Sueña a lo grande

"Vine muy ilusionado y con ganas de dejar una huella importante". Lo dice Damián Cirillo, el flamante refuerzo del Milrayitas. El delantero ya se entrenó con el grupo y se entusiasma con ingresar al Reducido. Esta es la entrevista...

Por Leandro Saltamerenda

El tapado. El nombre que nadie tenía en los planes y desembarcó en Lomas con un solo objetivo: hacer goles. Y vaya si el Rojo los necesita. Porque fue el déficit principal del semestre pasado y ahora buscará saldarlo con la llegada de Damián Cirillo, una de las caras nuevas de este Milrayitas. De este Milrayitas que ya puso primera y se ilusiona con alimentarse con los gritos del delantero de 30 años. “Cumplí el sueño de jugar una Copa Sudamericana, de convertir goles importantes y para mí va a ser inolvidable. Y ojalá que también sea inolvidable este paso por Los Andes. Porque vine muy ilusionado y con ganas de dejar una huella importante”, explicó el ex atacante de Universitario de Sucre, Locarno de Suiza, Atlético Bucaramanga (Colombia), Temperley, Defensa y Justicia, Juventud Antoniana, y tantos otros más. Si, un verdadero trotamundos. Te proponemos conocerlo un poco más con este reportaje del Sitio Oficial

¿Cómo fueron estas primeras horas como jugador de Los Andes?
Contento, a gusto y muy agradecido por esta oportunidad. Ahora solo me falta conocer al grupo y arrancar la pretemporada para tratar de pegar la remontada en la segunda parte del campeonato.

¿Por qué decidiste volver a la Argentina? ¿Por qué Los Andes?
Sinceramente opté por regresar al país por una cuestión  familiar. Tantos años de ir y venir complicaron un poco las cosas y con mi señora queríamos pegar la vuelta. Mi idea era volver a Buenos Aires y más allá de que tenía algunas propuestas de equipos del Nacional B para jugar en el Interior preferí venir acá. Y elegí Los Andes por todo lo que representa. Es un grande de la categoría, tiene una hinchada muy seguidora, infraestructura de primer nivel y plantel de sobra. Así que ojalá pueda cumplir con todas las expectativas.

Venís de participar en una Copa Sudamericana con Universitario (Sucre), ¿es un desafío importante llegar a una institución que no está atravesando un buen momento futbolístico?
Seguro. Es una responsabilidad linda, pero no me arrepiento. La propuesta me gustó desde un primer momento y punto. Más allá de que no salieron bien las cosas el año pasado, creo que hay material para revertir la historia, un técnico capaz y los dirigentes predispuestos para dar lo mejor por nosotros. Sabemos que la Primera B es una categoría muy irregular y salvo tres o cuatro equipos, los demás no se sacaron mucha ventaja y debemos aprovecharlo. Uno se ilusiona con meterse en el Reducido, pero si no se puede tenemos que sacar la mayor cantidad de puntos para olvidarnos del descenso y prepararnos para el campeonato que viene.

Algunos quizás te recuerdan por tu paso por Tigre, Temperley, Defensa, ¿qué hay de aquel jugador?
Creo que muy poco. Igual no me gusta hablar tanto de mí… Ojalá pueda mostrar mi potencial en la pretemporada y después ganarme un lugar dentro de los titulares. Es obvio que como delantero tengo que hacer goles, pero si no se da, uno tiene que aportar ganas y mucha voluntad.

¿Cuánto aprendiste en estos años fuera del país?
Mucho. La lógica dice que el fútbol es igual en todas partes del mundo, pero para mí nada que ver. Las competencias son distintas, las culturas también y eso te hace crecer de golpe. Soy un agradecido de los clubes donde estuve y esperemos que pueda trasmitir esa experiencia que adquirí acá en Los Andes.

Te volvés a reencontrar con Mario Rizzi. ¿Es una persona importante en tu carrera? Porque fue quien te hizo debutar en Tigre…
Seguro. Yo tenía 17 años y él no lo dudó: se la jugó por mí. Me acuerdo que era una etapa dura para el club, pero en lo personal fue algo muy lindo. Yo venía de hacer muchos goles en las Inferiores y en la Reserva, y Mario me dio la oportunidad de jugar en Primera.

¿Qué le querés decir al hincha de Los Andes que ahora vas a tener a tu lado?
Qué confié nuevamente en el grupo y nos de fuerzas para salir de esta situación. A la vista está que el semestre va a ser duro, pero tenemos que estar unidos para llevar a Los Andes otra vez a los primeros puestos. Y yo no puedo prometerles que voy a hacer 100 goles porque sería un vendehumo, pero sí les aseguro que sacrificio no va a faltar. Vengo a defender esta camiseta con orgullo y por el solo hecho de que es un club grande y que me va dar la comida para llevar a mi casa. Así que es una motivación muy grande y espero no fallarles. 

Martes 4 de Enero de 2011 | Fútbol Profesional

subir