperar y fue a buscar el empate con más corazón que juego. Jugado en defensa, Los Andes tuvo una contra más a los 35, aunque el ingresado Lucano resolvió de la peor manera: picando un remate en un mano a mano al pecho del arquero verdinegro cuando Romero se mostraba llegando solo por su sector. Al minuto, Serrano aventuraba lo que estaba por venir: luego de otro centro al corazón del área Milrayitas, tomó de primera un rebote y con un fuerte zurdazo estrelló la pelota en el palo izquierdo del uno lomense que sólo podía ver. El ingreso de Pinto por Gómez no hizo más que retrasar a los jugadores y perdieron al conductor de cada contra a pesar de su cansancio.

Los cambios no surtieron el efecto deseado y Chicago se aproximó cada segundo más al área de Los Andes, varias veces pero siempre sin éxito. Lucano remató al arco nuevamente a los 42 y parecía que el partido no iba a cambiar de marcador a pesar de los intentos del equipo de Mataderos porque Carboni en tiempo de descuento desperdició la última situación de las tantas que tuvo. Faltaba un minuto para terminar el partido y Leo Romero hizo un foul intranscendente en mitad de cancha producto de un forcejeo. Al parecer iba a ser centro, rechazo y pitazo final… Pero Julio Serrano se hizo cargo de la ejecución del último tiro libre y mandó un centro que el viento embolsó y empujó hasta el arco, nada del otro mundo hasta ahí. El problema fue que Scapparoni insólitamente no se encontraba bajo los tres palos, si no fuera del área chica y el balón entró directamente al arco. Gol increíble: más mérito del ex Boca que de Serrano.

Otra mala salida y otro cálculo erróneo hicieron que los tres puntos se convirtiesen en uno solo cuando la victoria era merecida para Los Andes. Sus compañeros se tomaban la cabeza y no lo podían creer: en el banco de suplentes pasó lo mismo. Llamativo. Aunque no es de extrañar que el Milrayitas pierda puntos insólitamente, tuvo varias chances para liquidar el pleito y sobró algunas jugadas. Hasta especuló con el tiempo y finalmente la suma de fallas puntuales llevó a este empate, más asociable con una derrota por el tipo de partido que se había dado. Sí, otra vez Los Andes deja pasar una gran chance por mérito propio. Ahora hay que ajustar detalles para no sufrir más esta clase de golpes…


SINTESIS

Nueva Chicago (2): Agustín Gómez; Leandro Testa, Ariel Coronel (ST 1’ Lucas Banegas), Juan Barreña, Darío Arias; Damián Lemos (ST 1’ Jonatan Enriquez), Roberto Bochi, Julio Serrano; Christian Gómez (ST 18’ Eduardo Berón); Ezequiel Petrovelli y Leonardo Carboni. Suplentes: Jorge Drago, Maximiliano Flotta, Adrián Scifo y Juan Vinaccia. DT: Mario Finarolli.

Los Andes (1): Maximiliano Scapparoni; Germán Noce, Leandro Corulo, Pablo Nieva, Emir Ham; José Luis Gómez (ST 38’ Gustavo Pinto), Emmanuel Francés, Gabriel Gandarillas, Leonel García Barros (ST 43’ Guillermo Ojeda); Leonardo Romero y Maximiliano Castano (ST 23’ Gastón Lucano). Suplentes: Luciano Díaz, Ángel Alonso, Luis Bevacqua y Rodrigo Acosta. DT: Raúl Cascini.


Goles: PT 8’ José Luis Gómez y 41’ Leonardo Romero de penal; ST 25’ Eduardo Berón y 46’ Julio Serrano.

Amonestados: PT 29’ Ariel Coronel (CH), 38’ Juan Barreña (CH) y 40’ Leandro Testa (CH); ST 20’ Leonel García Barros (LA), 23’ Emir Ham (LA), 31’ Darío Arias (CH), 37’ Maximiliano Scapparoni (LA) y 47’ Germán Noce (LA).

Árbitro: Eduardo Gutiérrez.

Asistentes: Octavio Stewart y Andrés Prendel.

Estadio: República de Mataderos.

Viernes 9 de Septiembre de 2011 | Fútbol Profesional

subir