Llegó con escalas

Tuvo que sortear más de 30 horas de vuelo para ponerse la camiseta de Lomas. Sí, Emmanuel Francés dejó el Ansan coreano, y se sumó al grupo. "No tengo ninguna duda de esta elección", dijo el lungo volante.

Por Leandro Saltamerenda

¿Cuáles son tus primeras impresiones como jugador de Los Andes?
Estoy con muchas ganas y expectativas de poder servirle al club y brindarme por completo por este equipo que es tan grande. Tengo una felicidad enorme de haber vuelto al país y que sea con la camiseta de Los Andes, a mis 28 años y con 11 de profesionalismo, es el momento justo. 

Más allá de ser un club de Corea, estabas jugando en Primera División y desde lo económico la diferencia era notable, ¿por qué aceptar la apuesta de Los Andes?
Uno pone en la balanza muchas cosas, pero pesa más que el equipo que te busque sea Los Andes. Además, ante la inminente llegada de buenos jugadores y ser dirigido por un técnico ganador y que triunfó en su ciclo como futbolista, me convenció. Y también estaba el tema familiar. Mi mamá, mi hermano, yo, siempre estuvimos juntos, y lo decidimos entre los tres. Así que no tengo ninguna duda de esta elección.

Jugaste en muchos equipos de esta categoría (San Telmo, Estudiantes, Defensores, entre otros), ¿con qué B Metropolitana te vas a encontrar?
Lo de siempre. Un juego muy dividido en la mitad de cancha y donde todos los rivales van a querer ganar la segunda pelota. Por suerte se sumaron refuerzos de mucha jerarquía, sumado a hombres de experiencia, como Gabriel Gandarillas, el Pitu Gómez. En estos días que nos tocan será fundamental armar un buen grupo humano y después encontrar una regularidad para responderle al pedido del entrenador.

La historia de Los Andes dice que debe pelear los primeros puestos, pero como contrapartida el promedio es muy bajo, ¿cómo se juega ante esta doble necesidad?
Y a mi me ha tocado estar en las dos posiciones y lo principal es tomarlo con muchísima cautela. Sabemos de la preocupación del hincha por el descenso, pero los jugadores que llegamos vinimos con una apuesta fuerte. Hoy Los Andes es un grande dormido y nuestra responsabilidad es despertarlo.

¿Desde la parte física cómo estás?
Yo estoy a disposición del técnico para lo que me pida. Ahora vengo con muchas horas de vuelo encima, pero me siento muy bien desde lo físico. Hace menos de un mes que terminó la competencia en Corea e inmediatamente nos fuimos de gira a Centroamérica. Y el lunes jugué un amistoso. Así que, sin problema. Estuve hablando con el profe, vamos a tomar las cosas con calma y después decidirá el entrenador.

Y, ¿cómo fue la experiencia en Corea?
Muy buena. La verdad que viví un año espectacular y he crecido mucho como persona y como jugador. El de allá es un fútbol que está en pleno crecimiento y tuve la suerte de jugar en un club que ha ganado más de 20 títulos en su historia. Es uno de los más viejos de Corea y lo disfruté al máximo.

Ya habrá oportunidad de conocer en detalle cómo fue tu estadía allá, ¿nos podés adelantar alguna rareza del país?
Desde la comida hasta su forma de hablar y su forma de entrenar. Es todo muy diferente. Pero me llevo los mejores recuerdos y estoy muy contento con lo que me tocó vivir en Corea. Después con más tiempo, con todo gusto les contaré algunas anécdotas y cómo fue todo.

 

Viernes 15 de Julio de 2011 | Fútbol Profesional

subir