Sin cassette

Ricardo Rodríguez no esquivó los micrófonos y grabadores a pesar de la derrota. Luego de su debut, el Negro dio su punto de vista acerca del equipo y del partido. “Pretendo que Los Andes mejore en todas las líneas y en todos los aspectos", aclaró.

Por Paul Bordis

Técnico que debuta, no gana. Mucho más si sucede en Los Andes. Lamentablemente la realidad pudo más que la muy buena predisposición del Negro Rodríguez y lo metió de lleno en el pésimo momento que está atravesando el Milrayitas. Es cierto, RRDT llegó recién el sábado pasado a trabajar para levantar a este equipo y, a pesar del poco tiempo, mostró una actitud que sorprendió a propios y extraños. Mucho trabajo y dedicación para parar lo mejor posible a Los Andes ante el Lechero. Y aunque el presente del conjunto de Lomas le jugó una mala pasada es meritorio destacar las mejorías que se vieron en algunos trayectos del encuentro.

Consumada la derrota, el Negro nos dejaba sus sensaciones en lo que fue su debut como DT del Milrayitas: “Es muy duro. Los Andes tiene que saber entender el juego, tiene que mejorar mucho más, la visión y el ritmo. Te perjudica cuando tenés uno menos, pero también le echaron a Tristán un jugador importante para ellos. Entonces yo no me puedo excusar con que me echaron un jugador o esto o lo otro. Acá se había dicho antes del partido que entran once y salen once. Lamentablemente no pasó, pero una jugada que desde este lado no se ve bien, no sé que pasó hubo un remolino de jugadores y luego las expulsiones.”

Cuando fue consultado por el trámite del partido, Rodríguez declaró: “Fue un partido parejo, de ida y vuelta. Nosotros vamos a pretender eso a pesar de algún resultado adverso. Les digo que yo propongo siempre lo que me importa, lo que me interesa y los jugadores tienen que entenderlo. Tienen que saber manejar los tiempos del ritmo del juego, la precisión en el juego, juntarse y estar seguros, tranquilos. No es fácil en este momento, porque lamentablemente no es la campaña que todos esperaban. No se han dado los resultados.”

Sobre el hecho de cómo planteó la formación, el flamante entrenador nos dijo: “Quería que el equipo sea vertical. Sabemos que tenemos dos stoppers importantes y que tenemos juego en el medio, que es donde tenemos que entender más los momentos, ya sea cuando jugar una pelota larga, cuando juntarse. Y todavía está esa pequeña duda por los resultados que no se han conseguido.”  Pero eso no fue todo lo que tenía para decir: “Si tenemos una preparación mejor, la seguridad y la tranquilidad para jugar y la precisión, sabiendo y manejando los tiempos de juego, es muy probable que Los Andes vaya a mejorar. No es de un día para el otro, yo hace tres entrenamientos que estoy, no me voy a justificar para nada porque era lo que yo quería: conducir al equipo hoy. Y tampoco nunca me voy a justificar con un arbitraje, con la cancha en mal estado, con la lluvia o el calor, acá pretendemos y pretendo que Los Andes mejore en todas las líneas y en todos los aspectos. Si logra eso, va a ser un rival muy difícil y falta muchísimo.”

Luego de analizar el partido y el funcionamiento del equipo, el Negro finalizó su discurso con optimismo: “Estoy esperanzado en que el equipo esté unido, que esté fuerte. Va a ser complicado, pero vamos a salir porque le ponemos mucho amor propio a la cosa, y quiero que los chicos también lo entiendan así.”

Miércoles 10 de Noviembre de 2010 | Fútbol Profesional

subir