La Palabra Mayor

Un mano a mano sin filtros con el presidente Vicente Rudi. Ningún tema se quedó afuera: el presente del fútbol, las demás actividades, las novedades de la Sede Social, las renuncias en la Comisión Directiva y mucho más. El Sitio Oficial pregunta...

Por Leandro Saltamerenda

¿Qué conclusiones sacás de este año para el Club Atlético Los Andes?
Salvo el traspié futbolístico, el balance debería ser bueno. Tenemos que recordar que a principios de temporada se preparó un grupo para pelear el campeonato y se creó una expectativa muy alta. No solo en los directivos, si no también en el ambiente del fútbol. Y hasta el día de hoy, la gente que es una entendida en el tema se pregunta cómo puede ser que Los Andes esté donde está. Pero lamentablemente el equipo no anduvo, las individuales tampoco y como resultado puedo decir que la campaña fue un desastre. No obstante ello, el club se mantiene en los carriles normales y se han cumplido con todas las obligaciones. Ya desde el año 2003, cuando me tocó ser presidente y seguido por la posterior Comisión Directiva, que la institución no tiene deudas. Gracias al esfuerzo de los dirigentes, administrativamente estamos por el buen camino. Y eso no es fácil. Porque como siempre digo, lo que falta en Los Andes es material humano. Somos pocos y el desgaste es grande. Entonces quiero agradecer a todas las áreas y las actividades del club por las ganas y la predisposición que ponen. Sobre todo teniendo en cuenta que el trabajo es desinteresado y a pulmón. Y pese a todo creo que se crearon nuevas disciplinas, en Villa Albertina continuaron las obras, se pudo reabrir el Departamento de Damas y otras cuestiones que me reconfortan. Ahora solo falta esperar que las alegrías lleguen con el fútbol. Pero yo estoy esperanzado, con confianza para lo que se viene. Ojalá que el párate nos venga bien, que los refuerzos rindan y principalmente que en el 2011 estemos mucho mejor. 

La pregunta es al Vicente Rudi-hincha, ¿encontrás alguna explicación a este semestre del fútbol?
La explicación la digo como presidente y como hincha. Las figuras que trajimos no funcionaron, no rindieron lo que tenían que rendir y la realidad está a la vista. Ya pasaron cuatro técnicos por este grupo y nadie lo pudo sacar adelante. Entonces, el problema fundamental es el equipo. Desde el punto de vista dirigencial tenemos muchas fallas y las aceptamos lógicamente, pero el hincha tiene que saber que el plantel está al día y no es poca cosa. Además le damos todo. Concentración, lugares de entrenamiento, pretemporada. Sin ir más lejos hicimos un esfuerzo muy grande y ahora nos vamos a Mar del Plata. Mismo hubo jugadores que vinieron y nos dijeron: “Encima que perdemos, nos pagan”. Y esa es una norma que hemos mantenido a lo largo de los años. Y también tiene sus complicaciones. Porque para abrir el club se necesita una suma de $ 140.000 y después tenés que empezar a buscar recursos para solventar los gastos de todo el plantel. Por eso, yo siempre apunto a la integración y a pesar de haber sido criticado por mucha gente, esa famosa Subcomisión permitió la conformación de este equipo y de otras cosas más. Lamentablemente si hoy estuviésemos hablando de triunfos, esta integración sería mucho más amplia. Pero esto sirve para saber dónde estamos parados y los verdaderos hinchas se ven en las malas, no en las buenas. Y a ellos también los quiero felicitar y agradecer. Porque no trabajan para Vicente Rudi, trabajan para el club. Y los socios tienen que entender que a Los Andes lo tenemos que salvar entre todos.

Hablaste de los cambios de entrenadores que hubo en el plantel profesional, ¿cómo convive el dirigente con tantos ciclos incumplidos?
Si es por mí, un técnico tiene que ir detrás de un proyecto y cumplirlo. Pero los tiempos son otros, acá mandan los resultados. Por ejemplo con Ricardo Rodríguez, Los Andes mostró el mejor fútbol del campeonato y no ganó ningún partido. Entonces así es muy difícil. Le agradezco el trabajo que hizo, pero había que tomar una decisión. Si íbamos a la pretemporada con el mismo entrenador y después perdíamos un partido, no teníamos otra alternativa. Y el técnico que lo reemplace nos iba a venir con las excusas de siempre “Yo no elegí los refuerzos, no conozco al plantel, no hice la pretemporada, la parte física no fue la mejor” y tantas otras cosas más. Entonces para evitar problemas en el futuro apuntamos a un nuevo ciclo. Y es injusto porque nosotros jugamos mal todo el año y recién ahora en los últimos partidos mejoramos. Si hubiese ganado dos o tres partidos, la historia claramente iba a ser diferente.

Dejemos un poco el fútbol, ¿cómo está la situación de la Sede Social?
Con respecto a la Sede Social yo ya tengo mi postura y públicamente se conoce. Soy el primero que quiere recuperar la sede, pero lamentablemente las formas en que fueron firmados los contratos nos condicionan para llevar adelante cualquier negociación. Es un tema muy difícil y que nadie sabe cómo va a terminar. Acá se inició un juicio que yo no compartí desde un primer momento. Si bien estoy convencido de que debemos hacer algo, creo que ese no era el camino indicado. Yo le tengo mucho miedo a las consecuencias. Mi sensación es que ganemos o perdamos va a ser negativo para el club. Primero porque el factor tiempo juega un rol importante. No sé si serán 5 años, 10 o 15. Y lo peor es que durante ese período la situación no va a cambiar: Los Andes no va a contar con la Sede. En segundo término, casi en un 95% de las posibilidades vamos a tener que pagar las mejoras que hizo el concesionario, aun ganando el juicio. En tercer lugar, Los Andes no está en condiciones de afrontar las costas del juicio, ya sea los honorarios de los abogados, de los peritos, la tasa de justicia misma. Estos son valores muy altos y la institución no los va a poder soportar. Además no hay que olvidarse que nosotros debemos pagar la cuota del concurso que ronda los $ 50.000 y aún asi nos cuesta abonarla. Entonces es un tema muy complicado y que debemos tomar con la mayor precaución.

Más allá de las opiniones diferentes que pueden haber surgido fue muy importante la movilización de los socios…
Sí seguro, por eso les estoy eternamente agradecido. A pesar de las diversas posturas celebro la respuesta y la participación de los hinchas. Es muy importante que se preocupen por el club. Porque hay gente que dice que no está de acuerdo conmigo y yo le digo que venga a trabajar. Yo le abro las puertas. Eso quiero que se entienda. Vicente Rudi es un ave de paso en Los Andes, soy uno más como cualquiera de los socios. Entonces todo lo que se haga por la institución va a ser bienvenido. Por ejemplo, en la Comisión Directiva que me tocó estar antes, la resistencia fue diferente. Muchos me llamaban "dictador", pero yo no soy un dictador. Trato de ser lo más amplio y participativo posible. Lo que pasa es que en ese momento estábamos en una etapa muy difícil. Si a vos se te quema la casa, tenés que tirar agua para apagar el incendio. Y en aquel tiempo había que tomar decisiones muy rápido. Nos querían rematar la cancha y yo no podía estar preguntando cómo actuar. En cambio, hoy con el tiempo que hay, las cosas se pueden analizar, se pueden consensuar y esperemos que se llegue a buen puerto.

¿Cuáles son los próximos pasos a seguir con este tema de la Sede?
Yo deje las puertas abiertas para que se pueda resolver entre todos. Creo que hubo mucha gente que comenzó con una idea y después cambió de opinión. Porque en derecho hay un dicho que es real “más vale un mal arreglo que un juicio ganado”. Y lamentablemente, como está la situación de la Sede nos limita a tener el mejor de los acuerdos. Estamos condicionados, ya que debemos reconocer que hay inversiones, obras en el medio. Pero como dije en otras oportunidades acepto cualquier decisión siempre y cuando se hagan responsables. Los que toman la postura de continuar el juicio que la garanticen y se hagan cargo.

Antes hablaste de las distintas áreas del club, ¿qué evaluación haces de las Subcomisiones, los Departamentos?
Yo creo que el esfuerzo que hacen es inmenso. Para cualquier actividad los déficits son muy grandes y siguen adelante. Entonces que ellos continúen a pesar de algunas limitaciones me llena de orgullo. Si nosotros tendríamos dinero me gustaría apoyar al básquet, al handball, al futsal, al baby, al patín, a todas las disciplinas. Pero les vuelvo a agradecer la predisposición que ponen. Hay mucha gente que busca los recursos y el deporte subsiste gracias a ellos, inclusive en Villa Albertina. Y también me pone contento el trabajo que está haciendo la Secretaría de la Mujer. Así que a todos ellos les doy mis palabras de agradecimiento. Ojalá que sigamos creciendo.

Durante tu mandato hubo algunas renuncias dentro de la Comisión Directiva, ¿te dolieron las posturas que se han tomado?
No, los respeto porque se que este trabajo es desgastante. Todos, muchas veces, nos cuestionamos qué estamos haciendo acá. Esa es la verdad. Y la bisagra te la da el fútbol. Cuando el equipo empieza a andar mal recibís las criticas, escuchas cada cosa… Pero yo creo que al mal tiempo debemos ponerle el pecho. Hay gente que lo puede soportar y otras que no. Igual, digo algo con satisfacción: hubo dirigentes que se fueron y a pesar de eso me llamaron y me dijeron que cuente con ellos ante cualquier problema. Entonces, para mí es muy positivo. Y después, nosotros vamos a seguir. Como dije antes, en las malas hay que hacerse fuertes y luchar. Por más que a muchos no les guste, yo quiero lograr la integración de Los Andes. Hay que olvidarse del pasado, de un boliche, de los del fondo, de los acá. Mi objetivo es que estemos todos juntos y darle continuidad al plantel dirigencial y las actividades.

¿Qué mensaje le querés dar a los socios en este fin de año y con vistas al 2011?
Que tenga fe, esperanzas y que vamos a luchar para revertir esta situación que atravesamos en lo futbolístico, porque en lo institucional estamos bien. Más allá de las deficiencias, de los errores, hay mucha gente que trabaja desinteresadamente por el club y les agradezco de todo corazón. Yo creo que entre todos lo vamos a sacar adelante y llevaremos a Los Andes donde se merece. 


 

Jueves 23 de Diciembre de 2010 | Institucionales


subir