Mardel te renueva

El primer doble turno en Mar del Plata comenzó. Los Andes se entrenó este viernes a la mañana en las playas del Puerto. Hubo trabajos físicos y una intensa rutina a cargo del profe Díaz. El refuerzo Burzac trabajará a la tarde con el grupo.

Por Leandro Saltamerenda (enviado especial)

La empezó con todo. A un ritmo intenso por ser el primer dìa de pretemporada. Vaya uno a saber si fue un castigo por el mal desempeño en el último semestre del 2010. Pero lo cierto es que la estadía de Los Andes en Mar del Plata ya da qué hablar. El entrenamiento matutino del viernes fue muy duro, cansador. El preparador físico Marcos Díaz cumplió con la rutina y sus muchachos respondieron a la perfección. Ninguno “se tiró del barco”, como habitualmente dicen ellos mismos. Todos concentrados y trabajando para revertir este dificil momento que le toca vivir al Milrayitas. Exacto. Así los quiere ver el hincha: dejando todo por la camiseta…

La jornada comenzó bien temprano. Mientras Marcelo Raúl Burzac, el último refuerzo en incorporarse, descansaba en el Hotel Moli-Mar, la delegación encabezada por Mario Rizzi se trasladó hasta las playas del puerto marplatense para comenzar formalmente con la etapa más fuerte de preparación. Una vez instalados, y tras cruzar algunas palabras con sus colegas de Independiente y Camioneros, quienes estaban entrenando en el mismo lugar, el profe Díaz dispuso un trote regenerativo y ejercicios recreativos para aclimatarse a las irregularidades de la arena y calentar motores. Ya se preparan…

Hasta ese momento no había sudor. Después sí empezaron a traspirar y sacarse la ropa. Porque llegó el turno de realizar los trabajos de fuerza para tren inferior, separados en distintas estaciones. Un grupo fortalecía los gemelos, otro hacía sentadillas y el restante seguía con las estocadas. Poco a poco cada uno fue completando las tareas, sin olvidarse de estirar los musculos en las pausas establecidas.

Y cuando más de uno pensaba que ahí terminaba el turno matinal, los conitos desplegados por los medanos auguraban lo contrario. Llegaban las cuestas, infaltables en cualquier pretemporada veraniega. Así, los jugadores se volvieron a reunir en equipos, y a subir y bajar. Una y otra vez. Con obstáculos en el camino, movimientos coordinativos, transferencia de velocidad y todo lo que te imaginés. Las piernas, muertas

¿Cuál fue el remedio para reponer energías? Una eloganción bien prolongada y el merecido chapuzón del final. Ya está muchachos, la primera mañana en Mar del Plata terminó. Ahora a almorzar, hacer una buena siesta y a la tarde dirigirse al predio de River Plate que el técnico Rizzi empezará con la parte táctica y futbolistica. No pierdás el tiempo, Milrayitas. Hay mucho prestigio por recuperar...

Viernes 7 de Enero de 2011 | Fútbol Profesional


subir