El Partido

Hubo un solo cruce en etapas de definición y terminó en manos del Milrayitas. Recordamos la reciente final del Reducido cuando Los Andes ganó 1-0 en Ezeiza y se aseguró un lugar en la Promo. Después vendría Chicago, ni más ni menos...

Por Pablo García

En la revancha de la final del Reducido 2008, el ACIA estaba mejor perfilado para pasar a la promoción tras la igualdad en el Eduardo Gallardón y la ventaja deportiva. Por su lado, Los Andes no la tenía fácil y, encima, estaba disminuido por lesiones.

El conjunto dirigido por Oscar Cachín Blanco, en menos de cinco minutos, puso en aprietos a los de Lomas: Leonardo Gómez cabeceó por encima del travesaño, y después, Gustavo Britos intentó una pirueta que salió desviada. En cambio, el Milrayitas buscaba con las subidas de sus laterales, pero toda situación culminaba en poder de la dupla de Rodas-Velázquez. Con el correr de los minutos, la figura de Marcos Brítez Ojeda fue creciendo y la movilidad constante de Gonzalo Bustamante empezó a lastimar al Azzurro. Y llegó la primera situación del CALA: Leo Luppino envió un centro rasante desde la izquierda, el Colo Tridente habilitó a Yaqué y el ex Almagro definió mordido, a las manos de Anconetani. Pero, a pesar de otro cabezazo malogrado de Gómez sobre el final del primer tiempo, la visita se fue al entretiempo con una imagen más convincente.

En el complemento, la actitud ganadora del Milrayitas se potenció cuando Della Picca pateó el tablero y se la jugó sumando otro delantero: Martín Avalos. Así, se replegó Italiano en su campo y los de Lomas se convirtieron en los protagonistas. El Gordo tuvo en su cabeza la posibilidad del gol, pero el remate salió cerca del palo izquierdo. La balanza indicaba a favor del Milrayitas y llegó el momento más esperado de la tarde. Bustamante envió un centro, el remate de Tridente pegó en el palo y, en el rebote, se hizo presente la figura goleadora del incansable Beto Yaqué ¡GOL! La clasificación a la Promoción estaba cada vez más cerca…

Después de ahí, todo el partido quedó en el olvido. El Tano empujó con ganas pero prevalecieron las manos de Díaz, la estirpe defensiva de los centrales, el ímpetu de Vega y Ruiz, la zancadas de Luppino, el corazón de Natalicchio, el equilibrio de Brítez Ojeda, las corajeadas de los ingresados, el apoyo del resto, la viveza del técnico, el aliento de los dirigentes y el grito bien fuerte de todo Lomas.

Cae el último centro sobre el área de Los Andes. La pelota lleva consigo miles de ilusiones entreveradas y alcanza el destino más preciado. Sí, las manos de Lucho Díaz levantan el trofeo tan buscado y el árbitro Ariel Suárez dió el pitazo final. El cuerpo ya no sabe de sensaciones y las lágrimas comienzan a invadir los ojos. Hay felicidad, algarabía, jolgorio, todo junto. Los jugadores empiezan la fiesta en el campo y los dirigentes la prolongan en la tribuna. Ya está, hay desahogo y un grito bien fuerte: El Milrayitas a la Promoción.

Esa tarde, Fito Della Picca formó a Los Andes con Luciano Díaz; Darío Ruiz, Patricio Grgona, Mariano Sardi, Cristian Vega; Maximiliano Acosta (Martín Avalos), Marcos Brítez Ojeda, Leonardo Luppino; Gonzalo Bustamante (Mauricio Di Benedetto); Jonatan Tridente (Maximiliano Natalicchio) y Alberto Yaqué. Mientras, Cachín Blanco alineó a Albano Anconetani; Ariel Martínez, Leonardo Gómez, Víctor Molina, Cristian Yacuzzi (Mauricio Risso); Gustavo Velázquez (Juan Heredia), Manuel Rodas; Ramiro López; Gustavo Britos; Mario Saccone y Leonardo Abálsamo.

Domingo 12 de Diciembre de 2010 | Fútbol Profesional


subir