Primero Primera II

A medio siglo de la primera temporada en la A, seguimos leyendo la revista Los Andes, un reliquia impresa. El gol de taquito en la Bombonera fue tapa, obvio. Leyenda insuperable.

Por Leo Torresi

1-

¿Fantino? No: Fa-na-tino. Así firmaba el editorialista del número 3 de la revista Los Andes, nacida para cubrir el desempeño del equipo en su primera temporada en la “A”.

Tres fechas y (casi) nada. Dos derrotas, un empate, cero gol a favor.

Fanatino, de arranque un poco sombrío:

“Dos derrotas padecidas en las tres primeras fechas de 1961 ¿Antesala inevitable de otras?  Y en este interregno vale la pena mirar hacia adentro, con serenidad de juicio y, visto lo visto, trazarnos un panorama de lo que pasa y de lo que podría pasar. La gente de este tiempo quiere concretos, no palabras. Vayamos en su búsqueda. Tres jornadas -Independiente, R. Central y Racing- el equipo- y en especial la delantera no camina- visto lo visto, 270 minutos de juego sin ningún gol a favor. Hay que tapar agujeros ¿Pero qué esperar?”.

Ahora, propositivo:

“Jugadores de reserva -Farías, Montaño, Villegas, entre otros- son jugadores que buscan el área, que van a los papeles, es lo que le falta en estos momentos a la línea de 'ágiles' albirroja ¿Qué esperar entonces? Visto lo visto, tres encuentros similares, enfrentando a rivales muy diferentes en capacidad y garra, en especial esto último. Algo se demostró, y ese algo lo ofreció la defensa. La delantera: cero en goles, cero en fútbol ¿Por qué no probar entonces con Villegas, Montaño o Farías? Aún se está a tiempo. Hay que salvar a un equipo y una responsabilidad”.

Con Central, debut de local en Quilmes, iexpresivo 0-0. “Schiro, el mejor”, según el repaso individual. “Estuvo en todas, cubriendo el visible claro dejado por Pedutto”, que a su vez “se mostró lento e impreciso”. “Malísima actuación”.

¿El equipo? Sin “precisión, orden y también noción del arco rival” ¿El partido? “Gustó por la vivacidad impresa en la lucha desde el minuto inicial, en que la pelota fue llevada en clara porfía desde un área a la otra”.

Contra Racing fue baile en contra. O-3 y Goldbaum como figura ¿Se justifica un 10 para un arquero que la va a buscar tres veces adentro? Para la revista Los Andes, sí. “Estuvo hecho un verdadero león, como su nombre lo dice. Salvó goles cantados en las tribunas racinguistas y se constituyó en uno de los mejores hombres del campo”.
Venenito para Reynoso. Puntaje: 2. “¡Casualidad: cada vez que juega mal se lesiona!

2-

Esto es historia grande. “¡Y a Boca le mojamos la oreja!”: soñado título de la revista Los Andes, número 4. El gol de Urben Farías es acaso el más importante de Los Andes de todas las épocas. El primero en Primera “A”, contra Boca, en la Bombonera, de taco ¿Cómo superarlo en leyenda?

Fanatino deja el lugar a “El dire” en la editorial:

“Confiábamos en lo que muchos de sus parciales no creían. Sin embargo la hazaña se hizo. Los Andes se 'encontró' en el terreno más tortuoso y donde cualquiera puede perderse ¿Cómo se encontró? Muy simple. Los cambios operados, sobre todo en la delantera dieron otra moral, otra táctica, otro enfoque y hasta otro equipo. La presión de un cemento gigantesco donde un 70 u 80 por ciento de sus ocupantes alentaban al adversario, ciertamente no hacían proclive el escenario para un recuperación. El pasaje bíblico donde el gigante Goliath fue derrotado por David revivió en la Bombonera”.

 “A nuestra opinión -suscribe un pragmático Juan de la Cancha- la victoria fue merecida. Los Andes supo aprovechar la oportunidad del gol. Y el uno a cero premia su mayor visión del arco. Nada de 'chiches' improductivos. O casi nada, para ser más exactos. Y no podrá arguirse que Boca sometió a dura tarea a la defensa. Y el juego o la táctica empleada por Los Andes solo está reservada a los equipos que se saben poseedores de líneas defensivas de gran calidad. El atque no brilló como en otra tardes. Baiocco sustrajo su aptitudes que se le conocen. Farías, siempre empeñoso, tampoco reeditó su mejores actuaciones del año pasado -salvo en el golazo de 'catre' que le marcó a Antonio Roma-. Sesti fue entusiasmo y tesón, lo mismo que Villegas”.


           

Martes 23 de Agosto de 2011 | Datos y Estadísticas

subir