Ningún Gallito

Los Andes no se duerme. El Milrayitas no perdió el tiempo y trabajó este viernes en Santa Catalina, pensando en el partido del martes ante Morón. El sábado a la mañana habrá fútbol en la cancha frente a la Cuarta y Quinta División.

Por Leandro Saltamerenda

Cada vez falta menos. La familia Milrayitas ya cuenta las horas para palpitar el partido del próximo martes frente a Morón. Son más de 72, pero parecen una eternidad. Hay ansiedad, nervios, ganas de que el árbitro Nicolás Lamolina de el pitazo inicial y a jugar. A demostrar que la pesadilla del semestre pasado quedó en el olvido. Qué este plantel tiene mucho hambre de gloria y quiere recuperarse en su cancha, ante su mismísima gente. No hay otra. Todos pensamos en ese maldito triunfo que se hizo desear 21 fechas. ¿Se cortará la racha? ¿Saldrá la estirpe lomense a llevarse por delante al Gallito del Oeste? Esperemos. Lo anhela el pueblo entero de Lomas…

La calurosa mañana del viernes, como no podía ser de otra manera, encontró al conjunto dirigido por Mario Rizzi entrenando en el predio de Santa Catalina. Con tareas recreativas y de elongación arrancó la jornada y luego llegó el turno de un exigente trabajo de coordinación y velocidad, que combinó distintos movimientos con pelota, es decir centros, cabezazos y remates. Sirvió para apreciar e ir conociendo la potencia goleadora de uno de los refuerzos, el delantero Damián Cirillo.

Y antes de repetir la actividad en espacios reducidos del día anterior, el cuerpo técnico aprovechó para detenerse en dos sectores fundamentales del campo de juego. Los defensores hicieron trabajos de circulación de balón, retroceso y rechazo con el ayudante de campo Damián Timpani, y los volantes y delanteros siguieron mejorando la definición junto a Rizzi. Diez, quince, veinte veces debieron revolcarse Cubito Cáceres y compañía.

Por último, además de Luis Bevaqcua (el jueves ya se había reintegrado a la par de sus compañeros), Gabriel Gandarillas (sobrecarga muscular) y Federico García (distensión de ligamentos) evolucionan de sus respectivas lesiones y completaron las tareas con normalidad. Eso sí, el defensor Patricio Grgona no se entrenó, ya que arrastra una distensión muscular en el isquiotibial de la pierna izquierda. 
 
Como adelantamos en el último informe, para este sábado, el Rojo tiene pensado hacer un ensayo de fútbol ante la Cuarta y la Quinta División en el Gallardón, y así empezar a ultimar los detalles de cara al partido del martes frente a Morón…

 

Viernes 28 de Enero de 2011 | Fútbol Profesional


subir