Una hora y una hora

Este martes se repartieron las tareas. En la primera parte de la práctica hubo actividad física con Marcos Díaz, y en la otra, trabajos tácticos junto a los ayudantes Damián Timpani y Claudio Balzano. La mala es que Friedrich sufre una fuerte contractura.

Ellos solo quieren ganar. Quieren cortar la racha de 23 partidos sin festejos y empezar a escalar en la tabla de posiciones. Con Morón y Barracas se vieron mejorías, pero los tres puntos no aparecieron. Ahora, el próximo desafío se llama Platense y será el sábado a las 21 en el Gallardón. Sí, otra vez con el apoyo incesante de todo su público. ¿Qué Los Andes está último? Poco importa. El pueblo Milrayitas alienta igual. Por algo es único en el Sur…

Si quiere llegar en óptimas condiciones al encuentro frente al Calamar no puede aflojar. Por eso, en el entrenamiento del martes en el predio de Santa Catalina volvieron las exigencias. No regalaron nada. Durante la primera hora se realizó un circuito de fuerza para tren inferior, que incluyó saltos, sentadillas, transferencia de velocidad, cambios de ritmo y dirección, entre otros. Y en la hora restante vino el turno de la pelota. Junto a Damián Timpani se hicieron ejercicios de control de balón y pressing, y en otro sector del campo, Claudio Balzano trabajó en la definición, los centros y el retroceso de la defensa. Todo en espacios reducidos, por supuesto…

Quienes no pudieron participar de la actividad fueron Patricio Grgona, en recuperación de una fuerte distensión muscular, y Alejandro Friedrich, con una contractura en el gemelo de la pierna derecha. A su vez todavía se aguardan los resultados del estudio realizado al delantero Damián Cirillo, lesionado ante Barracas Central.

Para evitar complicaciones climáticas, la práctica de este miércoles será en la cancha y probablemente se empiecen a conocer los primeros indicios de lo que será el equipo que reciba el sábado a Platense. A estar muy atentos…

Martes 8 de Febrero de 2011 | Fútbol Profesional

subir