Angelito sigue jugando

Despedimos el año con una visita a nuestro máximo goleador, Angel del Moro. Un enamorado de la camiseta ¡Idolo!


Por Pablo Varela
Producción:  Tito Villani y Facundo Medina

Hablar de Ángel Eduardo Del Moro es abrir la puerta a la principal galería de los ídolos Milrayitas. Es caminar por los pasillos de la gloria de una década que marcó a fuego la vida del club. Los '50 trajeron la consolidación definitiva de las bases de una institución que forjó su historia en base al sacrificio de su dirigencia. Y si en lo deportivo (¡cuando no!) nos costó afianzarnos en Segunda, en 1955 llegaría un muchacho que cambiaría de raíz las cosas…

Angelito.... Angelito... como lo llamaba con cariño la gente, se convirtió en figura a fuerza de goles, picardía, inteligencia para moverse en el área y una pegada que era temible.

Luego de inflar redes por cinco temporadas consecutivas -sus 94 goles en 137 partidos lo llevaron a convertirse en el máximo goleador de la historia de Los Andes- emigró a Quilmes a fines del 59´, justo cuando el club llegaría el año entrante a su máximo logró: el ascenso a Primera,

River Plate, Lanús y Tigre lo pretendían, pero consideraban excesiva su cotización. Y fue el Cervecero quien se lo llevó por 250.000 $ de la época. Demás está decir lo que significó esta venta para la economía del club y junto con la de “Palito” Balay a Racing significaron las mayores transferencias de nuestra historia.

Hoy, a los 79 años, pasa sus días en la ciudad que lo vio nacer, La Plata, y sigue ligado a la vida social, como tesorero del club Abuelos La Plata.

Dos grandes colaboradores del Departamento de Prensa de Los Andes, como Tito Villani y Facundo Medina, lo visitaron en su casa y entre recuerdos y mates, Angelito nos fue abriendo el libro de su vida....

“Yo a Los Andes lo voy a llevar siempre dentro de mi corazón. Siempre voy a estar agradecido por todo lo que significó en mi carrera. Hoy, a los que más recuerdo, es a dos grandes como Don Eduardo Gallardón y Don Horacio Palacios, ellos depositaron su confianza en mí y me llevaron a la gloria personal”, trae a la mente Del Moro.

Comenzó su carrera en Defensores de Cambaceres en 1951 y luego pasó por Gimnasia y Esgrima de la Plata donde llegó a jugar un partido en primera en 1954 ante Rosario Central. Fue en la fecha inaugural del 4 de abril, con empate 0-0 ,y el Lobo alistó a Villera; Ambrosi y Carboni;  Schandlein, Arcos y Smargiassi; Pentrelli, DEL MORO, R.Gutiérrez, A. Martínez y Gagliardo.  

Y luego llegaría Los Andes en 1955. Lo insólito fue el arreglo cuando llegó al club: “el tema –cuenta- es que le vendo el pase a Los Andes por $ 2.000 de la época, y Don Horacio Palacios aceptó la cifra, pero me pago con una heladera último modelo que me la lleve a casa orgulloso ese mismo día y en un flete por ser la primera que tenía”.

En Los Andes debutó en la segunda fecha de 1955, en Caseros, el 21 de mayo. El Milrayitas perdió  5-1 y formó con;  Fontan; Casella y Teruggi; Mann, Vucosich y Romero Tarillo, De la Vega; DEL MORO, Araujo y O.Fernández.

Su primer gol se lo marcó a Liniers el 25 de junio por la sexta fecha de visitante en aquel triunfo por 2-1. El tanto restante lo había marcado Araujo.

Su paso por el club coincidió con los tres años que Los Andes militó en la Tercera categoría del ascenso, luego del descenso de 1954. Pero Ángel Del Moro enseguida se destacó como un centrofoward peligroso en el área y temido por los rivales. Una joya para la Divisional.

En la vieja Tercera de Ascenso o Primera de Aficionados fue goleador de Los Andes en los tres años y el máximo de la categoría en 1955. Con 23 goles en 25 partidos. En 1956 fueron 21 goles en 25 partidos. Y en 57, 18 goles en 30 partidos.

Los Andes pelea el torneo en 1955 y especialmente en 1956, palmo a palmo con San Telmo. Pero recién en 1957 volvería al sitio que se merecía por la grandeza de su institución. La línea ofensiva estaba integrada por Ricagno, Barta, Del Moro, Marrone y De la O.

Ya en 2da en 1958 Los Andes realiza una campaña excelente. Viniendo desde el ascenso, termina 4to entre 18 equipos a 10 puntos de Ferro, el campeón.

Su delantera convierte 84 goles, igual que en 1944 y apenas 12 goles por debajo de la campaña de 1946, el equipo de Los Andes que más goles marcó en un torneo.

Como no podía ser de otra manera, Del Moro finaliza como goleador de Los Andes por cuarto año consecutivo, con 21 tantos en 30 partidos. Pero esta vez el premio era compartido con otro grande: Ángel Reynoso.

En 1959, su último año en el club, Del Moro señala 11 goles en 27 partidos y se ubica a sólo dos tantos de Reynoso, goleador de la temporada.

Es decir que Del Moro es el jugador que más veces fue goleador (4). Oscar José Riccardi tiene 3 (49-51 y 52) y  también tres tiene el Loro Rubén Alejandro Rojas (76-78 y 84)

Además comparte el halago de haber sido goleador total de un torneo (1955) con estos jugadores;  Juan Deleva (1945- 31g), Alfredo Obberti (1968- 23g), Pedro Patti (1972- 21g), Ruben Rojas (1978 compartido- 17 g) y Adrián Czornomaz (95/96- 25 g). 

Su último partido con la camiseta de Los Andes fue el 12 de diciembre de 1959 por la 34ta y última fecha del año en Santa Fe. Los Andes supera a Colón 4-3 y también significa su último gol, ya que marcan Reynoso 2, Baiocco y Del Moro. Ese día Los Andes forma con Goldabaum; Tau y De Felice;  Abril, Diez y Capelo; Ricagno, Baiocco, DEL MORO, Reynoso y Palermo.

Llegó la despedida del Mil Rayitas, pero Angelito no se iba a olvidar de aquella camiseta que marcó su carrera, como él mismo lo recuerda;  “Los Andes me vendió al club Quilmes en el año 1959 en $ 250.000, mucho dinero para la época y aunque me costó el cambio, sabía que era un gran beneficio para mi. Además le devolvía al club mucho de lo que me había dado, no pude estar en aquel gran equipo del ascenso a Primera, pero creo que la gente me recuerda porque defendí esa camiseta con lo mejor que tenía”.

Y vaya paradoja, aunque no pudo ascender con el equipo que lo catapultó a la fama, luego tendría su revancha en Quilmes al ganar el torneo de la “B” en 1961 y logrando jugar para el Cervecero en Primera. En total en Quilmes jugó 72 partidos y señaló 27 goles, siendo ídolo también del equipo del sur.

“Además -se le enciende la mirada al Gran Goleador cuando recuerda aquella gran anécdota en cancha de Banfield que muestra su amor incondicional por Los Andes-  luego de un tiempo jugando para el Cervecero, más precisamente en la cancha de Banfield, en el año 1961, el 19 de agosto y a los 78´ minutos del partido, efectué un tiro libre y suavecito por encima de la barrera, clavé la pelota en un ángulo, y por supuesto salí corriendo festejando para el lado de la hinchada de Banfield, y voy les muestro la camiseta de Los Andes que tenía debajo de la de Quilmes, jajaja!! Ganamos 1-0 y me querían matar. El referí me expulsó a los 88´ y tuve que irme del estadio con la policía. Todavía lo recuerdo y me dan risas, jajaja”.

Algunos historiadores de Quilmes dicen que nunca habían escuchado lo de la camiseta y que tampoco lo leyeron en ningún lado... tienen dudas sobre el asunto, pero bueno... las palabras del pícaro Angelito se convierten en leyenda. Entre nosotros hace rato que circulaba esa historia y Tito Villani, memorioso si los hay, sostiene que él estuvo en ese partido porque para gritar un gol contra Banfield hacía cualquier cosa. Ir ver a Quilmes, por ejemplo.

De Quilmes justamente,  en el año 1963, Del Moro fue vendido a Danubio de Uruguay en $ 1.000.000 y su cotización seguía creciendo. Allí jugó hasta el año 1965, luego se probó un mes en Peñarol, pero desistió. Volvió a su ciudad natal y se retiró definitivamente del fútbol profesional.
 
En total, solo en la Argentina y sin contar con los datos de su paso por Cambaceres en aficionados, en Primera, Segunda y Tercera; jugó 210 partidos y marcó 121 goles. Un verdadero optimista del gol.

 

Sábado 1 de Enero de 2011 | Info Diaria


subir