El Partido

Lo recuerdan nuestros abuelos... Se jugaba una fecha decisiva en el Torneo de 1965 y el Milrayitas ganaba por 2-1. Con esa victoria, el conjunto de Lomas llegaba a la punta y le quitaba el invicto a su rival de turno...

Por Pablo García

La séptima fecha del torneo de 1965 cruzó a los equipos en Lomas, cuando estaban invictos y en la cúspide de la tabla, aunque Morón tenía un punto más y un encuentro menos porque había quedado libre. También, los dos conjuntos venían de dos triunfos consecutivos. Todo estaba dado para que sea un gran partido: Morón para consolidarse y Los Andes para alcanzarlo.

Las primeras acciones de riesgo fueron promovidas por el Milrayitas. Dos oportunidades tuvo López para abrir el marcador para el local, pero Germinaro pudo evitarlos: primero, un remate corto que atrapó al arrojase en momento oportuno; luego, logró desviar al corner tras una buena combinación entre el delantero del CALA y Diz. El equipo de Lomas llegaba con profundidad: Stringa tuvo que esforzarse para tapar y enviar la pelota al tiro de esquina en una situación de riesgo.

El local demostró mayor codicia, donde la principal finalidad de los dos fue la obstrucción, librándose de la producción de situaciones riesgosas frente a las vallas. En un medio de un amontonamiento de jugadores en el centro del campo, Los Andes mostró mejor predisposición. A la media hora de juego, Oscar Pallarés se retiró por unos minutos de la cancha a raíz de una herida cortante en el arco superciliar izquierdo. Con un jugador menos llegó el primer gol local, obtenido por Cuña mediante un cabezazo, tras un centro de Coraglio. A poco del final del primer período, López habilitó a  Coraglio que amplió las cifras y le dio tranquilidad a las tribunas colmadas de hinchas Milrayitas.

En el complemento, la suerte estaba echada para Morón, que debía dejar de lado las marcas y buscar pronto la igualdad. Pero la visita mostró flaquezas defensivas y careció de circuitos de fútbol en el medio campo. Por su lado, Los Andes cuidó por instantes su ventaja y jugó distendido por la ventaja en el marcador.

Tras la expulsión de Coraglio, por una protesta de un fallo, los visitantes se afirmaron en la recuperación de la pelota. Luego de una sucesión de rebotes, Moreyra descontó con un tiro recto al arco. Los Andes fortaleció las líneas para no pasar sobresaltos. Hubo poco tiempo para igualar y, además, Morón careció de ideas para inquietar al arco defendido por Barbosa. Así llegó el 2-1 final y la victoria del Milrayitas, que escaló hasta el primer puesto y le quitó el invicto al Gallo. Además, fue el primer halago en su casa al recibir a Morón en la vieja Primera B (el primero y único en el Gallardón, hasta ese momento, había sido la primera vez en 1956, en Primera C).

Esa tarde, Miller alineó al Milrayitas con Ciro Barbosa; Omar Grunning, Marcos Verteiko; R. Zambrano, Héctor Zappa, Oscar Pallarés; Roberto Coragilio, Julio Gianella, Oscar López, Alfredo Cuña y Jorge Diz. Mientras, Alfredo Bermúdez formó a Rubén Germinaro; Héctor Notaris, Roberto Stringa, José Solana; Roberto Moreyra, Nicolás Bieladinovich; Carlos Santana, Adolfo San Giovanni, Oscar Salazar, Osvaldo Ferreño y Juan José Tamburrino.

Lunes 31 de Enero de 2011 | Fútbol Profesional


subir