Esa es la actitud

Los Andes arrancó con todo una nueva semana de Raúl Cascini al frente del grupo. Este lunes hubo una práctica de primer nivel en Ezeiza. Se sumó el refuerzo Maxi Castano, quien trabajó a la par de sus compañeros.

Por Leandro Saltamerenda

Todos corren. Todos le meten. Los Andes sigue adelante con su puesta a punto. Terminó la pretemporada, pero las exigencias no faltan. Las mañanas en La Guapeada continúan a paso firme. Tal es así que Maxi Castano, último refuerzo en concretarse, este lunes fue presentando ante sus nuevos compañeros y respondió en buena medida a los trabajos diagramados por el profe Diego Cinello. Nada de ir de a poco. Esa es la actitud. Esa es la mentalidad que se estaba necesitando. Pequeños detalles que a la larga muestran el ánimo y la predisposición del grupo. 

Jugadores, cuerpo técnico, cuerpo médico, utileros, dirigentes, dos empleados de maestranza del predio y el Sitio Oficial. Nadie más. Toda la mañana a su merced. Toda la tranquilad de Ezeiza para arrancar la tercera semana en el ciclo Raúl Cascini. Y tras dejar atrás una entrada en calor bien distendida vino la parte más dura del entrenamiento. Mientras el desgarrado Claudio Leguizamón, único lesionado, se entrenaba en forma diferenciada junto al kinesiólogo Mauricio Di Benedetto, el resto de los muchachos se abrochaba los cinturones. La que les esperaba...

Separados en ocho grupos de tres integrantes cada uno (¿casualidad ese trío de Pelados entre Castano, Nieva y Noce?), el preparador físico Cinello dispuso una actividad de potencia por estaciones. Saltos, alargues, arranques explosivos y más ejercicios para empezar el lunes con todo. "Viene el descanso", pensaron algunos. Pero no. En una de las canchas principales, todos los conitos desplegados hacían prever un trabajo con pelota que no tendría desperdicios.

El objetivo del mismo era reproducir situaciones típicas de partidos con los futbolistas cumpliendo el rol que le corresponde: definición, relevos, coberturas, retroceso en el campo, ubicación, presión sobre el rival. Y con dos agregados: el desgaste físico y la corrección constante por parte del cuerpo técnico. “Movimiento de equipo”, “ayuden al compañero”, “no hay trote, máxima velocidad en el regreso a su posición” fueron algunas frases que llegaron a oídos de los presentes. Sin dudas, un ejercicio completo. Como pocas veces se vio.

Y de esa forma pasaron una, dos, tres series. La única diferencia es que la última tanda, en vez de realizarse con pelota se innovó con un intermitente de alto vuelo. Era la yapa que faltaba para dejar a más de uno de cama...

 

PROXIMO ENTRENAMIENTO: Este martes a partir de las 10 en el predio de La Guapeada, Ezeiza. 

Lunes 25 de Julio de 2011 | Fútbol Profesional


subir