Futuro de crack

Martín Rose, jugador e hincha Milrayitas, habla de su presente y las sensaciones que tiene al estar viviendo este gran momento en Quinta División y como parte del plantel profesional. Un amor incondicional...

Por Marian González

¿Cómo te sentís este año? ¿Qué análisis haces de la Quinta División? Teniendo en cuenta que tienen dos derrotas y dos victorias.
En lo personal, estoy contento porque me están saliendo las cosas como uno quiere y ayuda al equipo en su función. Y en lo colectivo estamos muy confiados. Los primero dos partidos que perdimos fueron raros y merecimos mucho más, pero con el correr de las fechas estamos más finos y al jugar con más confianza, las cosas se dan más fáciles y pudimos encontrar el rumbo que nos dieron tantas el alegrías el año pasado.

En lo personal, ¿cómo te sienta ser el goleador del equipo?
Muy contento porque uno es delantero y a veces uno puede jugar bien o jugar mal, pero los goles se disfrutan. Por suerte estoy complementando el jugar bien con hacer goles. Más que nada para ayudar al equipo aportando lo mio para ganar y cada uno aportando lo suyo en sus funciones. Estoy muy feliz y con mucha confianza

¿Te afecta en algo el no entrenar durante la semana con tus compañeros? Porque también estás intengrando el plantel profesional…
No, para nada. Por suerte consolidamos el equipo desde el año pasado y somos los mismos 11 desde hace más de 25 partidos. Obviamente siempre hay cambios por expulsiones o tácticos, pero nos conocemos muy bien y sobre todo me conocen muy bien. Saben todos como tienen que jugar para mi y yo para ellos.

¿Cómo es tu relación con los jugadores de Primera?
Excelente, por suerte llegue a un plantel que es hermoso. Los más experimentados te acoplan al grupo enseguida y te aconsejan en todo. Y te dan lugar a estar relajado y se mezcla con los chicos del club que nos conocemos todos y se hace más fácil.

¿Qué se siente jugar en el club del cual sos hincha?
Es lo más hermoso, es como un sueño. La primera vez que fui a la cancha tenía 7 años y me puse a llorar porque quería entrar a jugar. Y paso todo muy rápido. El partido con Platense que ganamos 3-1 estaba en la Palacios y a los 3 días mirando la tribuna desde adentro y se me pone la piel de gallina. Cada día lo disfruto como nunca porque es un club que amo y por el cual voy a dar la vida.

¿Estás preparado para debutar en Primera?
Cuando subí me costo la adaptación del cambio de ritmo y el jugar a dos toques y simple, porque si no te comen. Pero ahora cada vez lo hago mejor y me siento mucho más cómodo y rápido. Uno siempre quiere jugar y es el sueño mio debutar con esta camiseta. Pero esa respuesta la tiene que dar el técnico y ver si él siente que estoy para hacerlo. Uno siempre quiere jugar y más estando ahí.

Jueves 14 de Abril de 2011 | Fútbol Amateur

subir