Cacho de Lomas

El Sitio Oficial te presenta al nuevo utilero. Es Gustavo Loustau y viene con un objetivo muy claro. "Apunto a tener la mejor utilería del mundo", admite en la intimidad. "En estos clubes hay que campeonar". Ojalá se cumplan ambos pedidos...

Por Leandro Saltamerenda

No se cansa. Lo repite a cada momento. “Lo que pasó, pasó”. Sí, Cacho no mira hacia atrás. Su objetivo hoy tiene nombre propio. Y se llama Los Andes. Los Andes ya es parte de su vida. Los Andes es su casa. ¿Quién es Cacho?, te preguntarás. Cacho es Gustavo Loustau. El nuevo utilero. El hombre de confianza que vino con el cuerpo técnico para hacer historia. El hombre que llega primero y se va último. El hombre que se ganó el corazón del plantel.

Míralo a Cacho. La camiseta no se la saca más”, dice uno de los muchachos al pasar. Y no está equivocado. Lleva la Milrayitas a todos lados. Si no es camiseta, es campera, si no es campera es buzo de entrenamiento... ¿Qué fue utiliero de Boca? Es tiempo viejo. Él tiene su cabeza puesta en estas cuatro paredes. “No es mi intensión comparar porque sería una falta de respeto. Lo único que quiero dejar en claro es que acá estoy muy cómodo”, responde con total naturalidad. Nada de quedar bien para los grabadores. Lo siente así. Es sincero. Es uno más de este grupo. “Lo que fue, fue. Hoy estos jugadores son los mejores. Por ellos voy a dar todo. Desde el primero que entra hasta el último que sale por esa puerta”, agrega.

Sabe de planteles con hambre de gloria. Lo vivió, lo disfrutó y hoy lo quiere repetir. “Los técnicos los conozco, son amigos míos y desde un principio apostaron a armar un equipo para ser campeón. Salir segundo o tercero no es nuestro objetivo. En estos clubes hay que campeonar. Por eso es a morir. Después la jugada te puede salir bien o mal, pero estos muchachos veo que tienen una predisposición bárbara”, admite sin dudarlo. Hasta se da el lujo de meter un toque de gracia. “El otro día no ganamos por culpa del réferi. Y menos mal que es de nuestro cuerpo técnico. Una cosa de no creer. Es la primera vez que veo que uno de mi lado cobra para ellos”, ironiza.

Y entre mate y mate, Cacho continúa con su relato: “La convivencia en la pretemporada fue espectacular. Hay que tener en cuenta que somos todos nuevos y en menos de 15 días todos estaban sonrientes, se divierten, hasta pelaron a mi compañero. Sinceramente, iniciar un ciclo con este animo es muy positivo”. ¿Le queda algo por decir? Sí, destacar la colaboración de la Comisión. “Son buenos todos. Coco (por Jorge Barreal, responsable directo del plantel profesional), un fenómeno. Se bancó concentrar con nosotros y nos dio todo. Como el resto de los dirigentes. La verdad que nos están dando todos los gustos. No nos podemos quejar”, reconoce.

La nota se termina y falta la última frase. Una frase que retumba entre tantas prendas de vestir. “El otro día entró un directivo y dijo que le había gustado como estaba todo prolijito. Y eso para mí es importantísimo. Apunto a tener la mejor utilería del mundo. Y es para los muchachos. Ellos quieren cambiar media, cambiamos media. Quieren guantes, le damos guantes. Todo tiene un fin y es el campeonato”. El es Cacho. Cacho de Lomas. Ya está entre nosotros...

 

FOTO. Su lugar: la utilería. Cacho junto a Germán, sobrino del Chelo y quien debió sufrir la experiencia de su primera pretemporada. Así lo dejaron...

Viernes 29 de Julio de 2011 | Fútbol Profesional

subir